Correos, 2.400 oficinas al servicio de la ciudadanía

Su red ofrece un gran potencial como canal de distribución y venta de productos

Nueva oficina de Correos.
Nueva oficina de Correos.

Forman parte de nuestra vida cotidiana, siempre han estado ahí pero no de igual forma. Las oficinas de Correos han evolucionado a lo largo de los años adelantándose a las demandas y necesidades de sus clientes con tecnología y nuevos servicios que poco tienen que ver con los de antes. Y es que Correos no sólo ha transformado la imagen clásica de sus sedes sino que ha implantado un nuevo concepto de servicio vertebrado en torno a la experiencia del cliente.

El objetivo es seguir potenciando sus productos con una mejora en los modelos de venta y comunicación para que sea el usuario quien elija en función de sus necesidades. Ejemplo de ello es el producto Paquetería Tarifa Plana, una modalidad exclusiva de la red de oficinas con la que tanto particulares como pymes pueden disponer de toda la paquetería de Correos de una forma más cómoda y económica. El cliente elige el plazo de entrega que desea y el embalaje que mejor se adapta a sus necesidades y todo ello con un precio fijo preestablecido, independiente del peso del envío. Existen cuatro tipos de embalajes disponibles: sobre acolchado, sobre rígido, caja mediana y caja grande. La entidad también ofrece un amplio surtido de embalajes, prefranqueados o blíster de sellos.

Lo cierto es que ahora las oficinas postales, además de remitir todo tipo de envíos con plazos y modalidades de entrega diferentes, disponen de multitud de servicios: giros nacionales e internacionales para las remesas de dinero, comercialización de la Tarjeta Correos Prepago Mastercard como procedimiento de pago y para dispensar efectivo en oficinas y cajeros, no vinculada a ninguna cuenta bancaria, y gracias a los acuerdos alcanzados con entidades como Banco Mediolanum, Evo Bank y Triodos Bank en las oficinas se puede realizar operaciones bancarias básicas.

Otra novedad encaminada a mejorar la atención al público es el espacio 24/7. Se trata de una zona permanentemente abierta que incluye servicios como el Citypaq (taquillas de entrega automática de paquetería), el acceso a apartados personales sin límite horario y a las máquinas para la admisión y envío automatizado de paquetes.

Además, Correos ofrece cada vez más servicios que ponen en contacto a la Administración con el ciudadano a través de la Oficina de Registro Virtual de Entidades (ORVE), que actúa como registro de entrada para los documentos dirigidos a Comunidades Autónomas, organismos locales, universidades y Administración General del Estado.

Asimismo, en las oficinas postales se pueden pagar impuestos, recibos de cualquier suministro, sanciones de tráfico, recargar móviles, comprar entradas para actividades de ocio, lotería y billetes de tren.

Por último, cabe destacar que del total de sucursales, 2.393, más de la mitad, unas 1.297, están ubicadas en zonas rurales o de baja densidad de población en las que, según datos de Correos, residen más de 15 millones de personas que no tienen otro acceso directo y presencial a estos servicios. Por tanto, las nuevas líneas de negocio de Correos dan también respuesta a las necesidades de pequeños negocios y particulares de la España vacía.

Burofax, un servicio tradicional de plena actualidad

Las oficinas están completamente digitalizadas.
Las oficinas están completamente digitalizadas.

Messi lo ha puesto de actualidad, pero el burofax es un servicio que Correos ofrece desde hace años que permite enviar de manera urgente documentos que requieran una prueba ante terceros. Al tratarse de una comunicación fehaciente con valor probatorio, el contenido del texto queda acreditado, así como el emisor, el destinatario y la fecha de envío. Es útil para realizar reclamaciones, renovar o poner fin a un contrato… Tanto, que si un inquilino le envía un burofax al propietario diciendo que abandona la vivienda un día determinado, esta comunicación servirá de prueba ante un tribunal en el supuesto de que el casero le demande.

El burofax se envía desde las oficinas postales. Si se hace por internet, es necesario registrarse en el portal de Correos. Después se prepara el burofax, que está formado por una carátula y el archivo que quiera enviar el remitente. El titular debe verificar el documento que va a entregar y confirmar el contenido., aunque también cabe la posibilidad de hacerlo a través de cualquier ordenador en sus oficinas virtuales. El valor probatorio frente a terceros es el mismo.

La diferencia con otros servicios como el correo certificado es que en el caso del burofax no solo se certifica que el mensaje ha sido recibido, sino cuál es ese mensaje.

Normas
Entra en El País para participar