Financiación

Santander exprime la mejora del mercado y vende 1.000 millones en deuda subordinada a 10 años

Logra recortar el precio en 30 puntos básicos

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín.
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. EFE

El buen momento que vive el mercado de deuda no deja indiferente a nadie. Además del sector público, que ha acelerado sus emisiones para cumplir con los objetivos marcados para este año, empresas y bancos son conscientes del interés que suscita entre los inversores la renta fija. En un contexto de tipos de interés cero y con el apoyo del BCE, las rentabilidades de la deuda han caído con fuerza. Tras el shock provocado por la pandemia, el mercado de capitales ha recuperado el vigor perdido. Un día después de que Cellnex procediera a la mayor emisión de deuda de su historia las miradas estuvieron puestas hoy en Santander.

La entidad que preside Ana Botín captó 1.000 millones en deuda subordinada Tier 2 a 10 años. Los inversores, deseosos de arañar algo de rentabilidad, ven en el papel español un buen aliado. Esto se reflejó una vez más en la demanda, que alcanzó los 1.750 millones de euros. El interés que suscitó entre los inversores permitió recortar el precio en 30 puntos básicos. La operación partía con un precio de midswap (tipo de interés libre de riesgo, en este caso a 10 años) más 225 puntos básicos y finalmente se cerró a 195 puntos básicos. Los títulos, que cotizarán en la Bolsa de Dublín, pagarán un cupón anual del 1,625%. Bank of America, Credit Suisse, JP Morgan, Société Générale, Unicredit y el propio Banco Santander fueron los colocadores encargados de llevar a buen puerto la operación.

Fuentes de mercado señalan que el objetivo que persigue la entidad con esta colocación es prefinanciar los bonos que vencen en 2021. Los atractivos niveles de tipos y los diferenciales de crédito han propiciado la emisión.

La última vez que Santander emitió deuda subordinada fue en febrero de 2018 cuando consiguió levantar 1.250 millones a 10 años con un cupón del 2,125%, superior al logrado en esta emisión.

Con anterioridad a la colocación de este jueves, la entidad captó en junio 1.000 millones en deuda sénior no preferente con la etiqueta verde y unos meses antes, en enero, vendió 1.500 millones en bonos contingentes convertibles (cocos en la jerga) que pagan un cupón 4,375% anual los primeros seis años. Esta operación coincidió con la amortización anticipada de una emisión 1.500 millones de euros de cocos emitidos en 2014.

Normas
Entra en El País para participar