Fusiones

Cani Fernández: “Van a venir muchas concentraciones de empresas”

La presidenta de la CNMC las ve "necesarias" en la actual crisis, pero dice que "velará" por la competencia

Cani Fernández, presidenta de la CNMC.
Cani Fernández, presidenta de la CNMC.

La presidenta de la CNMC, Cani Fernández, ha anticipado este viernes un aumento de las concentraciones empresariales en España ante la actual situación económica provocada por la pandemia de Covid-19 y ha garantizado que su organismo velará por la existencia de la competencia y los derechos de los consumidores.

"Somos conscientes de que en la situación postcovid de crisis las consolidaciones van a ser necesarias, pero, por supuesto, vamos a garantizar que la competencia siga existiendo y los consumidores no se vean afectados", ha manifestado, augurando que "van a venir muchas" concentraciones de empresas.

Así lo ha manifestado en la presentación de las novedades en su comparador de ofertas de energía, presentado junto con el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en un acto realizado en Madrid y retransmitido de forma telemática.

Fernández, elegida este año para suceder a José María Marín Quemada al frente de la CNMC dentro del relevo de gran parte de la cúpula de este organismo, ha destacado en su primer encuentro público con Garzón su voluntad de situar al consumidor "en primera línea de las iniciativas" del equipo que dirige.

En este sentido, ha reivindicado que "el funcionamiento eficiente de los mercados no debe entenderse como un objetivo en abstracto", sino en los "beneficios reales" consecuencia del mismo y el "bienestar de los consumidores" que, ha asegurado, es "en todo momento principio que guía a esta autoridad".

Las declaraciones de Fernández se producen tras conocerse la primera fusión desde la pandemia, la que afecta a CaixaBank y Bankia, actualmente tercera y cuarta entidad financiera, y que daría origen al primer banco doméstico del país, con activos por 650.000 millones de euros.

Una vez concluya el proceso de due diligence en el que las entidades se intercambian información, los consejos de administración de las mismas se reunirán en los próximos días para aprobar aspectos cruciales de la operación como la ecuación de canje, el reparto de poder, el organigrama, la sede social y el nombre comercial, entre otros.

Si la operación sigue adelante y una vez que los respectivos consejos den el visto bueno a la fusión, CaixaBank y Bankia convocarían sendas juntas extraordinarias, previsiblemente en octubre, para obtener la luz verde de los accionistas.

En cuanto a las autorizaciones, y dada su presencia mayoritaria en España -CaixaBank es la única de las dos que tiene presencia en el exterior, concretamente en Portugal- ambas entidades notificarán la operación a la CNMC en lugar de remitirla a Bruselas.

La Ley de Defensa de la Competencia plantea el procedimiento de control de concentraciones en dos fases. En la primera, que durará un máximo de un mes, se analizará la operación, y el consejo del organismo decidirá si la operación debe ser autorizada (con o sin compromisos) o, si por el contrario, exige un análisis más detallado.

La mayoría de operaciones se aprueban en esta fase. En 2016, se resolvieron 102 operaciones de concentración, de las que 96 fueron autorizadas en primera fase sin compromisos y 5 con compromisos.

Si se detectan problemas de competencia que requieren un mayor análisis, se pondría en marcha una segunda fase, con un análisis más minucioso todavía que incluye la consulta a terceros interesados. El pleno de la CNMC decide si la concentración debe ser autorizada sin más o si requiere que se apruebe sujeta a los compromisos que propone el comprador para que le autoricen su operación.

En el caso de que los compromisos no fueran suficientes para resolver los problemas de competencia identificados, el consejo puede imponer condiciones que complementen o, incluso, que sustituyan los compromisos propuestos por el comprador.

Dado el solapamiento de parte de su red de oficinas (unas 1.400 están en el mismo distrito postal) tanto CaixaBank como Bankia son consciente de que Competencia puede imponerles un repliegue en determinadas regiones donde cuentan con fuerte presencia (caso de Madrid o Comunidad Valenciana) por lo que el plan de compromisos presentado incorporaría esa eventualidad.

La operación permitiría al Gobierno además recuperar parte de las ayudas percibidas en el rescate de Bankia, que superan los 24.000 millones de euros, de los que hasta la fecha ha recuperado solo unos 3.000 millones a través de dos procesos de venta parcial y vía dividendos

Normas
Entra en El País para participar