El Gobierno toma el control y forzará el cierre de Madrid con una orden ministerial

Madrid, Cataluña y varias autonomías del PP rechazan las medidas propuestas por el ministro de Sanidad

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS). EFE

El plan de Sanidad para ampliar y homogeneizar las restricciones en las ciudades de mayor tamaño e incidencia vírica no logró el consenso del Consejo Interterritorial de Salud después de que Madrid, Cataluña, Galicia, Andalucía y Ceuta rechazasen la propuesta. No obstante, al tratarse de una decisión “colegiada y respaldada por 13 autonomías (el 70%)”, dijo el ministro Salvador Illa, el plan tendrá que hacerse efectivo mediante una orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE), cuyo anuncio, a última hora de la tarde de este miércoles, tensó más si cabe la relación entre el Gobierno central y la Comunidad de Madrid, que acusó al ministro de mentir y se declaró en rebeldía.

“En los próximos días será publicada la decisión colegiada, que se plasmará en una orden del Ministerio en el Boletín Oficial del Estado”, dijo el titular de Sanidad al término de la reunión. La orden “será de obligado cumplimiento”.

Sin embargo, poco después de la comparecencia del ministro, Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, afirmó que “es falso lo que dice Illa. No ha sido una decisión colegiada”, por lo que la medida “no es jurídicamente válida”, ya que “no ha sido aprobada por consenso”. El consejero madrileño, después de contradecir al ministro, no aclaró sin embargo si la Comunidad cumplirá o no con la orden.

El ministro, aseguró, no baraja que ninguna autonomía no lleve a cabo las medidas adoptadas, en clara alusión a Madrid, que “es especial, porque la salud de Madrid es la salud de España”. “No contemplo que una decisión que afecta a la salud no se cumpla”. Previsiblemente, la ley se publicará en el BOE, para pasar después a los respectivos boletines autonómicos.

En la práctica, la orden obligará a confinar las ciudades con más de 100.000 habitantes que superen una incidencia acumulada de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes, más del 10% de positivos en las PCR y un índice de ocupación superior al 35% en las UCI. Todas están en la Comunidad de Madrid: Parla, Alcobendas, Fuenlabrada, Torrejón de Ardoz, Getafe, Alcorcón, Leganés, Móstoles, Alcalá de Henares y la propia capital.

La mayoría de las comunidades apoyaron el plan de Illa, pero el rechazo de Madrid, Galicia, Andalucía, Ceuta y Cataluña, la única región no gobernada por el PP que votó en contra, tumbó el consenso. Murcia, que quería votar en contra, se abstuvo “por error”.

Castilla y León fue la única autonomía capitaneada por los populares que apoyó el texto. Por su parte, todas las autonomías gobernadas por el PSOE, junto a Euskadi, dieron luz verde al documento, no sin criticar, en el caso vasco, la forma en la que se presentó y debatió la propuesta.

La mayoría de las comunidades que votaron en contra alegaron que los criterios establecidos no eran ni lo necesariamente técnicos ni lo suficientemente claros. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró en su cuenta de Twitter antes de la reunión que quería “un texto consensuado y basado en parámetros técnicos, no en tres genéricos”. Cataluña, por su parte, a través de su consejera, Alba Vergés, alegó que “nosotros no nos sentimos interpelados por este documento, porque actuamos mucho antes de llegar a esas cifras. Son unas cifras muy extremas”.

El consejero de Madrid, Ruiz Escudero, declaró poco después de la comparecencia de Illa que "el Gobierno de España tiene prisa por intervenir Madrid y no por luchar contra el virus", y ha dejado la puerta abierta a recurrir el plan si es publicado en el Boletín Oficial del Estado en los próximos días, según ha avanzado Illa, si bien no ha aclarado si la región cumplirá con las nuevas normas.

La estrategia presentada por el Gobierno central incluye restringir entradas y salidas en las ciudades afectadas, reducir reuniones a seis personas, limitar aforos, concretar unos horarios más ajustados en comercios y establecimientos, y cerrar parques infantiles para los municipios de más de 100.000 habitantes que cumplan con los tres criterios de riesgo fijados por sanidad, de momento solo en Madrid. Se excluyen de las restricciones los movimientos entre ciudades por motivos médicos, laborales o de fuerza mayor, siempre que puedan acreditarse, y aunque no se confina a la población, se recomienda no salir de casa si no es necesario.

Madrid sigue siendo la autonomía con mayor número de nuevos positivos, registrando este miércoles el 43,6% de los 11.016 nuevos casos de coronavirus notificados por Sanidad. El cómputo de contagiados asciende a 769.188, y las muertes a 31.791, con 177 fallecidos más.

Normas
Entra en El País para participar