Distribución

Carrefour mantiene los beneficios en España gracias a los dividendos de las filiales

Ganó 140 millones en 2019 tras recuperar 166 de distintas filiales

Carrefour 2019 Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Centros Comerciales Carrefour, la sociedad con la que el gigante francés de la distribución lleva a cabo su negocio de hipermercados en España, registró en 2019 un beneficio neto de 140,3 millones de euros, un retroceso del 77% respecto al registrado el año anterior. Sin embargo, hay que reseñar que el resultado de 2018, que reflejó una ganancia de 613 millones, estuvo alterado por el cobro masivo de dividendos de sus distintas filiales, a las que también exprimió buena parte de sus reservas.

Esta práctica se vio reducida exponencialmente en 2019, pero aún así fue el principal elemento para que el grupo de hipermercados francés pudiera cerrar el ejercicio en positivo en el mercado español. Así se extrae de sus cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil, que muestra cómo Carrefour sufrió un deterioro en las variables que miden su rentabilidad operativa.

Por un lado el resultado de explotación, que fue negativo en casi 49 millones, 30 más que en el ejercicio anterior. Gran parte de esa diferencia se explica por el incremento en los gastos de personal, que pasaron de 802 a 830 millones de euros, una subida que no pudo compensar a través del crecimiento de sus ventas. Estas fueron de 8.039 millones, un 0,3% más, repartidas entre los 170 establecimientos que explotaba el año pasado.

Su ebitda, a diferencia del resultado de explotación, sí fue positivo, en este caso de 81,2 millones. Sin embargo, esta cantidad fue un 39,3% inferior a la registrada en el año anterior. Si en 2018 el ebitda suponía el 1,67% de las ventas, en 2019 fue el 1%, tal y como refleja en su informe de gestión.

De ahí que el cobro de los dividendos al resto de sociedades que el grupo Carrefour tiene en España fuese decisivo para acabar 2019 con un beneficio de tres cifras. Estos cobros fueron de 166,7 millones de euros, de los que 160 se cargaron al resultado de 2018 y cerca de seis a las reservas voluntarias de estas sociedades. Esa cantidad aparece en la cuenta de perdidas y ganancias como ingresos financieros.

De esa cifra 120 millones procedieron de Carrefour Property, la sociedad inmobiliaria que posee parte de sus activos en el país.

La segunda que más aportó fue la financiera, Servicios Financieros Carrefour EFC con 23,6 millones, y el resto se repartieron entre otras cuatro sociedades. Centros Comerciales Carrefour posee participaciones directas en estas sociedades aunque no consolide los resultados, algo que lleva a cabo su matriz francesa.

De hecho, todos estos movimientos tienen su destino en Carrefour SA, la cabecera francesa del grupo de distribución. La filial española, como muestran sus cuentas, decidió destinar íntegramente los 140,3 millones de euros obtenidos como beneficio a su matriz por la vía del dividendo, que se elevó en total a 141 millones tras añadir cerca de 700.000 euros procedentes de sus reservas voluntarias.

Por otra parte, el grupo reseña la incidencia de la crisis del Covid-19 en la economía, aunque no realiza estimaciones sobre su impacto en 2020.

Nombró un nuevo director general en julio

Carrefour España tiene desde el pasado 1 de julio un nuevo director general, Alexandre de Palmas, que compaginaba su puesto como director ejecutivo del negocio de proximidad en Francia como el de presidente y consejero delegado y presidente de Carmila, el grupo inmobiliario bajo el que la compañía francesa tiene buena parte de sus propiedades inmobiliarias. De Palmas sustituyó en el puesto a Rami Baitiéh, que apenas estuvo un año al frente de las operaciones en España y que fue elegido para dirigirlas en Francia. En los últimos años Carrefour España ha intensificado su apuesta por el multiformato, abriendo cada vez más establecimientos de proximidad ante la menor demanda de los hiperercados.

Normas
Entra en El País para participar