La crisis del Covid paraliza el tradicional dividendo de las teles en abierto

Atresmedia suspende el pago de 56 millones por prudencia

Mediaset aprobó en junio destinar todo el beneficio a reservas

Presentación de la nueva edición de 'La Voz', de Atresmedia.
Presentación de la nueva edición de 'La Voz', de Atresmedia.

La crisis económica provocada por la pandemia del Covid-19 se ha llevado por delante, al menos este año, uno de los dividendos más tradicionales de la Bolsa española, el que pagaban las dos grandes cadenas de televisión en abierto, Mediaset y Atresmedia.

Así, Atresmedia comunicó ayer que va a proponer a la junta de accionistas del 21 de octubre la suspensión del dividendo complementario a cuenta del ejercicio de 2019. La primera propuesta del consejo pasaba por el dividendo a cuenta de 45,01 millones de euros, ya pagado, con un dividendo complementario de 56,4 millones y una aplicación de 1,58 millones a reservas voluntarias. Ahora, la empresa destinará los 58,01 millones restantes del beneficio anual a reservas voluntarias.

“Aplicando un criterio de prudencia, el consejo de administración ha decidido retirar del orden del día de la junta general ordinaria de 2020 el punto referente a la aplicación del resultado del ejercicio 2019, que incluía el reparto de un dividendo de 0,25 euros por acción, con un desembolso de 56,43 millones de euros”, destacó la compañía en el informe para la junta, en el que recordó que, como consecuencia del impacto de los confinamientos para luchar contra el Covid-19 y el hundimiento de la publicidad, los ingresos netos del primer semestre cayeron un 30,6%, hasta 375 millones. El beneficio neto fue 22,7 millones frente a 69,6 millones en el primer semestre de 2019, mientras que el resultado bruto de explotación acumulado a junio pasó de 103 a 42 millones. Atresmedia, no obstante, redujo sus gastos de explotación un 23,8%, hasta 332 millones.

Mediaset

En la misma dirección, en junio pasado, Mediaset España también decidió suspender el dividendo, y destinar a reservas voluntarias el beneficio neto distribuible obtenido en el ejercicio 2019. El plan inicial de la compañía era aprobar la distribución del beneficio resultante del ejercicio de 2019, que ascendía a 168,9 millones.

En el primer semestre, la empresa redujo sus ingresos un 22%, hasta 375 millones de euros, con una caída del ebitda ajustado del 38,9%, y del beneficio neto del 45,1%, hasta 70 millones. Mediaset recortó sus costes operativos un 13,8%, hasta 275 millones.

A lo largo de los últimos años, ambas compañías han mantenido una generosa política de remuneración al accionista, destinando a esta retribución la mayoría del beneficio neto registrado año a año. Su rentabilidad por dividendo ha sido estos años de las más altas del mercado español. De hecho, entre 2015 y finales de 2019 habían destinado a dividendos en torno a 1.230 millones de euros: 685 millones Mediaset y 551 millones Atresmedia.

En el ejercicio 2019, Mediaset repartió un dividendo ordinario con cargo a los resultados de 2018 por importe de 99,95 millones de euros. Además, puso en marcha un Plan de Recompra de Acciones, durante el cual se adquirieron 14.269.072 acciones, equivalentes a un 4,36% del capital social, con un desembolso de 94,5 millones.

Normas
Entra en El País para participar