Inmobiliario

La afluencia a los centros comerciales en verano vuelve a hundirse pese a la nueva normalidad

El 85% de los operadores pide retrasos o bonificaciones en los alquileres

Casi un 15% de la superficie de restauración no ha reabierto

Afluencia Centros Comerciales Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Lo que parecía una recuperación rápida de la afluencia a los centros comerciales tras el cierre por el confinamiento se ha vuelto a quebrar en verano. A partir de inicios de julio, la afluencia de consumidores a estos complejos de compras ha vuelto a desplomarse respecto al pasado año. Si a mediados de junio, ya con la nueva normalidad vigente en España, la afluencia era solo de un 32% inferior a 2019 (la menor desde el inicio de la crisis por la pandemia), las siguientes semanas las visitas de los compradores volvían a hundirse, según los datos de la gestora de activos MVGM.

La esperada recuperación de la afluencia en forma de V tras haber caído a mínimos finalmente no se ha producido. En marzo y abril las visitas fueron prácticamente nulas por el confinamiento excepto en supermercados y tiendas consideradas esenciales. A partir de mayo, según se avanzaban en las fases de desconfinamiento los consumidores fueron regresando. Pero en verano se quebró la tendencia (ver gráfico) marcando un mínimo a finales de julio, donde la caída de las visitas era del 46% respecto a un año antes. En los primeros días de agosto, con los últimos datos disponibles, la diferencia era del 39% (ver gráfico), según las cifras de MVGM, empresa holandesa de property management que gestiona 1,1 millones de metros cuadrados de superficie comercial en España.

De momento, se desconocen los motivos por los que los consumidores han reducido su afluencia en verano más que en junio a pesar del levantamiento del estado de alarma, pero coincide en el tiempo con un posible miedo a los rebrotes, también puede deberse a un menor consumo en zonas turísticas y la menor llegada de extranjeros, además de un cambio en el patrón de comportamiento de los hogares. “El nuevo consumidor hace la compra de forma más inteligente. Es una compra rápida, eficiente y segura”, explica Elisa Navarro, directora general de MVGM en España.

El confinamiento y la menor actividad en estos templos del consumo ha provocado que los operadores de los locales comerciales hayan aguantado a duras penas estas semanas, por lo que han tenido que renegociar con los dueños de los centros el importe de los alquileres que pagan. El 51% de los inquilinos han solicitado a los propietarios una bonificación en el precio a pagar; el 35,6% han pedido una condonación de la renta; un 3,4% han optado por reclamar un aplazamiento, e incluso casi el 3% han rescindido el contrato cerrando el negocio, según las cifras de MVGM. “Más del 75% de los contratos están afectados por algún tipo de renegociación”, afirma Navarro. “Se están llegando a acuerdos, sobre todo por parte de los grandes dueños en base a solidaridad y colaboración”, añade.

La nueva normalidad también ha conllevado que casi todos los locales hayan reabierto, sobre todo en el comercio minorista (97,6%) y la alimentación (99,8%), en el caso de esta última actividad siendo la menos afectada al considerarse un servicio esencial. Sin embargo, en el apartado de ocio dentro de los centros comerciales existe más de un 15% de la superficie que todavía no ha reabierto y en el caso de la restauración llega a casi un 14%. “La recuperación está siendo más lenta en algunos negocios. En ocio es muy complicado”, afirma la directora general de la firma holandesa.

Fuera de la gestión de los centros comerciales, en los edificios de oficinas, las cifras de MVGM señalan también que un 12% de los inquilinos han solicitado una bonificación de las rentas, un 6,6% un aplazamiento y un 14% una condonación. Navarro señala que en este caso la vuelta al trabajo presencial se hará de forma muy paulatina.

Nuevo negocio residencial de MVGM

La multinacional holandesa MVGM gestiona centros comerciales, oficinas y superficie logística en España, en total cerca de 3,3 millones de metros cuadrados. Para el mes de septiembre estrenará además un área de residencial en alquiler, para gestionar la promoción de este tipo de viviendas y trabajando para grandes clientes que están impulsando este negocio. “Es necesario que se desarrolle y profesionalice en España la gestión de la vivienda en alquiler”, asevera Elisa Navarro, su directora general.

La empresa desembarcó con fuerza en España en 2019 tras adquirir el negocio de gestión inmobiliaria de JLL. Pelea el liderazgo con otras firmas como CBRE, Savills Aguirre Newman y Cushman & Wakefield.

Normas
Entra en El País para participar