Macroeconomía

Illa dice que lo "ideal" es aprobar los Presupuestos con Podemos y ERC

El ministro de Sanidad opina que la aprobación de los Presupuestos "debería concernir a todas las formaciones políticas"

Salvador Illa
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante una rueda de prensa ofrecida el viernes en el palacio de La Moncloa. EFE

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, considera que lo más "ideal" para aprobar los Presupuestos del Estado para el próximo año sería hacerlo "con la mayoría que dio apoyo a la investidura del presidente del Gobierno", aunque admite que "lo más importante" es que puedan aprobarse.

En una entrevista que hoy publica La Vanguardia, el ministro opina que la aprobación de los Presupuestos "dada la situación actual del país, también debería concernir a todas las formaciones políticas. Pero, en fin, cada cual asume su responsabilidad y decide de la forma que considera más conveniente".

Sobre las desavenencias del PSOE con Unidas Podemos, el ministro dice: "Lo que yo veo en los órganos de decisión y en la interacción diaria evidencia que tenemos objetivos compartidos muy claros que marca el presidente".

Preguntado sobre si es partidario de indultar a los presos independentistas, Illa responde que es "partidario de respetar el Estado de derecho con todos los mecanismos que prevé".

Illa, que fue uno de los negociadores del apoyo de ERC a la investidura de Pedro Sánchez, insiste en que "el Gobierno tiene una apuesta firme y la mantiene: la vía del diálogo que ofreció al principio de la legislatura. Se trata de buscar los puntos de encuentro".

También afirma que si no ha habido reuniones de la mesa de diálogo entre los Gobiernos de España y de Cataluña "no ha sido porque el Gobierno no haya querido" y recuerda que "en los últimos meses la prioridad ha sido abordar la pandemia. Además el escenario preelectoral (en Cataluña) no lo ha creado el Gobierno de España, sino quien hace unos meses dijo que el Govern estaba agotado".

Lejos de la situación de marzo

Por otro lado, Salvador Illa, asegura que si se cumplen las medidas actuales para frenar los contagios de coronavirus no habrá que adoptar otras: "Nada hace pensar que tengamos que volver a una situación como la de marzo".

El titular de Sanidad explica que la situación actual de la pandemia es distinta a la de marzo, y que ahora "hay que estabilizar la curva y bajar los contagios".

"Estamos ante un incremento de casos que tenemos que controlar pero que hoy por hoy no amenaza el sistema sanitario", una subida que atribuye a factores como la movilidad desde el fin del estado de alarma y la mejora del sistema de detección precoz de casos.

También dice que la casuística de los casos detectados en la actualidad es distinta a la que había al principio de la pandemia: "Si valoramos los datos en su conjunto vemos que más de la mitad son asintomáticos, que la media de edad es mucho más baja (en torno a los 40 años), casos más leves, que la presión hospitalaria ronda el 5% y que, afortunadamente, el número de fallecimientos es muy distinto".

De no estabilizarse, explica que se procederá conforme al "plan de respuesta temprana pactado con las autonomías" en junio, que prevé varios escenarios y fases.

Además, pide que no se minimice la importancia de la presión hospitalaria actual --en torno al 5%--, porque de incrementarse los casos acabará subiendo: "Y eso no nos lo podemos permitir".

Vuelta a la escuela

Ante la vuelta a las aulas en septiembre, defiende que el Gobierno tiene unos criterios "muy trabajados desde hace tiempo", con 2.000 millones de euros que se invertirán en materia educativa del fondo de 16.000 millones destinado a las comunidades autónomas.

Insiste en que los padres no deben llevar a sus hijos al colegio si tienen síntomas, como fiebre: "Si no, no habrá salida. Un trabajador, un niño, quien sea que tenga síntomas, no debe salir de casa".

Sobre la vacuna para el coronavirus, asegura que "si tuviera que hacer un pronóstico hoy, con los datos de los que dispongo, diría que en diciembre podríamos empezar a vacunar a los colectivos que más lo necesitan".

Sobre las concentraciones convocadas por la ANC para la Diada en Cataluña, recuerda que el derecho a manifestarse es un derecho fundamental y apela "al sentido común, la sensatez y el respeto escrupuloso a las decisiones de las autoridades sanitarias" en una situación que califica de delicada.

Al preguntársele si la desescalada se hizo demasiado rápido en Cataluña y en la comunidad de Madrid, asegura que se hizo "bien" y que en otros países también ha aumentado el riesgo de rebrote con la recuperación de la movilidad.

"Además, las comunidades están adoptando bien restricciones para atajar el contagio allí donde se ha detectado que se producen la mayoría de los casos, en espacios de ocio nocturno y familiar",  explica.

Y se muestra convencido de que se conseguirá corregir la curva a la baja, como ocurrió en Aragón y en Cataluña, que "se estabilizó, aunque ahora hay un repunte".

También rechaza valorar la actuación de la Generalitat en esta crisis porque prioriza la colaboración y la coordinación: "Desde el Gobierno, vamos a seguir teniendo un enfoque constructivo, porque nadie, ni el señor Torra, ni la señora Ayuso, ni yo mismo, ni ningún líder político o responsable tiene la solución mágica".

Normas
Entra en El País para participar