Los cinco grandes bancos se lanzan a por el ‘euro digital’

La firma nacional Iberpay, en la que participan los bancos, centraliza el proyecto

Iberpay euro digital
Sede de Banco de España EUROPA PRESS - ARCHIVO

La banca española se convirtió en 2016 en pionera en el lanzamiento de los pagos instantáneos. Primero inició su andadura doméstica con Bizum, una aplicación del móvil que ya cuenta con 10 millones de usuarios y se ha convertido en toda una historia de éxito en la que participan todas las entidades españolas. Poco después, en 2017 la banca española participó con otras firmas en las primeras transferencias inmediatas realizadas en Europa. Ahora quiere dar un paso más y convertirse nuevamente en la pionera en operar con dinero digital en Europa, previsiblemente, el euro digital.

En los próximos días el consejo de administración de Iberpay, compañía española de servicio de pagos en la que participan las principales entidades financieras del país, pondrá fecha para realizar las primeras pruebas para operar con dinero digital, según apuntan varias fuentes financieras.

La idea inicial era haber llevado a cabo estos ensayos este mes de agosto, pero el Covid ha retrasado el proyecto, por lo que los principales bancos españoles prevén que el análisis se pueda efectuar entre septiembre u octubre a más tardar.Ya en un informe de Iberpay correspondiente a 2019, se confirma que “se está trabajando en el posible lanzamiento próximo de una prueba de concepto de un modelo de dinero digital tokenizado sectorial orientado preliminarmente a ofrecer una posible alternativa digital al efectivo”.

El documento añade que “este modelo estaría centrado en la emisión de tokens por Iberpay, desde una cuenta común sectorial, cuyos fondos, que serían propiedad de la compañía, actuarían como respaldo del dinero digital emitido, que sería, a su vez, distribuido, en su caso, a los clientes por las entidades financieras”.

El modelo planteado ha sido ya evaluado “de forma exhaustiva desde un punto de vista legal, analizándose los aspectos jurídicos a tener en cuenta en el caso de plantear un escenario productivo, incluyendo posibles cambios en el objeto social de Iberpay, así como la eventual necesidad de una regulación ad hoc, nuevas obligaciones jurídicas y contractuales”, añade el documento.

La banca española quiere adelantarse al resto de sus colegas europeos, una vez que sabe que es solo cuestión de tiempo, y no mucho, cuando los bancos centrales decidan implantar el dinero digital, más desde que Facebook anunció en junio del pasado año su objetivo de lanzar una criptomoneda, Libra, que inicialmente contó con el apoyo de más de 100 compañías, entre las que se encontraban Visa, PayPal o Mastercard, pero cuyo proyecto se ha ido desinflando, aunque no deja de ser aún una amenaza para la política monetaria de los bancos centrales, y de la banca comercial, como otras criptomonedas.

El Banco Central Europeo ya anunció a finales de 2019 que estudia la posibilidad de implantar una alternativa a las criptomonedas y al bitcóin. El proyecto pasaría por crear una nueva moneda digital basada en criptografía, las denominadas Central Bank Digital Currency, que aprovechen las ventajas de la tecnología blockchain, que ya está siendo usada por la banca, y la reducción de costes aparejados al dinero digital. Eso sí, sin perder el control y la transparencia de las operaciones financieras convencionales, explica un experto en criptomonedas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), como el G7, además de los bancos centrales, abrieron un debate sobre la necesidad de crear monedas digitales, que se ha inclinado por su creación.

De momento, el proyecto piloto español se pondría en marcha con los cinco grandes bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Banco Sabadell), los mismos que hace algo más de un mes anunciaron que habían superado las pruebas piloto para lanzar, junto a Iberpay, sus primeros pagos en redes blockchain, que tienen como objetivo facilitar la iniciación de transferencias inmediatas de elevado volumen de pagos desde esta tecnología en menos de dos segundos.

Este proyecto se completa con otro para habilitar la conexión entre diferentes redes sectoriales no bancarias o mixtas para iniciar transferencias sin bancos.

Un proyecto con el apoyo del Banco de España

Euro digital. El proyecto pasa por que la banca pueda operar con una nueva moneda digital, que inicialmente, sería como un euro digital, con un valor paritario a la divisa de la UE. La emisión de este previsible euro digital estaría a cargo del BCE, como es lógico; “de hecho, euro digital que se emita, euro físico que desaparecería”, explican de forma gráfica desde un banco, que añade que sería como las fichas de un casino, que solo tienen valor dentro de ese establecimiento de juego, pero al final de la noche en el casino te cambiarán las fichas por dinero.

A favor de las pruebas. Fuentes del Banco de España aseguran a este periódico que la institución “está al tanto de las pruebas y mantiene comunicación frecuente con Iberpay respecto a las mismas. Nuestra participación se limita a observar cómo el sector prueba y se familiariza con estas nuevas tecnologías de cara a su posible desarrollo futuro, preparación que es positiva y necesaria. Respecto a las ventajas de una moneda digital, es un tema abierto en el que tanto el sector privado como el público están trabajando y colaborando, y es pronto para extraer conclusiones”.

Normas
Entra en El País para participar