Seguridad Socia

El Banco de España pide que si se vinculan las pensiones al IPC se fije su financiación "creíble" y "estable"

Óscar Arce prevé "mucho margen de mejora" en el ahorro privado para la vejez y no solo del lado de los estímulos fiscales sino de su rentabilidad y diseño

Oscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España.
Oscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha asegurado hoy que no le extrañaría que la próxima reforma de pensiones, que se está fraguando actualmente en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, vinculara la revalorización de las pensiones al IPC, para garantizar su poder adquisitivo.

A este respecto ha indicado, en un encuentro mantenido con la consultora Edad & Vida, que "en el Banco de España no se tiene nada en contra de una decisión de este tipo " pero, al mismo tiempo, reclamó que los legisladores deben establecer la financiación de esta media "de manera creíble, cierta y estable".

De hecho, Arce ha considerado que ante la próxima reforma de las pensiones el Gobierno y los grupos políticos deberían, primero, "incorporar las preferencias sociales sobre el grado de suficiencia y generosidad del sistema de pensiones y una vez fijado esto por la clase política, porque el Banco de España no tiene nada que ver en esto --ha precisado-- que, en segundo lugar, establezcan mecanismos automáticos que garanticen la sostenibilidad financiera del sistema a largo plazo".

Dicho esto, el responsable del Banco de España ha insistido en que, tras la suspensión de los factores de revalorización y sostenibilidad incluidos en la reforma de 2013 --que, en su opinión, junto a la reforma de 2011, habían supuesto un "avance sustancial para garantizar la sostentibilidad del sistema-- ahora se hacen necesarias nuevas medidas que refuercen dicha viabilidad financiera de las pensiones. 

En este sentido, ha explicado que el factor demográfico será, por encima del cualquier otro, el que presionará al alza del gasto en pensiones en los próximos años. En concreto, precisó que aunque las proyecciones de como evolucionará la población española son distintas en función de si las hace la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) o el Instituto Nacional de Estadística (INE) o la oficina de estadística europea (Eurostat), las tres predicciones coinciden casi plenamente en que la tasa de dependencia en España (porcentaje de mayores de 65 años por cada persona en edad de trabajar) pasará de un mayor por cada tres activos a un mayor por cada dos activos o menos. 

Esto, según los cálculos citados por Arce supondrá un incremento del gasto en pensiones (que ahora es de alrededor del 11% del PIB) de entre 3,3% y 5,1%en 2035 y de entre 5,5% y hasta 10,6% más en 2050 en el escenario demográfico más desfavorable. Ante esto insistió en la necesidad de tomar medidas porque, según ha señalado también, "la mejora del empleo por sí sola no será suficiente para mitigar el aumento del gasto generado por el impacto demográfico".

De hecho, ha calculado que si la tasa de empleo aumentara del actual 60% al 80% en 2050 esto sólo serviría para contrarrestar entre el 50% y el 70% del aumento en pensiones debido a efecto demográfico en estos años. Pero, si esta tasa de empleo aumentara solo al 70% --algo más factible, ha precisado Arce-- dicho incremento del coste solo se vería mitigado entre un 29% y 42% dentro de tres décadas.

En cualquier caso, Arce ha considerado que esta mejora del empleo es imprescindible, no solo para mejorar la financiación de las pensiones , sino para modernizar la economía en general. Por ello ha reclamado que la próxima reforma de pensiones "se enmarque en un agenda ambiciosa de reformas en la que esté incluida la del mercado de trabajo y la mejora del crecimiento potencial de la economía española", ha dicho. 

El ahorro privado para la vejez también está sobre la mesa de la próxima reforma de pensiones. Para Arce el actual diseño de los productos de planes y fondos de pensiones privados "admite muchas mejoras" ya que, según ha explicado, los actuales incentivos fiscales solo sirven para que las personas con más renta movilicen sus ahorros de unos productos a otros pero no para generar nuevos ahorradores.

Si bien ha precisado que dichas mejoras en el diseño de estos planes "no debe ceñirse solo al campo de su regulación y de los incentivos fiscales" sino también en lo referente a su rentabilidad, para lo que hizo un llamamiento al sector financiero para que colabore en dicha mejora. Igualmente, se ha referido a la posibilidad de reforzar el fomento de los planes colectivos de pensiones en el seno de las empresas (planes de empleo) --algo sobre lo que trabaja el Pacto de Toledo y el Gobierno-- indicando que aunque también existe ese margen para aumentar la inversión en estos productos financieros "la coyuntura actual no es la más favorecedora para introducir este sistema". 

Si bien, admitió que el sistema de implantación de los planes de empleo en el Reino Unido, donde desde 2012 los empleadores están obligados a incluir a los trabajadores en un plan privado de pensiones (con aportaciones de la empresa y el empleado) y el trabajador puede renunciar a ello, "es un caso a examinar con mucho cuidado y mucha atención. En este país, el volumen de trabajadores con un o de estos planes colectivos de pensiones ha pasado del 32% al 67% en cinco años.

Finalmente, Arce ha hablado de otras posibles medidas que están sobre la mesa para la próxima reforma de pensiones y que ya han sido adoptadas en otros países europeos, como la vinculación de la edad de jubilación a la esperanza de vida (algo que han hecho en Dinamarca, Finlandia, Italia o Portugal). En este sentido, ha admitido que el retraso de la edad efectiva de jubilación (ahora en 64,5 años) de forma que se acerque a la edad legal, ayudaría a mejorar la financiación del sistema, y coincidió con el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, en que los incentivos que ofrece ahora el sistema español de pensiones para prolongar la vida laboral más allá de la edad ordinaria de retiro "son prácticamente inexistentes".

Normas
Entra en El País para participar