Banca

Hernández de Cos pide facilitar la “salida ordenada” de empresas no viables

Avisa de que la crisis puede dejar a varios bancos con menos solvencia de la requerida

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la clausura del XI Encuentro Financiero organizado por KPMG y Expansión.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la clausura del XI Encuentro Financiero organizado por KPMG y Expansión.

Mensajes cada vez más pesimista del Banco de España. El gobernador de esta institución, Pablo Hernández de Cos, reconoció este martes que la recuperación económica está siendo “parcial, heterogénea, frágil e incierta” y está “poniendo de manifiesto una persistencia de la crisis superior a la inicialmente anticipada”.

Aseguró que la crisis ya está produciendo “daños estructurales” y reclamó que se identifiquen los sectores y empresas viables, para ayudarlos a superar el bache, a la vez que “debería facilitarse la salida ordenada del mercado” de aquellas otras con modelos de negocio que no lo sean.

El gobernador, que clausuró el XI Encuentro Financiero organizado por Expansión y KPMG, manifestó, además, que “en paralelo se están percibiendo ya algunos daños estructurales, entre los que destacan el incremento del endeudamiento del sector público y privado”. Y subrayó que entre los perjuicios que ya se han detectado se encuentra “una cierta destrucción de tejido productivo”, como lo demuestra que el número de empresas en situación de alta en la Seguridad Social se haya reducido “muy sensiblemente” desde el inicio de la crisis, con una disminución de casi 84.000 empresas entre finales de febrero y finales de septiembre o del 6,1% en tasa interanual.

También se refirió a la pérdida de empleo efectivo y “el riesgo de que la persistencia de la crisis lo convierta en desempleo de larga duración”, junto al incremento de la desigualdad. A lo que se suma un cambio en los hábitos de consumo como los derivados del aumento del teletrabajo y la intensificación del uso de las nuevas tecnologías; además de otras “vulnerabilidades” asociadas a la crisis sanitaria como una fragmentación global de la producción, “que pueden generar cambios significativos en las relaciones comerciales entre países en los próximos años”.

Ante ello, reclamó una estrategia en la que debe permear por igual la política monetaria, financiera y fiscal tanto a escala doméstica como europea. Y consideró “fundamental” mantener “e incluso ampliar las medidas de apoyo” a corto plazo ya que su “retirada prematura causaría unos perjuicios que exceden los posibles costes de mantenerlas hasta que la recuperación dé muestras de suficiente solidez”.

Hernández de Cos recordó que ya en los primeros seis meses del año el número de empresas con pérdidas se incrementó hasta el 37%, y el impacto del Covid ha tumbado la rentabilidad de las compañías del 4% al 2%.

El empeoramiento de la situación de las familias y empresas, unido a los paquetes de estímulos para paliar los efectos de la pandemia, como las moratorias, también afectarán negativamente a la banca.

El conjunto de la banca española perdió en el primer semestre alrededor de 9.500 millones de euros, “lo que supone un retroceso de casi 20.000 millones respecto a los beneficios registrados en junio de 2019”, que se traduce en “una rentabilidad sobre patrimonio neto (ROE) del −7,3% (15 puntos porcentuales menos que un año antes)”, destacó.

Y aunque señaló que hasta ahora no se ha visto un aumento de los créditos dudosos ni una reducción de la solvencia, el gobernador apuntó que según el BCE, en un escenario más severo de deterioro de la economía (caída del PIB del 6% en la zona euro hasta 2022), la solvencia de las entidades se reducirá en 5,8 puntos porcentuales, situando el ratio CET1 en el 8,8%, quedando varios bancos por debajo de los requerimientos prudenciales mínimos. “Que esta probabilidad ocurra es baja, pero no es desdeñable”, aseguró.

Afirmó que la morosidad todavía no se ha manifestado, pero el Banco de España espera que sea a partir del primer trimestre de 2021 cuando aflore en el sector, lo que influirá aún más en la ya deteriorada rentabilidad y en la solvencia. El impacto será “significativo”, declaró Hernández de Cos.

Pablo Hernández de Cos volvió a exigir políticas de dividendos “muy prudentes” e instó a explorar fusiones “caso por caso”. Además, apremió a hacer “todo lo posible” para evitar que la crisis económica provocada por la pandemia se acabe convirtiendo en una crisis financiera.

Pidió al Gobierno que su política económica en este entorno "tan complejo" debe dar "certidumbre" a los agentes económicos para acometer las reformas estructurales necesarias, y para ello tiene que haber "consenso" .

El acuerdo entre los agentes políticos, económicos y sociales garantiza la eficacia de las acciones necesarias y su perdurabilidad en el tiempo, dijo el gobernador.

Según explicó, sería adecuado mantener -e incluso ampliar, si fuera necesario- las medidas de apoyo que ya están en marcha, puesto que retirarlas de forma prematura causaría unos perjuicios que exceden los posibles costes de mantenerlas hasta que la recuperación dé muestras de suficiente solidez.

Esto afecta tanto a la política presupuestaria de sostenimiento de rentas de hogares y empresas como a la financiera y monetaria.

En cuanto a la política fiscal, las medidas deben centrarse mucho más en los sectores y grupos de población más afectados, como ocurrió recientemente con el pacto entre el Gobierno y los agentes sociales para la renovación de los ERTE hasta el 31 de enero de 2021, ha dicho.

Pidió que los fondos europeos que España recibirá, en principio en 2021, se destinen a proyectos y reformas estructurales que puedan mejorar el crecimiento potencial de nuestra economía.

En este sentido, al igual que ya ocurre en el ámbito monetario y de forma incipiente en el fiscal, en el contexto bancario la respuesta ante la posible materialización de estos riesgos "solo puede ser europea" y debe buscar la culminación de la Unión Bancaria, con la aprobación de un fondo de garantía de depósitos europeo plenamente mutualizado.

También ha considerado "prioritario" analizar la adecuación de la normativa de resolución europea ante una hipotética crisis sistémica o el posible papel de las compañías de gestión de activos en condiciones de grave deterioro de los balances de las instituciones financieras europeas.

Normas
Entra en El País para participar