Servicio de pagos

El 81,5% de los europeos operará ya con su banco por el móvil en 2024

El ‘open banking’ crece a ritmos del 24,4% al año

Una persona paga con un móvil en un datáfono de CaixaBank
Una persona paga con un móvil en un datáfono de CaixaBank CAIXABANK

El próximo 14 de septiembre se cumple un año desde que entró en vigor la norma de servicios de pago PSD2, que ha supuesto una auténtica revolución en la relación del cliente con su entidad financiera y con sus hábitos de pago. “Los bancos y proveedores de servicios de pago de la Unión Europea pasaron a tener que aplicar la nueva directiva, cuyo objetivo es mejorar la competencia, impulsar la innovación y mejorar la seguridad en el intercambio de datos de clientes. La directiva marcó el comienzo de la era del open banking en Europa, liberando datos financieros y de pagos de los bancos”, explican desde la plataforma de pagos para fintech Unnax.
Pese al cambio radical que ha supuesto en el sector de servicios de pago esta normativa, los expertos mantienen que aún hay lagunas pendientes de resolver, sobre todo para bancos, reguladores y TPP, como establecer un marco de cooperación que permita a todas las partes disfrutar de los beneficios de la PSD2 y garantizar un cumplimiento no solo de la forma sino del fondo de la directiva. “De lo contrario, la PSD2 y el open banking (apertura de la información bancaria de un cliente a terceros) estarán siempre limitados y los cientos de actores que operan bajo su mandato no podrán explotar todo su potencial para satisfacer las demandas de unos consumidores”, coinciden los expertos.
De acuerdo con estudio de Allied Market Research, el tamaño del mercado global de open banking representó a penas 7.295 millones de dólares (6.166 millones de euros)en 2018, y se espera que alcance los 43.152 millones de dólares (36.474 millones de euros) en 2026, registrando un crecimiento anual del 24,4% de 2019 a 2026.

El factor principal que contribuye al crecimiento del mercado open banking global incluye el aumento en el número de personas que utilizan aplicaciones y servicios financieros digitales, incluyendo plataformas online de pagos. De hecho, en Europa se estima que la penetración de smartphones y el número de usuarios crecerán alrededor del 4,9% por año, para alcanzar el 81,4% de la población en 2024, de acuerdo con un estudio de Statista.

Además, globalmente, el sector de pagos es el segmento que presentará más rápido crecimiento entre 2018 y 2026 dentro del open banking, según datos de Allied Market Research, y según todos los expertos consultados. Incluso el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, mantiene que el futuro del sector bancario está en los medios de pago, según ha explicado en una conferencia.

Según datos extraídos de Open Banking Tracker hay actualmente en Europa 228 bancos conectados vía API open banking (medio para conectar dos softwares entre sí para el intercambio de datos en formato estándar, y proviene del término en inglés Application Programming Interface). Hace 2 años eran solamente 9. Ahora hay 361 entidades en el Reino Unido y la UE autorizadas a ofrecer servicios de agregación de cuentas bancarias y de iniciación de pagos, con representantes en diversos países. En España, bancos como BBVA, Bankia, Sabadell, Santander o CaixaBank, entre otros, cuenta ya con estos agregadores de cuentas, aunque el mercado español es el que cuenta con menos API, solo con 8. Solo Italia, con 7 está por debajo.

Reino Unido es el más avanzado en este servicio de pagos, con 155 API, Alemania con 36 y Suecia con 26, según datos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Además, la financiación a estas empresas no para de crecer, según reconocen los expertos.
Según la investigación de Unnax, que agrega datos de Crunchbase y otros directorios de inversión en startups, un grupo de 26 empresas europeas que realizan agregación de datos bancarios e iniciación de pagos automatizada levantaron un total de 260 millones de euros en el último año.

Servicios. Los consumidores de entre 20 y 30 años se vuelven cada vez más receptivos hacia los servicios bancarios ofrecidos por empresas no financieras, por ello, las API open banking llegan en un momento oportuno para gigantes tecnológicos como Google, Amazon, Facebook, Apple, “proporcionando un acceso más amplio a los datos financieros de los consumidores. Los bancos tradicionales tienen que competir no solo con otros bancos, sino también con empresas emergentes innovadoras que diseñan nuevas soluciones y servicios a partir de datos que, hasta hace poco, residían exclusivamente en las manos de los bancos”, explican desde Unnax.

Plazo. La EBA, tras recibir y escuchar a comercios, bancos y medios de pago, decidió ampliar la plena operativa de la PSD2, para el 31 de diciembre de 2020.

Normas
Entra en El País para participar