Farmacia

El uso del plasma en EE UU frente al Covid-19 refuerza la acción de Grifols

La autoridad americana lo aprueba por la vía de emergencia

La acción de la compañía española se revaloriza un 1,63%

El uso del plasma en EE UU frente al Covid-19 refuerza la acción de Grifols

EE UU decidió este lunes aprobar por vía de emergencia el uso del plasma de personas que han superado el Covid-19. Aunque esa decisión no parece tener un impacto directo en la multinacional española de hemoderivados Grifols, los inversores respaldaron ayer la acción de la compañía catalana, que cerró con una subida del 1,63% en la sesión (en los títulos de clase A) aunque llegó a apreciarse cerca del 6%. Estas acciones cerraron a un precio de 23,67 euros.

La FDA (Agencia del Medicamento de EE UU, en sus siglas en inglés) dio el visto bueno al uso del plasma de pacientes recuperados (el denominado plasma convaleciente) como tratamiento para los enfermos de coronavirus. La autorización, aprobada por la vía de emergencia, está basada en los ensayos llevados a cabo por la Clínica Mayo de Rochester, que ha aplicado a 70.000 enfermos plasma extraído de personas recuperadas del virus.

Según indicó en televisión Scott Gottlieb, ex responsable de la FDA, la aprobación del uso de emergencia de los derivados plasmáticos beneficiará a los laboratorios que ya están suministrando los fármacos.

GRIFOLS SA 14,60 -0,41%

Grifols, igual que otras empresas del sector, participa de una forma sin ánimo de lucro a través de una alianza para facilitar a los hospitales plasma obtenido de voluntarios que han superado la Covid-19.

Cuando una persona se recupera de la patología, puede donar su plasma con anticuerpos frente al virus SARS-CoV-2. Actualmente se ensayan dos vías de terapias diferentes para el uso de ese plasma convaleciente. Por un lado, está lo que se conoce como una transfusión directa al paciente. Este es el tratamiento que la FDA ha aprobado. La segunda fórmula es elaborar con el plasma convaleciente un medicamento derivado de ese plasma, una inmunoglobulina hiperinmune, que se pueda fabricar por los laboratorios y distribuir a cualquier hospital. En este segundo caso, que realmente es el negocio de Grifols y sus competidores, todavía no ha sido autorizado, ya que está en pruebas en distintos centros sanitarios de EE UU.

Grifols sí está avanzando con este nuevo fármaco, la inmunoglobulina hiperinmune con anticuerpos específicos contra el virus SARS-CoV-2. La firma está produciendo ese derivado plasmatico experimental en su planta de Clayton, con destino a los ensayos preclínicos y clínicos sobre el coronavirus. Sobre ese ensayo en fase muy inicial de momento no hay datos ni aprobación comercial. A finales de julio, la multinacional avanzó que ya había fabricado los primeros lotes de este tratamiento. Desde abril, el laboratorio ha acelerado la recogida de plasma de personas recuperadas de Covid-19 en más de 245 centros en EE UU.

En paralelo, Grifols está colaborando en España con seis hospitales en un ensayo similar al que la FDA acaba de dar luz verde.

Normas
Entra en El País para participar