CPI. La fórmula para pymes sanitarias que cambiaría el acceso a contratos públicos

La Compra Pública Innovadora (CPI) puede fomentar la firma de contratos públicos con pequeñas y medianas empresas.

pymes sanidad

La crisis sanitaria ha afectado personal y laboralmente a todos. Sin embargo, hay algunos sectores que se han visto o pueden verse reforzados de la situación. Como en cualquier crisis, no todos pierden, y, de hecho, los hay que pueden ganar. Y mucho.

Como es obvio, el país que consiga una vacuna eficaz (y avalada por la OMS) conseguirá inyectar una gran cantidad de dinero. Pero ya las empresas fabricantes de mascarillas, de geles hidroalcohólicos, desinfectantes, etc., están facturando más que nunca. En este sentido, es posible que las pequeñas y medianas empresas innovadoras tengan la gran oportunidad de firmar un contrato público muy beneficioso y con garantías en el tiempo.

Compra Pública Innovadora: qué es

La Compra Pública Innovadora (CPI) puede fomentar la firma de contratos públicos con pequeñas y medianas empresas. La CPI, según lo define la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), es un proceso administrativo de contratación por el que el comprador público puede licitar la contratación de un producto o un servicio que no exista en el mercado y necesite el desarrollo de actividades de I+D.

Cualquier organización que regule sus contratos mediante la Ley de Contratos del sector Público (LCSP) puede solicitar una CPI. En este caso, los clientes potenciales de compra innovadora en el sector biosanitario podrían ser una consejería de sanidad, el propio Ministerio de Sanidad, servicios regionales de salud, centros públicos de investigación, universidades públicas, etc. Todos estos organismos pueden necesitar el servicio o la compra de unos productos innovadores para algún proyecto en desarrollo y una pequeña o mediana empresa puede ser el proveedor.

Pymes que pueden aprovechar esta oportunidad

Si bien es cierto que, tal y como se recoge en el documento de la Federación, tanto grandes corporaciones como pymes pueden acceder a estas licitaciones, es preciso cumplir con una serie de objetivos. Las pymes pueden tener su sede en España o fuera de nuestras fronteras, y pueden ser nacionales o internacionales. Incluso, se permite que no se cuente con actividades propias de I+D+i, aunque en este caso es necesario que se creen consocios o centros con el fin de poder desarrollar este tipo de soluciones. También deberán cumplir con los requisitos que se expongan en el pliego de condiciones, como ocurre con cualquier tipo de licitación.

En cuanto a los sectores, según informan desde Fenin, todos son susceptibles de participar en una CPI, siempre que sean innovadores. Sin embargo, en este momento, el potencial innovador del sector sanitario lo convierte en el principal para firmar licitaciones. También subsectores como el de los materiales quirúrgicos, iluminación, materiales de un solo uso, etc.

Obligaciones de una pyme con un contrato de CPI

Cuando una empresa consiga firmar un contrato de Compra Pública Innovadora con un organismo, deberá tener capacidad para realizar desarrollos de I+D+i. En caso contrario, se permiten asociaciones con otros centros o empresas con esta capacidad para presentar la candidatura. Además, deberá cumplir con las siguientes cláusulas.

  • Desarrollar las actividades necesarias para cumplir con los objetivos de I+D.
  • Reparto de los derechos de propiedad intelectual.
  • Fijación de precios en base a una horquilla.

Las pequeñas y medianas empresas innovadoras interesadas en participar en las CPI o licitaciones disponibles, deben acceder al portal de contratos públicos del país donde se quiera buscar. En España se denomina “Plataforma de contratación del sector público” y la web oficial es la siguiente: https://contrataciondelestado.es/wps/portal/plataforma.

Financiación de las CPI en España

En el año 2011 se llegó a un acuerdo con el Consejo de Ministros por el cual se destinaría un 3% de las nuevas compras del sector público a CPI, pero no se está cumpliendo. Los fondos de una CPI provienen de los propios de las administraciones regionales y de la propia Administración general del estado. También aportan los fondos estructurales europeos, como los como los Feder, que incluyen específicamente para todas para las CPI. También los fondos competitivos europeos incluidos en Horizonte 2020.

Pero, además, con el fin de impulsar el CPI en nuestro país, se han diseñado dos instrumentos para que el sobrecoste de la innovación no se vea reflejado en el precio final.

  • Innocompra. Un programa gestionado por Mineco con el fin de financiar parte de los costes de la innovación a la parte compradora (organismo público).
  • Innodemanda. Lo gestiona el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI). El objetivo del programa es el de financiar parte de los costes al proveedor.

Por último, el programa H2020 cuenta con presupuesto específico para promover la CPI en las administraciones compradoras, de manera que cofinancia licitaciones.

Normas
Entra en El País para participar