Casado exige el cese de Garzón y solicitará la reprobación de Iglesias

El líder de la oposición critica "los ataques al Rey"

El presidente del PP, Pablo Casado.
El presidente del PP, Pablo Casado.

El presidente del Partido Popular (PP), Pablo Casado, ha exigido el cese "inmediato" el ministro de Consumo, Alberto Garzón, y ha anunciado que llevará al Congreso la reprobación del vicepresidente Pablo Iglesias por sus ataques al Jefe del Estado.

En una intervención telemática con motivo de la clausura de la Escuela de Verano del PP de Aragón, Casado ha adelantado que pedirá también la comparecencia de Pedro Sánchez por ser "el único responsable" de tener en el Gobierno a un partido "imputado por financiación irregular, defensor de la tiranía venezolana, nostálgico de la barbarie comunista y aliado de los albaceas del terrorismo etarra y de los independentistas catalanes".

Ha asegurado que ni la Constitución, ni la monarquía, ni las leyes, ni la oposición son el problema de España, sino un Gobierno apoyado en alianzas cuyo "único vínculo reconocible es obligarnos a desandar el camino que hemos recorrido juntos desde 1976".

En un discurso que ha finalizado con un "viva el rey y viva España", el líder de los populares ha recordado que la monarquía fue votada "abrumadoramente" hace 40 años y que la voz de su partido va a ser "especialmente clara" en la defensa de la Corona y de Felipe VI por lo que representa para "la continuación histórica de la nación".

A su juicio, ser parte del Ejecutivo no proporciona "blindaje alguno" para "atentar contra las instituciones", especialmente cuando se ha prometido el cargo "con lealtad al rey".

En todo caso, ha responsabilizado de todo ello al presidente Sánchez porque "él ha elegido a sus socios" y es quien les "consiente" y les "instiga".

Casado ha acusado al presidente del Gobierno de negociar "la soberanía y la hacienda" con "defensores del terrorismo, delincuentes y golpistas" en medio de una crisis sanitaria "sin precedentes".

Ha preguntado, en este sentido, en qué se ha convertido el Gobierno para que decida indultar a condenados por intentar "hacernos extranjeros en nuestro propio país" y pretender "privarnos de nuestros derechos para imponer su dictadura", en referencia a los independentistas catalanes presos.

Parafraseando al propio Sánchez, ha añadido que "los españoles no podemos dormir bien con esta calamidad de Gobierno", que pretende "cambiar la historia de España" para impulsar una "rectificación fallida de una guerra civil que todos merecieron perder".

El Gobierno PSOE-Podemos, ha continuado, se aparta del modelo territorial de España y, sobre todo, de los símbolos constitucionales y de los lazos que unen a los ciudadanos y el PP no va a aceptarlo, ha advertido.

Frente a ello, el PP asegurará que el conjunto de los españoles mantendrá el poder de decidir cualquier cambio en la Carta Magna y que quienes atenten contra ella recibirán "la pena que en justicia les corresponda".

Normas
Entra en El País para participar