Política

Casado rechaza ser la “muleta” de Sánchez y deja en el aire los Presupuestos

Asegura que “no hay pacto posible” con el Gobierno de coalición

El PP cambia de estrategia con los nuevos nombramientos

El presidente del PP, Pablo Casado, con Ana Pastor, Cuca Gamarra y José Luis Martínez-Almeida en la reunión de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular de este jueves.
El presidente del PP, Pablo Casado, con Ana Pastor, Cuca Gamarra y José Luis Martínez-Almeida en la reunión de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular de este jueves.

El presidente del PP, Pablo Casado, advirtió ayer que su partido no puede formar parte de la gobernabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, porque es la alternativa y no una “muleta sustitutoria” o un “recambio de Podemos”, lo que deja en el aire la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021, que serán fundamentales para aprovechar las ayudas europeas y reconstruir el país tras las consecuencias económicas y sociales que ha traído consigo la pandemia de coronavirus.

Así lo expresó el líder del principal partido de la oposición en el marco de la Junta Directiva Nacional del PP, donde se ratificaron los nuevos cargos en la directiva del partido, marcando las distancias con el Gobierno del PSOE y Podemos.

Casado dejó claro que “no hay pacto posible” con quien pide la abdicación del rey, el entendimiento con Cataluña o el “blanqueamiento” de Bildu, con lo que descartó llegar a acuerdos con el actual Gobierno de coalición. Además, insistió en que nadie del PP aspira a ser ministro de un Gobierno de Sánchez “sino a derrotarle en las urnas”.

Cambio de estrategia

La cúpula popular aprobó ayer su propuesta para que Cuca Gamarra sea la nueva portavoz parlamentaria en sustitución de Cayetana Álvarez de Toledo; Ana Pastor, la nueva vicesecretaria ejecutiva de Política Social; y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, el nuevo portavoz nacional del partido, en el tercer puesto del organigrama, por encima de los vicesecretarios.

Casado defendió el cese de Álvarez de Toledo y la ratificación del resto de nombramientos como una forma de “parecerse a la sociedad” para visualizar un “proyecto transversal e ilusionante” en una nueva etapa de oposición, en la que quiere demostrar que es posible gobernar “de otra manera” en España.

Asimismo, apuntó que los cambios suponen una “renovación con simbiosis de experiencia”, porque previamente los nuevos dirigentes han ostentado importantes cargos de gestión en la administración pública. Además, hizo un guiño a los socialdemócratas “decepcionados”, admitiendo que no se conforma con “seguir siendo un partido grande” sino que aspira a serlo aún más “para cobijar de nuevo a diez millones de españoles”.

Por otro lado, lanzó ayer duras críticas a la gestión que el Gobierno está haciendo de la pandemia del Covid-19 y le recriminó que fue una “imprudencia” cantar victoria antes de tiempo, lo que a su juicio llevó a “bajar la guardia” a los ciudadanos, sobre todo a los jóvenes. Así, instó al Ejecutivo a que “coordine al conjunto de administraciones”, sobre todo de cara al curso escolar.

Normas
Entra en El País para participar