CRISIS DEL COVID-19

Axesor Rating estima una caída de casi el 12% del PIB para España en 2020 por la terciarización de la economía

Para el tercer trimestre se estima un crecimiento de casi el 13%

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño Ampliar foto
La vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño EFE

Axesor, agencia española de rating estima que la economía hispana se contraerá a finales de este año hasta el 11,8% lo que supera sus previsiones iniciales. El pasado lunes, Axesor rebajó la calificación de la deuda pública española de A con tendencia En Observación hasta A- con tendencia Estable, debido al impacto de la crisis del Covid-19 sobre la economía, lo que la convierte en la primera agencia en hacer una rebaja así desde que empezó la crisis.

No obstante, para el tercer trimestre el crecimiento será del 13% intertrimestral, mientras que en el cuarto será del 3%. La recuperación económica llegará en 2021, con un crecimiento que podrá situarse en el 7% sobre PIB, según las estimaciones de Axesor.

Durante la presentación del informe esta mañana, Antonio Madera del Pozo, responsable de Ratings Soberanos e Instituciones Financieras de Axesor Rating, ha señalado que la terciarización de la economía española y su alta dependencia del turismo, sector muy afectado por la crisis sanitaria, dejan a España en una situación de vulnerabilidad, a lo que se suma la enorme incertidumbre que hay sobre la evolución de la pandemia. Comercio, transporte y hostelería suman el 24% del PIB.

Del Pozo cree que España cuenta con “poco margen fiscal” para hacer frente a la situación actual por los malos datos de déficit estructural y deuda públicas. El déficit estatal se sitúa ya por encima del 5%, mientras que la deuda pública española, que ya supera el 110% sobre el PIB, según previsiones de Axesor, alcanzará el 115%.

España es uno de los países peor parados desde que llegó la pandemia, con más de 50.000 muertes y una segunda ola de contagios a la par de la de marzo que está provocando anuncios de nuevos confinamientos y restricciones.

Esta caída de la actividad pondrá en evidencia los problemas estructurales del mercado laboral, según del Pozo. Los trabajadores temporales y de menor edad serán los más perjudicados y la tasa de desempleo alcanzará el 20%. La hostelería y el turismo muestran ya una evolución dispar en las tasas de ocupación en comparación con el resto de sectores productivos. España cerró 2019 con un desempleo del 15%, cuando estaba creciendo a una tasa del 2%.

Antonio Madera del Pozo ha remarcado que los estímulos económicos deben mantenerse, ya que tienen “efectos beneficiosos” sobre la evolución de las cuentas públicas y el control de la prima de riesgo, además de ser necesarios para la reactivación económica. Del Pozo ha señalado también que la entrada en recesión técnica de España pone fin a un periodo de recuperación económica iniciado en 2012 que le ha llevado a tener tasas sostenidas de crecimiento superiores a las registradas por sus socios europeos, con ritmos interanuales del 2,5%.

El envejecimiento será otro de los grandes desafíos de la economía. Madera del Pozo ha remarcado que una sociedad más envejecida supondrá un freno para el crecimiento por la menor propensión al consumo de las personas mayores, además de poner en problemas a las finanzas públicas por multiplicar el gasto asistencial y por el riesgo que supone para el sistema de reparto de pensiones.

En cuanto al sistema financiero, Axesor destaca el gran esfuerzo que ha hecho España por mejorar el sistema. Madera ha señalado su mejora respecto a la crisis de 2008, con un sector bancario más capitalizado, solvente y preparado para afrontar el shock actual.

Durante la presentación, Del Pozo también aludió en todo momento a Portugal, país para el que Axesor pronostica una caída este año del 9% sobre PIB. El país luso sorteó mucho mejor la primera ola y ha controlado mucho más el virus en todo momento, si bien es cierto que países como España realizan más test para detectar contagios.

Sobre la tasa de paro portuguesa, Del Pozo puntualizó que es posible que el paro en Portugal sea tan bajo ahora porque puede haber crecido la población inactiva. Es decir, parados desilusionados que dejan de buscar trabajo y, por lo tanto, desaparecen de las estadísticas oficiales.

Normas
Entra en El País para participar