Tecnología

El ‘sandbox’ atraerá en dos años una inversión de 1.000 millones para las ‘fintech’

AEFI espera que este banco de pruebas financiero genere 5.000 empleos en 2022; ya hay 50 proyectos interesados en participar

Componentes de un sandbox
Componentes de un sandbox

En España operan en la actualidad unas 400 fintech, que, según señala el portal Rrhhdigital.com, ya ocupan a más de 7.500 profesionales, lo que supone un crecimiento del 50% respecto al año anterior en número de empleados. Pese a ello, la inversión en este sector tecnológico sigue siendo bajo. En 2019 logró una inversión de 250 millones de euros, lo que supone el 3% de lo acaparado por el conjunto del sector en Europa, y que sumó 8.000 millones de euros, según un informe de Finnovating.

Pero la creación del sandbox español (banco de pruebas controlado para facilitar que las fintech e insurtech desarrollen sus proyectos tecnológicos de innovación, con una supervisión especial) supondrá un “gran impulso” para las fintech, según explican Rodrigo García de la Cruz, presidente de AEFI (Asociación Española de Fintech e Insurtech), y Jaime Bofill, socio de CMS Albiñana & Suárez de Lezo, socio jurídico de AEFI.

Una vez que el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad el pasado 18 de septiembre la creación del sandbox, se espera que el Senado haga lo mismo en las primeras semanas de noviembre. Será entonces cuando tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado este banco de ensayos será una realidad. Y, aunque su puesta en marcha no se producirá previsiblemente hasta principios de 2021, “ya supondrá una atracción de talento para España, lo mismo que de innovación. Es una gran oportunidad para el país”, según explican estos expertos.

Recuerdan que el primer país por inversión en fintech en Europa es el Reino Unido, con el 42% del total, según los últimos datos correspondientes a 2019, seguido de Alemania, con el 28%. El Reino Unido, de hecho, fue el primer país europeo, y aún de los pocos, que puso en marcha un sandbox. Desde su creación en 2016 se han autorizado en ese país 170 proyectos, de los que un 30% corresponde a firmas extranjeras.

García de la Cruz considera que se presenta una “gran oportunidad para España. Hay que aprovechar que en Europa aún hay pocos países que han desarrollado este banco de pruebas para fintech. Su puesta en marcha supondrá una gran ventaja para España, con la atracción de una inversión de unos 1.000 millones de euros en dos años, y la creación de más de 5.000 empleos estables directos. Es un rayo de luz muy importante para la creación de empleo tras la crisis del coronavirus”.

Tanto García de la Cruz como Bofill consideran que tras la inauguración del sand­box en España una parte importante de los proyectos internacionales que se presentan en el Reino Unido podrían venir a España, más tras la salida de este país de la Unión Europea.

De momento, unos 50 proyectos han mostrado su interés por participar en el sandbox español. De ellos, entre 30 y 40 podrían aprobarse tras pasar por este espacio de ensayo, según explican los expertos. Del conjunto de proyectos interesados el 70% son españoles y el 30% restante europeos.
En Europa, además del sandbox del Reino Unido, Dinamarca, Polonia y Holanda cuentan con este sistema de pruebas, mientras que en Italia está ahora en fase de desarrollo normativo. Su idea es crear un sistema muy similar al español.

Modalidades
“El sandbox regulatorio español es ambicioso porque incluye dos modalidades, la de exención y de no sujeción, permitiendo así el desarrollo de pequeñas startups y el estudio de los proyectos más innovadores de las grandes corporaciones. Además es un sandbox valiente porque su desarrollo y posibilidades son tan potentes como las del sand­box británico, y no se ha quedado en medias tintas como ha ocurrido en otros países”, explican García de la Cruz y Bofill.

Una de las cosas que quedan pendientes para cerrar la operativa del sandbox es el presupuesto que destinará el Estado a este proyecto, en el que participa Economía, CNMV y Banco de España. Aunque no está definido el número de funcionarios que destinarán estos organismos, algunas fuentes hablan de 50 a 70 personas. García de la Cruz y Bofill destacan que una vez que entre en funcionamiento el sandbox “el gran beneficiario será el consumidor, ya que contará con productos innovadores totalmente testados y regulados, y aumentará la competencia, algo que es muy positivo para los clientes”.

Banca, seguros y mercados están muy interesados en el desarrollo del sandbox, aunque las tecnologías block­chain, big data, biometría e inteligencia artificial están teniendo un peso especial en el desarrollo de proyectos interesados en ser testados por este banco de ensayo.

La Comisión Europea trabaja en la regulación de un sandbox europeo para probar casos de uso de block­chain y activos digitales en la Infraestructura Europea de Servicios Blockchain, o EBSI. El objetivo es que su normativa esté aprobada en 2022. El sandbox también probaría la portabilidad de datos, contratos inteligentes e identidad digital en sectores como salud, medio ambiente, movilidad y energía.

Pruebas en un entorno controlado

La caja de arena. En un principio, la palabra sandbox –literalmente, caja de arena– hace referencia a un arenero, es decir, el pequeño recinto donde los niños pueden jugar y experimentar en un entorno controlado. Pero poco a poco el término ha ido adquiriendo nuevos significados. En el mundo de la informática, un sandbox es un entorno de pruebas cerrado, diseñado para experimentar de forma segura con proyectos de desarrollo web o de software. A su vez, el concepto se ha trasladado al ámbito de la economía digital en forma de los sand­boxes regulatorios: campo de pruebas para nuevos modelos de negocio que aún no están protegidos por una regulación vigente, supervisados por las instituciones regulatorias, explica BBVA.

Servicios financieros. El director de desarrollo de negocio de BBVA en España, Gonzalo Rodríguez, aseguró recientemente que el sandbox “supone el espaldarazo definitivo para acelerar la innovación en los servicios financieros en España”.

Normas
Entra en El País para participar