Banca

La fusión con CaixaBank permitirá levantar los límites salariales en Bankia

Las limitaciones afectan a directivos y administradores. Tras la integración, todos los directivos dejarán de tener restricciones

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank (izq), y José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Banki (der)rn
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank (izq), y José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Banki (der) EUROPA PRESS

Si finalmente sale adelante la fusión de CaixaBank con Bankia, como todo indica hasta el momento, los directivos de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri serán los más beneficiados por la operación. Tras ocho años con sus sueldos limitados a un tope de 800.000 euros anuales, de los que 500.000 euros corresponden al salario y el resto, hasta un máximo de 300.000 euros, en concepto de retribución variable, la cúpula de Bankia podrá equiparar su retribución a la de sus colegas de CaixaBank.

Una de las consecuencias de la fusión de ambas entidades financieras es que permitirá levantar las restricciones salariales de los directivos de Bankia derivadas de una norma redactada tras la entrada del Estado en su capital.

En 2012, cuando el Estado inyectó hasta 22.424 millones de euros en Bankia, entre otras medidas, se limitó, a través de una disposición general del Ministerio de Economía, el salario de los directivos de la entidad, al pasar a la órbita de entidad nacionalizada.

Ahora, si la fusión llega a buen puerto, estas restricciones salariales podrán levantarse como ya ocurrió en el caso de los directivos de Catalunya Caixa, cuando esta excaja de ahorros pasó a manos de BBVA, tras ser intervenida y posteriormente adquirida al FROB en julio de 2014.

Varias fuentes, incluido el Banco de España, Bankia y CaixaBank, mantienen que aún es pronto para decidir sobre esa cuestión. Argumentan que no será hasta que CaixaBank y Bankia entreguen los documentos sobre las condiciones de su posible fusión cuando se decida sobre la cuestión salarial.

Fuentes financieras conocedoras del proceso de fusión, mantienen que este punto ha sido uno de los que se han incluido en las negociaciones, y aseguran que, como ocurrió en el caso de Catalunya Caixa, todos los directivos dejarán de tener restricciones.

En el caso de Catalunya Caixa, las restricciones salariales de los directivos se levantaron automáticamente, tras su absorción por BBVA y en consecuencia la desaparición jurídica de la entidad catalana. Otras fuentes financieras añaden, además, que no tendría sentido que los directivos de CaixaBank cobrasen un sueldo, al no estar afectados por estas limitaciones, y los que procedan de Bankia perciban un sueldo inferior en funciones similares.

En 2012, el Gobierno dictó una orden para los supuestos de integración de entidades con ayudas en otras sin ayudas, pero no es del todo claro si es la que se aplica en esta ocasión o si la desaparición de los límites es automática.

La orden de 3 de agosto de 2012 explicaba que en las integraciones de entonces de entidades con y sin ayudas, los directivos de la entidad privada no se verían afectados por las limitaciones y señalaba: “Deberá presentarse al Banco de España un listado de directivos y administradores, especificando los que quedarán afectados por las restricciones (...) y los que no”. Este listado se presentaba de manera simultánea al resto de documentos que, según la normativa aplicable, deba presentarse al Ministerio de Economía “con el objeto de obtener la autorización de la integración”.

En el artículo 7.3 de la orden, además, se señalaba que respecto a los directivos de la entidad con ayudas públicas, previo informe del Banco de España (cuyas funciones supervisoras han pasado ahora al BCE), “a la vista del plan de retribuciones presentado (...) y de la situación económico-financiera de las entidades participantes”, Economía podrá autorizar que se levante la restricción salarial a los directivos procedentes de la firma nacionalizada.

Tras la aprobación de la fusión de Bankia, en la que el Estado controla el 61,8%, y CaixaBank, Criteria (holding de la Fundación La Caixa, dueña del 40% de CaixaBank) tendrá alrededor de un 30% de la entidad resultante, mientras que el FROB controlará entre el 14% al 16%.

Sea porque la fusión supone la desaparición jurídica de Bankia al ser absorbida y con ella de las restricciones o sea porque se aplica el régimen previsto en la orden de 2012, la fusión con CaixaBank permitirá en todo caso que se supriman esos límites a la retribución.

Los sueldos de las dos entidades

Gual. El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, percibió el pasado año un sueldo de 1,38 millones de euros, un 7,8% inferior a lo recibido un año antes, debido a que en 2019 ya no estuvo en el consejo de administración de Repsol.

Gonzalo Gortázar. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, recibió en 2019 una retribución entre fijo y variable de 3,76 millones de euros, de los que 1,56 millones correspondieron al salario fijo. Su sueldo total se incrementó en 200.000 euros por el aumento de las aportaciones al sistema de ahorro a largo plazo. En 2019, los miembros del consejo de administración de esta entidad ingresaron 7,75 millones, un 8,8% menos que un año antes porque el número de consejeros se redujo en dos miembros, al pasar a 16.

Bankia. Tanto el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, como el consejero delegado, José Sevilla, tienen el sueldo limitado al tope de 800.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar