Banco

La banca paga al ICO hasta 285 puntos por la nueva línea de avales

El coste se fija según el plazo de amortización y si es pyme o empresa

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño.
La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño. UE

La nueva línea de 40.000 millones de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) destinada para la concesión de créditos para que las empresas realicen inversiones ya está en marcha desde la semana pasada. Pero al contrario de lo que ocurrió desde su inicio con los avales también del ICO por 100.000 millones de euros, cuyo destino era facilitar liquidez a pymes, autónomos y empresas como consecuencia del parón económico por el Covid, en esta ocasión su demanda es muy inferior, según aseguran varias fuentes financieras consultadas.

La explicación es que en estos momentos ni las pymes ni los autónomos, principales destinatarios de estos créditos, tienen planes de inversión ante la caída de la economía, mientras que la liquidez era, en los primeros meses de la pandemia, una urgencia para que este segmento del tejido industrial pudiese hacer frente a los pagos habituales de proveedores, nominas y diferentes gastos.

La escasa demanda que se ha detectado en los primeros días de su puesta en marcha parece abocar a esta nueva línea de avales a una prórroga en su fecha para su solicitud, según aseguran las mismas fuentes.

De momento, la fecha fijada para el final de estos avales para inversión es el 31 de diciembre, pero ya está en la cabeza de la banca pedir una prórroga si la demanda sigue tan apática como la semana pasada.

Recuerdan que cuando el Estado puso en marcha la línea de avales por 100.000 millones de euros el 6 de abril, de los que quedan ahora alrededor de 24.000 millones por cubrir, hubo tal exceso de demanda que el primer tramo, por un importe de 20.000 millones, se acabo prácticamente antes de abrir las ventanillas para su petición.

Estas mismas fuentes insisten, no obstante, que hay que dar tiempo para que las pymes soliciten estos créditos, ya que su fin es la inversión, y en estos momentos, con los rebrotes del coronavirus vuelven a paralizarse los planes que pudieran tener algunas empresas y autónomos. Los bancos deberán pagar al ICO por cada aval destinado a pymes y autónomos, que cubre el 80% del crédito, que concedan hasta 188 puntos básicos para préstamos con un plazo de amortización superior a los siete años, que sube a los 285 puntos básicos para las grandes empresas, y en las que las garantías ascienden al 70% de la financiación, según el acuerdo marco firmado entre la banca y el ICO.

Para plazos de hasta un año para pymes y autónomos el tipo que pagará la entidad será el 0,20%, que sube al 0,30% en el caso de las grandes empresas. Para plazos de tres años hasta seis el tipo de interés es de 80 puntos básicos para pymes, y de 120 a 125 puntos básicos en el caso de las grandes empresas.

De más de seis años y hasta siete, el precio es de 169 puntos básicos para pymes y de 260 para empresas. A estos tipos de interés el banco tendrá que añadir sus ganancias a través de un tipo de interés ligeramente más alto. Pero en ningún caso puede alcanzar los precios de los créditos comercializados sin avales, explica la normativa de estas garantías del Estado creadas para paliar los efectos de la crisis económica producida por la pandemia en las empresas y autónomos.

El 98% de la financiación para pymes


Avales. De las operaciones avaladas por el ICO, en torno al 98% corresponden a pymes y autónomos, y del total inyectado casi 75.000 millones de euros han sido garantizados por el Estado.

Solventes. Como condición para obtener esta financiación, y como ya ocurrió en la primera línea del ICO, las empresas a las que se dirigen estas iniciativas deben ser viables para solicitar estos préstamos, y no estar en crisis desde diciembre de 2019.

Sostenibilidad. La línea puesta en marcha el jueves pasado tiene como foco impulsar la actividad inversora en sostenibilidad medioambiental y digitalización.

Normas
Entra en El País para participar