Un menú de avión por 400 euros sin despegar de tierra

La aerolínea Singapore Airlines transforma dos Airbus A380 en restaurantes temporales

Comida servida en el Restaurante Airbus A380 @Changi, de Singapore Airlines.
Comida servida en el Restaurante Airbus A380 @Changi, de Singapore Airlines.

El menú de los aviones no suele ser la mayor atracción al momento de volar. Pero tras meses de un parón por la pandemia, que ha vaciado el tráfico en los cielos, la compañía Singapore Airlines se ha propuesto traer a tierra la experiencia culinaria de las alturas. Comer en una diminuta bandeja de avión, sin las turbulencias del viaje, puede costar hasta 400 euros.

La aerolínea ha convertido dos Airbus A380, el avión más grande del mundo, en un restaurante que funcionará durante dos fines de semana desde el Aeropuerto Jewel Changi, el principal del país. Ahora, los platos precocinados que no despertaban del sueño a algunos pasajeros se han transformado en una oferta gastronómica que incluye una opción de cocina internacional de autor y un menú signature de la chef singapurense Shermay Lee.

El Restaurante A380 @Changi, como en los vuelos, tiene distintos precios de billetes para cada clase. Así, los menús para la clase Económica se sitúan en 34 euros; Económica Premium, en 60 euros; Business, 200 euros y  Suites —la más cotizada—, por 400 euros. Sin embargo, todos los boarding pass para la experiencia gastronómica de los días 21 y 25 de octubre se vendieron en menos de 30 minutos tras salir al público el pasado lunes, según Bloomberg. Por ello, la compañía ha decidio abrir otras dos fechas para el fin de semana siguiente.

Además, para mantenerse lo más fiel posible a la experiencia en el aire, los pasajeros podrán ver una película desde el respaldar el asiento frontal mientras cenan y también hacer sus compras en el duty free. Finalmente, la aerolínea no ha querido reservarse los menús solo para la aeronave. Así, durante el mes de noviembre se harán envíos a domicilio de una carta que incluye diez menús de Primera Clase y Clase Business, con una selección de vinos y champán. Aquellos que no puedan reservar en las mesas del Changi podrán, incluso, contratar a un cocinero para que cocine el menú en casa.

La acción forma parte del programa de fidelización “Descubre Singapore Airlines”, una estrategia de la compañía para mantener el interés de sus clientes en un sector que ha sido fuertemente sacudido por la crisis de la Covid-19. La aerolínea sufrió un récord de pérdidas netas por 827 millones de dólares (unos 700 millones de euros) en el segundo trimestre del año. El grupo Singapore Airlines ha prescindido hasta el momento de un 20% de su fuerza laboral, dejando vacíos 4.300 puestos de trabajo en las tres aerolíneas que opera: su homónima, SilkAir y Scoot.

La experiencia de comer con el cinturón ajustado y en asientos reclinables también ha sido puesta en marcha por la aerolínea Thai Airways que, desde septiembre, sirve los mismos menús que en sus aviones. Sin embargo, a diferencia del Restaurante A380 @Changi, la empresa tailandesa sirve su apuesta gastronómica desde un local en Bangkok habilitado con auténticos sillones de vuelo y al que se accede por una escalerilla como si subieran a una aeronave.

Normas
Entra en El País para participar