El mercado español supera las 20 marcas comerciales de fibra al aumentar la competencia

Orange ataca el ‘low cost’ al introducir fibra en tarifas de Simyo

Las estrategias multimarca disparan el número de actores

El mercado español supera las 20 marcas comerciales de fibra al aumentar la competencia
REUTERS

El mercado español de las telecomunicaciones sigue siendo casi único entre los grandes países europeos. Y es que, tras los últimos movimientos de algunas operadoras, el número de marcas comerciales que comercializan tarifas de banda ancha fija o convergentes fijo-móvil con fibra óptica supera las 20.

Orange ha sido la última. Ayer anunció que su marca Simyo va a ofrecer tarifas convergentes fijo móvil. Con este movimiento, el grupo comercializa tarifas convergentes fijo-móvil, con fibra, a través de sus cinco marcas, la propia Orange para premium, Jazztel, Amena, República Móvil y la citada Simyo, que tiene en torno a un millón de líneas. Con República Móvil y Simyo, la operadora ha buscado atacar el mercado low cost convergente, un segmento en el que el grupo considera que su presencia es menor que la que le debería corresponder como segundo operador nacional.

Entre el resto de las grandes compañías, Telefónica comercializa fibra en las tarifas bajo las marcas Movistar para premium y O2 para el ámbito del bajo coste y de clientes que no quieren televisión. Desde julio, la compañía decidió que Tuenti dejara de ofrecer esta tecnología de nueva generación, pasando los clientes que la tenían contratada a la citada O2.

Vodafone

Vodafone comercializa fibra a través de tres marcas: la propia Vodafone para el segmento premium, Vodafone Yu y Lowi, que se ha convertido en uno de los pilares de la vuelta de la compañía al crecimiento en número de clientes, gracias a sus tarifas low cost. La teleco decidió hace un tiempo dejar de comercializar la fibra a través de la marca Bit, cuyo objetivo inicial era convertirse en una filial puramente digital.

También MásMóvil ataca esta estrategia multimarca en el segmento convergente fijo-móvil. La compañía comercializa tarifas con fibra en cuatro de sus marcas, Yoigo, Pepephone, LlamaYa y la propia MásMóvil.

En su ofensiva por el mercado nacional, Euskaltel lanzó la pasada primavera la marca Virgin Telco, con tarifas fijo-móvil con fibra. Al mismo tiempo, la compañía mantiene sus históricas marcas en cada uno de los mercados de origen, Euskaltel en el País Vasco, R en Galicia y Telecable en Asturias.

Al margen de las cinco grandes operadoras, hay otras que poco a poco están ganando relevancia con su oferta de fibra. Entre ellas destaca la rumana Digi, uno de los actores de relevancia en el low cost, que ya comercializa su fibra en seis comunidades autónomas y 16 provincias. La firma contaba con 136.000 clientes en este ámbito al cierre del primer semestre.

Otras operadoras que se mueven en el mercado español de fibra óptica son Adamo, controlada por el fondo EQT y con una fuerte apuesta por las infraestructuras, y Ahí+ que, a través de compras de operadores más pequeños, está ganando presencia en pequeñas localidades y zonas rurales.

Aunque hay cinco grandes operadoras, más otros grupos más pequeños, la aplicación por parte de estas compañías de estrategias multimarca para atacar los diferentes segmentos del mercado, amplía a los ojos del cliente el número de operadores con ofertas. Y es que el usuario de a pie no tiene por qué saber a qué compañía pertenecen las marcas.

Ofertas agresivas

Flexibilidad. En un comunicado, Orange señaló que el usuario de Simyo puede crear su propia tarifa de móvil y cambiarlo todo desde el área personal y acceder a la fibra, a un precio de 25,99 euros mensuales con una velocidad de 100 Mbps y de 30,99 euros, con una velocidad de acceso de 300 Mbps.

Rebaja. El actual cliente de Simyo que tenga contratada ya una línea de móvil de siete euros o más con la compañía (excluyendo extras, especiales y completa tu tarifa), o un nuevo cliente que contrate una línea móvil de esas características junto con la fibra, verá reducida su cuota mensual de fibra en siete euros, manteniendo la misma velocidad: 100 Mbps por 18,99 euros, y 300 Mbps por 23,99 euros.

Normas
Entra en El País para participar