Banca

Los consejos de CaixaBank y Bankia aprobarán hoy crear el mayor banco español

La operación fue ayer analizada por los supervisores y Competencia

La Caixa acudió el viernes al BCE para subir su peso del 40% en el banco

El martes por la noche la ministra de Economía, Nadia Calviño, y el presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, cerraron los flecos que quedaban pendientes para poder convocar a los consejos de administración de CaixaBank y de Bankia para aprobar su fusión, operación que dará lugar al mayor banco de España. Pero antes, las dos partes remitieron ayer a la comisión rectora del FROB la documentación de la integración. El FROB es el principal accionista de Bankia, con el 61,8% de su capital.

Esta comisión está integrada por 11 miembros con voz y voto en la operación. En ella se sienta la CNMV, Competencia, Economía, Hacienda y el Banco de España, además, claro está, de su presidente, Jaime Ponce. La opinión de este organismo es fundamental para la operación, los consejos podían haberse convocado para ayer, pero preferían que el FROB tuviese conocimiento de los detalles de la operación, aunque fuera solo incluido dentro del procedimiento habitual que llevan estas operaciones, ya que la aprobación definitiva se producirá en las próximas semanas.

En la reunión de hoy se dará luz verde definitiva al cierre de la ecuación de canje de la operación, una vez que todos los datos de la due diligence, para abordar la propuesta de fusión y definir el precio de la operación, están ya en poder de los consejeros.

La prolongación de los trabajos en la fase de intercambio de información, en la que se han analizado a fondo los números de cada entidad, y ciertas divergencias sobre la ecuación de canje son los factores que impidieron que los consejos se reunieran el pasado domingo, como se barajó.

En la nueva entidad resultante, que mantendrá el nombre y la marca CaixaBank, la Fundación La Caixa controlará el 30% del capital, ya que por debajo de ese porcentaje CaixaBank no podría seguir siendo cabecera del grupo fiscal que incluye a la fundación La Caixa y a Criteria, de acuerdo con la Ley del Impuesto sobre Sociedades y la de fundaciones bancarias. Eso complicaría la estrategia fiscal del grupo, con múltiples participadas.

Mantener este porcentaje no cuadraba con la pretensión del FROB de obtener una prima del 20% sobre la cotización media de Bankia desde que se anunció la operación el 3 de septiembre, y de controlar entre el 15% al 16% del capital de la nueva CaixaBank.

Ante ello, y tras enconarse las posiciones, el viernes pasado La Caixa consultó con el BCE si transitoriamente podría subir ahora su participación en el banco por encima del 40% que posee, tope que también fija la normativa de fundaciones. El supervisor europeo no vio inconveniente, a lo que se sumó que todas las partes querían salvar la operación, y la petición de Fainé no requería modificar ninguna norma europea, solo un criterio de buenas prácticas, explican fuentes conocedoras de la negociación.

Tras resolverse este punto, que permite a La Caixa conservar su 30% en CaixaBank, y subir a Bankia ligeramente su futura participación en la entidad resultante del 14% inicial al 15,5% o 16%, las negociaciones volvieron a fluir. Aunque también ha habido ciertos tiras y aflojas en el reparto del nuevo consejo de administración.

CaixaBank tendrá en el nuevo grupo entre el 74% al 75% y Bankia entre el 25% al 26%. Atendiendo solo a la valoración actual de los bancos en Bolsa, Bankia podría llegar a suponer alrededor del 30% del nuevo grupo en capitalización. El FROB habría impuesto lograr una prima mínima del 20% al 30% sobre las capitalizaciones previas al anuncio del inicio de negociaciones.

Hoy el consejo desvelará la ecuación de canje final, aunque todo apunta a que será ligeramente superior al 20% (hay que tener en cuenta la subida en Bolsa de Bankia y de CaixaBank).
En cuanto a la estructura del nuevo consejo, estará compuesto por 15 miembros, 10 de ellos independientes, y tres dominicales –uno de ellos representará al Estado, a través de la participación del FROB en Bankia, y dos de La Caixa–. Habrá dos ejecutivos, Gonzalo Gortázar, que será el primer ejecutivo, con cargo de consejero delegado, y José Ignacio Goirigolzarri, que será presidente ejecutivo. El resto, 10, serán independientes.

El banco, en cifras

Sedes. La sede estará en Valencia, donde se encuentran las sedes sociales de Bankia y CaixaBank. Además, habrá dos sedes operativas, una en Madrid y otra en Barcelona. La fusión supondrá la salida de 7.000 a 8.000 empleados en unos tres años, con el cierre de unas 1.500 oficinas. Los costes de reestructuración se costearán con el fondo de comercio negativo, derivado de la fusión, y que se eleva a unos 8.000 millones de euros, razón por la que no se necesita ampliación de capital.

Sinergias. El ahorro de costes de la operación se eleva a unos 720 millones de euros, lo que suman unas sinergias aproximadas de 5.000 millones.

Nace un gigante. La combinación de ambos bancos da un grupo con 664.027 millones de euros en activos, prácticamente en su totalidad en España, de los que Bankia aportaría 218.455 y CaixaBank los restantes 445.572 millones, y sería el mayor banco en negocio en el país, por encima de BBVA y Santander. Contaría con 6.727 en sucursales de partida (2.267 de ellas de Bankia) y 51.536 empleados en plantilla en este mercado y Portugal (35.589 a nómina de CaixaBank), aunque habrá duplicidades que permitirán ajustes en costes.

Normas
Entra en El País para participar