Mercados

Goldman Sachs cree que es el momento de apostar por los cíclicos

Las últimas caídas bursátiles y los apoyos a la economía que entrarán en juego en los próximos meses, factores clave para la decisión

Goldman Sachs cree que es el momento de apostar por los cíclicos pulsa en la foto

A lo largo de la actual crisis sanitaria, los valores cíclicos, aquellas empresas más ligadas al desempeño de la economía, protagonizaron varios intentos de remontada en el mercado que finalmente quedaron en nada debido a la incertidumbre. Los expertos de Goldman Sachs creen que esta tendencia está a punto de cambiar y piensan que en la actualidad se ha generado una interesante oportunidad para apostar por los cíclicos. 

Tras las recientes caídas bursátiles los valores cíclicos han vuelto a cotizar en precios más bajos. Dentro del Stoxx 600, los sectores compuestos por empresas de este tipo han sido los más castigados esta semana con el sector bancario llevándose la peor parte al dejarse entorno a un 4,5% frente al 1,2% que pierde el índice. Desde el banco de inversión estadounidense sostienen que gracias a los estímulos económicos, a la recuperación que previsiblemente protagonizará la economía en 2021 y a la teórica cercanía de la vacuna la remontada duradera de los cíclicos está más cerca.

"Una de las características más asentadas desde la crisis financiera de 2008 ha sido un mejor desempeño del crecimiento sobre el value. Ha habido rotaciones, pero han sido cortas por lo general. Los factores de esta tendencia de larga duración están bien identificados, tipos de interés bajos, escasa inflación y un pobre crecimiento económico. Aunque pensamos que esos factores siguen presentes, en los próximos meses esperamos que los cambios económicos impulsen una rotación temporal que puede ser muy grande", valoran.

Y es que Goldman Sachs considera que las dinámicas macroeconómicas están al borde del cambio. "En el periodo posterior a la crisis financiera, las compras de deuda de los bancos centrales llevaron a mucha gente a preocuparse por la inflación. Las políticas de austeridad fiscal adoptadas tras la crisis contrarrestaron a la política monetaria, en esta crisis los Gobiernos han pedido prestadas enormes sumas de dinero. Este nuevo enfoque en la política económica, compuesto por tipos de interés ultra bajos y estímulos fiscales masivos, es más probable que tenga un impacto en la inflación", explican desde Goldman Sachs. 

En este escenario, los analistas aventuran que el impulso del crecimiento debido a un mayor gasto, la llegada de una potencial vacuna y la política monetaria acomodaticia provocarán una caída del desempleo que beneficiaría a la economía y, por ende, a los cíclicos. En lo referente a la vacuna, los economistas de Goldman Sachs estiman que aunque todavía es altamente incierto, cabe esperar que la FDA, la autoridad sanitaria estadounidense, apruebe al menos una vacuna este año y que una gran proporción de la población estadounidense y europea sea vacunada para finales del segundo trimestre de 2021 y para el tercer trimestre de ese mismo año respectivamente.

Otro factor importante en la vuelta de los cíclicos sería que se produjese una salida en el mercado de deuda soberana que impulsase la rentabilidad de los bonos. Goldman Sachs cree que también se cumplirá y que cabe esperar un incremento en las rentabilidades debido a los déficits que registrarán los Gobiernos.

En el caso de que los demócratas ganen la carrera por la Casa Blanca, las rentabilidades de la deuda también se verían afectadas. "Nuestros estrategas argumentan que un giro demócrata llevaría a una considerable venta en los bonos estadounidenses, mientras que un resultado ajustado implicaría movimientos más modestos. La venta se produciría por la posibilidad de un mayor gasto (los demócratas quieren impulsar un plan de estímulo de 2,2 billones de dólares) y en este caso, nuestros expertos esperan un incremento de entre 30 y 40 puntos básicos en la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años, y eso solo en el mes posterior a las elecciones", detallan. 

"La correlación del desempeño de los índices con las esperanzas de una vacuna sugiere que el value y los cíclicos deberían hacerlo mejor que los valores de crecimiento y defensivos en Europa si una cura se aprueba. En términos de sectores, petroleras, distribución minorista y financiero deberían superar al sector farmacéutico, a la alimentación y a la tecnología. Si los inversores están de verdad dando en precio una vacuna que llegue pronto y una recuperación rápida, pensamos que están apostando por las partes del mercado equivocadas", concluyen. 

Normas
Entra en El País para participar