Albella pide más uniformidad en las comisiones los fondos de inversión

Cada país de la UE ha aplicado diferentes exigencias en la distribución de estos productos

Sebastián Albella, presidente de la CNMV, en el foro organizado por Expansión y KPMG
Sebastián Albella, presidente de la CNMV, en el foro organizado por Expansión y KPMG

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha reclamado una mayor armonización y simplificación del régimen europeo sobre los incentivos en la venta de fondos de inversión, alineando en los diferentes países los supuestos de aumento de calidad del servicio que legitiman el cobro de las retrocesiones.

Las comisiones de retorcesión son las que cobran los distribuidores de los fondos, generalmente las sucursales bancarias y los banqueros privados. De las comisiones que cobran las gestoras de fondos a los clientes, más del 60% se "retrocede" a los distribuidores, pero la normativa europea de mercados financieros (conocida como Mifid II) obliga a que en ese proceso de venta se aporte un valor añadido al cliente que justifique el pago de esas comisiones.

Albella se ha referido a las comisiones de fondos de inversión durante su intervención en la segunda jornada del XI Encuentro del Sector Financiero organizado por KPMG y Expansión, cuyo tema central es la gestión de activos.

Según ha explicado Albella, "existe demasiada dispersión" del régimen aplicable en materia de incentivos en Europa, tanto entre sectores como entre países. Además, el régmen de MiFID sobre incentivos "es demasiado complejo", no solo para las entidades que operan en el sector, sino también para los supervisores, ha reconocido.

La directiva MiFID II menciona solo tres supuestos en los que el aumento de calidad del servicio legitima cobrar retrocesiones, pero su aplicación ha sido diferente en distintos países de la Unión Europea: desde prohibiciones totales en casos como los de Reino Unido y Holanda, hasta la introducción de supuestos de aumento de la calidad del servicio adicionales a los que menciona la directiva y que son "de lo más diverso", según Albella. En España, la lista de supuestos que permiten incentivos se limita a los tres que menciona la norma europea.

"En la CNMV estamos a favor de una mayor armonización y simplificación del régimen europeo en este ámbito. La máxima significación se conseguiría con una prohibición general a nivel europeo, pero es muy poco probable que haya una prohibición de este tipo en el corto-medio plazo, entre otras cosas, por el impacto que podría tener en la industria", ha reconocido Albella, quien además ha asegurado no haber detectado apetito por una prohibición, en estos momentos, en una "clara mayoría de países".

Sin embargo, el presidente del organismo supervisor español sí ve factible una armonización a nivel europeo en lo relativo a los supuestos de aumentos de calidad del servicio. "No puede ser que tengamos mercados locales tan diferentes cuando estamos empeñados en construir un mercado de capitales europeo mucho más integrado", ha reprochado.

Asimismo, desde la CNMV ven conveniente "huir de enfoques burocráticos" en cuanto a documentación y registro de las retrocesiones y su aplicación, cuyo régimen es, en estos momentos, "verdaderamente e increíblemente complejo y exigente", ha lamentado Albella.

En su opinión, también es "clave" asegurar que los requisitos de transparencia se apliquen de modo general, también en los seguros de inversión y otros productos del sector financiero que compiten con los productos estrictamente de inversión. "El nivel de transparencia en la comercialización debe ser el mismo", ha reclamado.

Normas
Entra en El País para participar