Tecnología

Iberdrola fija en Bizkaia su laboratorio mundial en redes inteligentes

Bilbao acogerá un centro con 200 investigadores

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

Iberdrola acentúa su relación con Bizkaia, donde nació como empresa y tiene su sede. La eléctrica situará en la capital vizcaína su centro mundial de investigación en redes inteligentes. Los sistemas más avanzados en consumo y en eficiencia energética serán desarrollados en las afueras de Bilbao, en la zona de Larraskitu, donde empieza un cinturón verde que miles de bilbaínos recorren los fines de semana para subir al Pagasarri, el más conocido de los montes que rodean la ciudad. Otro guiño de Iberdrola a la mayor sostenibilidad que busca con el centro de Larraskitu.

El nuevo Global Smartgrid Innovation Hub arrancará en la primavera de 2021 con una hoja de trabajo que ya está llena. Sus responsables ya han identificado más de 120 proyectos de innovación que supondrán inversiones de 110 millones. Iberdrola aplicará los avances conseguidos en Larraskitu en sus redes eléctricas de España, Reino Unido, Estados Unidos y Brasil.

En el centro de Bilbao trabajarán más de 200 profesionales, entre empleados de Iberdrola, proveedores y emprendedores españoles y extranjeros. Buscarán desarrollos por una mayor digitalización de las redes eléctricas y una mejor gestión de los datos que generan estas infraestructuras.

El complejo científico de Larraskitu cuenta con el apoyo de la Diputación de Bizkaia, que dispone de un sistema fiscal propio para arropar a las inversiones empresariales en el territorio. Los laboratorios estarán conectados con Torre Bizkaia, el rascacielos que fue la sede del BBVA en Bilbao y que el ente foral quiere convertir en un complejo del conocimiento.

En la última década, Iberdrola ha aumentado un 115 % su inversión anual en actividades de I + D + i relacionadas con las renovables, las redes eléctricas, el almacenamiento de energía y las soluciones para el consumidor. Su prepuesto en esta etapa ha rondado los 2.000 millones.

Las redes inteligentes facilitan la transición energética, según los técnicos. Elevan los niveles de autoconsumo y la conectividad con los usuarios. Iberdrola ha desplegado 14 millones de contadores inteligentes en los últimos ejercicios y prevé alcanzar los 20 millones de unidades en los mercados en los que opera. Incorporan capacidades de telegestión, supervisión y automatización.
La multinacional española gestiona el mundo 1,2 millones de kilómetros de líneas eléctricas y más de 4.400 subestaciones. Una red que hace llegar la electricidad a más de 30 millones de personas. 

Normas
Entra en El País para participar