Industria

La Xunta dice que responderá judicialmente si Alcoa presenta el ERE

El Gobierno solicitará a la empresa la devolución de todas las ayudas públicas si existe evidencia de incumplimientos por su parte

Protestas de los trabajadores de la planta de Alcoa en San Cibrao (Lugo).
Protestas de los trabajadores de la planta de Alcoa en San Cibrao (Lugo). EFE

El vicepresidente económico de la Xunta de Galicia y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, ha asegurado este martes que si Alcoa toma la decisión de presentar el ERE para la planta de San Cibrao (Lugo) se producirá "automáticamente" una respuesta "por la vía judicial para defender los puestos de trabajo".

Desde su punto de vista, hay "evidencias suficientes de la mala fe" de la multinacional estadounidense durante el proceso de negociación para la venta de la factoría. De este modo, llegado a que se produzcan los despidos, que podrían afectar a 534 personas, ha afirmado que el Gobierno y la Xunta actuarán "de forma coordinada" al entender que el ERE podría ser "ilegal".

Asimismo, Conde ha señalado que la intención de ambos gobiernos es "seguir avanzando y "mantener esa colaboración efectiva para hacer frente a una situación que está provocando Alcoa" y con la que no están de acuerdo.

El Ministerio de Industria ha convocado "con carácter de urgencia" la mesa multilateral sobre el futuro de la planta para este martes por la tarde y por videoconferencia. El comité de empresa recibió la citación este lunes a través de un correo electrónico remitido "siguiendo instrucciones del secretario general de Industria y de la Pyme".

Tras frustrarse la venta a Liberty y también una operación a través de la SEPI, el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco, se fijó el objetivo de que la planta no pare "en ningún caso".

El propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no descarta que la solución pase por intervenir la fábrica, como así lo volvió a reclamar este lunes la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón.

Por su parte, la multinacional estadounidense apuntó al plazo de 15 días que tiene para aplicar el despido colectivo que pretende llevar adelante, sin acuerdo con el comité. En este escenario transcurre la huelga indefinida convocada en ambas factorías, la de aluminio y la de alúmina, "sin ningún incidente" dentro de la planta y con trabajadores bloqueando la salida de la mercancía en el exterior.

Fuentes de la empresa consultadas por Europa Press destacan que se están cumpliendo los servicios mínimos en las dos plantas y que "no hay ningún incidente dentro de la planta".

De su lado, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha dicho este martes que, si existe evidencia de incumplimientos por parte de Alcoa, el Ejecutivo solicitará a la empresa que devuelva todas las ayudas públicas que ha recibido.

Maroto, ha manifestado, en la sesión de control al Gobierno en el Senado, que los responsables de Alcoa siempre han querido cerrar la fábrica. "Los hechos la han delatado", ha subrayado. Además, ha acusado a la multinacional del aluminio de utilizar las negociaciones para dejar pasar el tiempo, así como los plazos acordados para la venta de la planta al grupo Liberty House, y "cerrar la planta".

La ministra, que ha asegurado que el Gobierno sigue trabajando para buscar soluciones para mantener la capacidad industrial en la fábrica de A Mariña, ha afirmado que Alcoa ha demostrado "mala fe en todas las negociaciones".

Ha recordado que el pasado 13 de agosto se consiguió que la multinacional estadounidense accediera a un proceso de venta, pero antes de que acabaran las seis semanas de plazo que se habían dado, Alcoa se negó a la venta cuando esta estaba a punto de cerrarse, a pesar de que desde el Ejecutivo le ofrecieron una compra transitoria a través de SEPI.

Maroto, que ha dicho que están analizando todos los instrumentos para garantizar un futuro a la factoría, ha indicado que el interés de Liberty por invertir en la planta continúa y que hay un proyecto que garantiza el futuro de la instalación

Ha señalado que se han puesto en contacto con la Xunta de Galicia para que se revisen los expedientes de Alcoa y si existe evidencia de incumplimientos, van a solicitarle a la multinacional que devuelva todas las ayudas públicas que ha recibido.

"Esperamos que podamos ejercer toda esta presión para que Alcoa cambie de actitud", ha añadido Reyes Maroto, que ha manifestado que los próximos días "van a ser decisivos" y que es importante mantener la unidad de acción para conseguir el mejor desenlace.

La ministra ha aseverado que "Alcoa quiere cerrar y dejar sin futuro a la comarca de A Mariña" y ha reivindicado que "el Gobierno no lo va a permitir".

Normas
Entra en El País para participar