El Ibex se dispara un 2,46% en su mejor sesión en mes y medio por el cierre de posiciones bajistas

El S&P 500 supera los 3.300 puntos ante la posibilidad de que demócratas y republicanos pacten un nuevo paquete de estímulos

Ibex pulsa en la foto

Los mercados europeos orillaron el lunes la inquietud por los rebrotes de Covid y cerraron con fuertes ganancias. Tras cuatro semanas consecutivas en rojo, los cazagangas actúan. El Ibex aceleró al cierre con una subida del 2,46%, que lo dejó en los 6.791,5 puntos. Fue su mayor alza diaria desde el pasado 11 de agosto. El motor fue el S&P 500, que avanzaba más de un 1% al cierre de las Bolsas europeas y superaba los 3.300 puntos. El cierre de posiciones cortas a lo largo y ancho de los mercados de todo el planeta fue la varita mágica para la renta variable, según los expertos. Las noticias positivas fueron escasas.

En Europa destacaron las ganancias del Dax alemán, del Cac francés y del Mib italiano, con subidas respectivas del 3,22%, del 2,4% y del 2,47%. El FTSE británico fue el más rezagado con un ascenso del 1,46%. El Ibex, mientras, no ha logrado cerrar una semana al alza desde el mes de agosto y se sitúa en niveles mínimos de mayo. Está por ver que logre mantener el buen arranque del lunes. En lo que va de mes, sufre una caída del 2,55%. Tanto el lunes como mañana y el miércoles son días susceptibles de un intenso maquillaje de carteras.

El índice sectorial de bancos del Stoxx 600 marcó la semana pasada sus mínimos históricos y el lunes rebotó un contundente 5,5%. HSBC fue el líder absoluto tras haber llegado a subir un 11,5% en su mayor alza diaria desde abril de 2009, después de que su mayor accionista, la aseguradora china a china Ping An, haya elevado su participación al 8% desde el 7,95%. En España, el gran vencedor fue Santander, que se disparó un 6,81%. Sabadell sumó un 4,65%; Bankia, un 0,99%; Bankinter, un 1,7%; BBVA, un 4,01%, y CaixaBank, un 2,18%.

Desde Serenity Markets destacan que será crucial el primer debate de cara a las elecciones presidenciales de EE UU que se celebra el martesentre Joe Biden y Donald Trump y los datos de paro de septiembre que del viernes. Y añaden que el espectacular rebote en las Bolsas de todo el planeta se debe al cierre de posiciones bajistas, que habían acumulado sus mayores niveles desde el año 2008. La recuperación desde el mínimo que marcó el S&P 500 el pasado 23 de septiembre roza el 4%.

ArcelorMittal fue el mejor valor del Ibex en la jornada con un alza del un 11,45%, después de la venta de su división en Estados Unidos a Cleveland-Cliffs por un importe de 1.400 millones de dólares (1.204 millones de euros). Tras el banco que preside Ana Botín se situaron Amadeus (5,44%), Meliá (5,25%), Indra (5,17%) y Colonial (4,76%). En el lado negativo, Almirall cayó un 4,21% tras la salida de su consejero delegado. Fuera del Ibex, Sacyr se desplomó un 20% tras perder un laudo que le obligará a pagar, junto a sus socios, 206 millones al Canal de Panamá. Ence, por su parte, que ha sido recientemente expulsada del Ibex, se hundió un 10,88%.

China y la industria

También los sectores industriales, como el de automóviles (3,71%), cotizaron al alza los buenos datos macroeoconómicos publicados en China el fin de semana. Un país que parece limpio de virus.

Las buenas noticias también llegaron de Washington, donde republicanos y demócratas intentan aprobar un nuevo paquete de estímulos antes de las elecciones del 3 de noviembre. Aunque las esperanzas de un acuerdo son escuetas, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y la líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, acordaron el lunes reanudar las negociaciones. Esta última es optimista y ve posible firmar una alianza para sacar adelante las ayudas en los próximos días.

En las últimas jornadas, la deuda del Tesoro estadounidense ha servido de refugio para los inversores ante la tormenta en la Bolsa. Este lunes, con la Bolsa al alza, la rentabilidad del bono de EE UU a 10 años subía al 0,659% frente al 0,658% del viernes. Sin embargo, el interés del bono español a 10 años se situaba por los suelos. Sigue entrando dinero en la deuda europea, con el rendimiento, que se mueve de forma inversa al precio, a la baja, en el 0,246%, frente al 0,248% del viernes. Los conflictos conocidos el lunes en el seno del BCE sobre la futura política de estímulos no tuvo impacto en el mercado. Christine Lagarde parece decidida a mantenerlos el tiempo que sea necesario pese a quien pese, al estilo Draghi. El euro, por su parte, subía un 0,24%, hasta los 1,1658 dólares y, en el mercado de petróleo, el Brent sigue peleando con los 42 dólares, con una moderada alza en el entorno del 1%.

Normas
Entra en El País para participar