Banca

Sabadell reorganiza su forma de trabajo e implanta un sistema híbrido tras la desescalada del Covid

Presenta el modelo SmartWork como fórmula de teletrabajo y presencial, que hoy comienza a negociar con la plantilla, y conlleva la desaparición de gran parte de los despachos

Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell.
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell.

Estaba claro que el teletrabajo llegó como vía para trabajar durante el estado de alarma implantado entre marzo y junio de este año por el Gobierno, pero su éxito y aumento de la productividad ha sido tal que al final se ha convertido en un modelo para quedarse. Incluso en la banca, donde parecía que era imposible teletrabajar en ciertos puestos, como las oficinas, se ha demostrado que es posible.

Así, Banco Sabadell ha decidido dar una vuelta de tuerca a su tradicional organización de trabajo, para adaptar un sistema híbrido, entre presencial y teletrabajo, para gran parte de sus 16.500 empleados. Una fórmula que ha experimentado durante estos meses de pandemia y ha comprobado su efectividad, tanto en el resultado del trabajo como en el ambiente entre los empleados, según explican en el banco. Por esta razón, y tras llevar a cabo una encuesta entre la plantilla, Sabadell ha decidido implantar este sistema mixto incluso después del final del Covid.

Ya trabajamos de forma diferente, más empoderados, más cohesionados, con mayor productividad. Esta forma de trabajar ha permitido mejorar el clima organizativo, aprovechamos la oportunidad para continuar con las mejoras conseguidas, e implica evolución de los medios y también la forma de trabajar y organizarnos”, explica el director general de personas, operaciones y desarrollo corporativo, Miguel Montes.

El banco ha puesto en marcha lo que denomina SmartWork, un sistema de trabajo “más flexible de horarios y de espacios”, añade este directivo.

De momento, esta nueva reorganización ha sido ya presentada a la plantilla, aunque será hoy lunes cuando el comité de empresa y los sindicatos comiencen a negociar las nuevas condiciones de trabajo. El objetivo es conseguir una mayor flexibilidad horaria en el trabajo y conciliación familiar, con horario flexible de entrada entre las 8.00 y las 9.30 horas, con una ventana de coincidencia mínima desde las 9.30 a las 14.00 horas, en las que se incluye el registro horario y la desconexión digital.

En cuanto al trabajo presencial, que se llevará acabo por turnos, en función de su actividad, los espacios donde desarrollarán su actividad serán dinámicos, con puestos anonimizados y taquillas, además de una adecuación de salas de reuniones.

A los empleados se les entregarán portátiles entre septiembre y noviembre. Pero según dice Montes, el teletrabajo no funciona igual para un empleado de los servi­cios centrales del banco que de la red de oficinas. Así, este sistema híbrido afectará a “entre un 50% y un 60% de los empleados de los servicios corporativos, que trabajarán por turnos entre presencial y en remoto, mientras que entre la plantilla de las oficinas esta fórmula afectará entre el 10% y el 12% del total de los empleados de la red, en la que trabajan unas 10.000 personas (hasta ahora y desde el inicio de la pandemia el porcentaje ha sido del 14%)”.

El nuevo sistema permitirá a Sabadell un ahorro de costes derivado del Covid de 15 millones de euros en gastos generales, derivados de una reducción neta por el ahorro de la gestión proactiva de los efectos positivos del teletrabajo: reducción en gastos IT, dietas y desplazamientos, gasto en terceros, eventos esponsorizados, alquileres (cierre de centros corporativos), traslado de fondos e incrementos derivados principalmente de partidas de ciberseguridad, material (compra materia sanitario) y refuerzo de limpieza. A ello hay que sumar la reducción neta de 10 millones en ahorros derivados por menor retribución variable en 2020, incluyendo renuncia de la alta dirección, e incrementos derivados de subvenciones a empleados para el teletrabajo (para la compra de ordenador, pantalla o silla).

El banco ha invertido 30 millones en la renovación del puesto de trabajo de los empleados y 4 millones en la reforma de espacios corporativos. El banco ha adquirido y distribuido 15.000 portátiles y sus accesorios para el 90% de empleados en España, que permitan la movilidad para que ejerzan el teletrabajo.

La opinión de la plantilla

Recorte de la huella de carbono. Sabadell se había fijado para este año una reducción del 10% de su huella de carbono, pero a causa de la situación del Covid y de la implementación de medidas de mejora en curso, la reducción interanual hasta junio superaba el 40%. El menor consumo de plásticos, por menor afluencia de empleados en centros corporativos y oficinas, así como medidas de mejora para sustitución de plásticos se ha reducido en un 70%. Los trayectos en coche, tren y avión, por menores viajes por motivos profesionales, se han recortado en un 50% y en un 40% el consumo de papel. El consumo de gas natural se ha reducido en un 30%.

Encuesta. El 80% de los empleados considera “positiva” la experiencia con el teletrabajo. El 94% está interesado en teletrabajar; de ellos, el 82% manifiesta como opción teletrabajar entre dos y cuatro días por semana.

Normas
Entra en El País para participar