Juan Lladó “Salimos de banca y hemos apostado fuerte por tecnología y EE UU”

El directivo toma las riendas con la ambición de crecer y reinventarse tras la pandemia

Juan Lladó, director general de Gesconsult.
Juan Lladó, director general de Gesconsult.

Juan Lladó Fernández-Urrutia fundó Gesconsult hace 33 años, como una oficina financiera compartida por cinco familias, para gestionar sus fortunas. En este periodo, la gestora se ha ido consolidando como una de las más exitosas de España, gracias a que cuenta con algunos de los mejores fondos mixtos y de Bolsa. Hace un año, Juan Lladó cedió el testigo a su hijo Juan Lladó García-Lomas (Madrid, 1972), quien se ha hecho cargo del día a día de la firma y de su reposicionamiento estratégico. Su progenitor sigue ostentando el cargo de presidente y acude a los comités de inversiones.

¿Cómo ha sido su desembarco en Gesconsult?

He trabajado durante una década en la división de mercados de crédito de Deutsche Bank, en Londres. Y otros 11 años en el área de banca mayorista de Banco Santander, donde llegué a dirigir a un equipo de 400 personas, y a trabajar en Nueva York, Sao Paulo... Luego pasé por Ahorro Corporación. Para mí es un privilegio y una responsabilidad dirigir el negocio que fundó y sigue presidiendo mi padre.

¿Cómo nació Gesconsult?

Se creo como un multi family-office para gestionar el dinero de cinco familias, con el apoyo de cinco potentes grupos bancarios y aseguradores, como Axa o BNP Paribas. Muy pronto vieron que la mejor fórmula de canalizarlo era a través de fondos de inversión y en los primeros años se lanzaron cinco productos.

La firma ha ganado mucho prestigio con su fondo de Bolsa española...

Está sistemáticamente entre los mejores. Da igual que mires el último año, los últimos tres o los últimos diez. Y creo que parte del éxito tiene mucho que ver con el proceso de inversión y nuestra preocupación por la preservación del capital.

¿Cómo es ese proceso?

Como cualquier inversor, analizamos en profundidad compañías: sus negocios, sus flujos de caja, su endeudamiento, el sector en el que operan, sus competidores... Pero una vez que hemos identificado buenas oportunidades, hacemos una segunda revisión, con un análisis macroeconómico. Queremos saber qué sectores van a funcionar en los próximos meses, qué países van a tener mejores desempeños, y ya entonces diseñamos las carteras.

¿Esa estrategia les ha servido para atenuar las caídas de 2020?

Totalmente. Nuestros fondos, en los momentos de caídas pierden tan solo un tercio de lo que lo hacen los índices, pero luego se recuperan igual de rápido. Eso nos hace tener una volatilidad muy controlada. Las familias fundadoras siempre tuvieron muy claro que preferían no sufrir fuertes correcciones, aunque fueran a perder algo de rentabilidad, que tampoco ha sido así.

¿Cómo actuaron?

Con la primera corrección del 10%, en febrero, cubrimos las carteras al máximo legal, hicimos muchíma liquidez, y en la parte en la que teníamos que seguir invertidos, por folleto, fuimos a valores muy seguros. Luego estuvimos viendo los toros desde la barrera. En marzo no entramos. Esperamos a que el mercado tocase fondo. Entre abril y mayo, reposicionamos las carteras.

¿En qué valores invirtieron?

Tras hacer un riguroso análisis sectorial y geográfico, comprendimos que muchas cosas habían cambiado ya para siempre. Por ejemplo, con el avance de la tecnología y la digitalización. Por eso hemos apostado mucho por compañías tecnológicas, que han llegado a pesar un 40% en nuestro fondo de Bolsa internacional. Además, salimos por completo del sector financiero, por la previsión de otra larga temporada de bajos tipos de interés, que afectan mucho a su margen. Por geografías, decidimos apostar especialmente por Estados Unidos, porque siempre suele salir antes de estas crisis financieras. Y así ha sido de nuevo. Además, mantenemos posiciones en farmaceúticas y en compañías de consumo generalista.

¿Qué le parece la fiebre de la inversión en valor?

Al final, todos somos inversores en valor. Todos queremos comprar empresas sanas, con generación de caja, a múltiplos bajos… Ahora bien, nosotros somos muy consciente de que las empresas no operan al margen del mercado. Hay que darse cuenta de que el mundo va cambiando. Hay que tener en cuenta el paraguas macroeconómico para mirar las inversiones. Eso es lo que nos ha hecho redefinir la estrategia por sectores de febrero a marzo. Creo que esto les ha faltado a algunos inversores value.

¿Cuáles son sus principales proyectos para la gestora?

Por una parte, hemos abrazado la inversión socialmente responsable y la hemos integrado en todos nuestros procesos. Creo que es una tendencia imparable. Además, estamos reformulando nuestra gama de fondos, y estamos en trámites con la CNMV para lanzar cuatro nuevas estrategias. Además, vamos a reforzar el área comercial para tratar de darnos a conocer a más inversores. Aún hoy, un tercio de los activos gestionados por Gesconsult son de las cinco familias fundadoras.

¿Participarán en el baile de fusiones de gestoras?

Mi padre lleva 33 años al pie del cañón y a mí me gustaría estar otro tanto. El foco está en el crecimiento orgánico, pero estamos abiertos a escuchar y analizar alianzas que creen valor y favorezcan a nuestros accionistas, nuestros clientes y nuestros equipos.

Normas
Entra en El País para participar