Salud

La pandemia abre el apetito de los inversores por las salidas a Bolsa de biofarmacéuticas

Las ‘biotech’ captan un récord de 3.000 millones en estrenos bursátiles

EE UU atrae las operaciones mientras Europa se frena

La pandemia abre el apetito
de los inversores por las salidas a Bolsa de biofarmacéuticas pulsa en la foto

El sector salud está de moda para los inversores. La pandemia ha abierto el apetito de los mercados en la actividad de los laboratorios. Así demuestra en el segundo trimestre del año, en el que las compañías biofarmacéuticas han captado alrededor de 3.300 millones de dólares (2.800 millones de euros) en sus estrenos bursátiles, una cifra nunca vista, según recoge la firma especializada Evaluate Pharma. La captación de recursos se puede considerar sorprendente, sobre todo, teniendo en cuenta el pánico despertado en las Bolsas por la crisis sin precedentes.

“Por supuesto, se podría argumentar que la llegada del Covid-19 estimuló gran parte de la demanda hacia las compañías farmacéuticas jóvenes. Se ha recordado a los inversores el valor del sector”, se destaca en el informe de Evaluate Pharma. Aunque esta firma recuerda que no solo la pandemia ha abierto los ojos de los inversores respecto a la importancia del sector salud, ya que el sector biotech anteriormente ya se comportaba de forma positiva. Además, que en marzo se paralizaran las OPV (oferta pública de venta) por la crisis, lejos de dejar las salidas a Bolsa sine die, provocó que se concentraran en el segundo trimestre. Si en el primero fueron nueve estrenos bursátiles en los mercados de países occidentales, de abril a junio se agolparon otras 17 a pesar de las dudas en los parqués en todo el mundo.

Aunque no solo es relevante el número, sino el gran flujo de capital que han captado las empresas que han decidido salir a Bolsa, con una media cercana a los 200 millones dólares, lo que supone otro récord.

Este tipo de empresas que debutan en el mercado son compañías de tamaño pequeño y mediano muy innovadoras y que trabajan en el campo del desarrollo de nuevos fármacos de base biotecnológica. Estas firmas son muy intensivas en el uso de capital, ya que necesitan numerosos recursos hasta que consiguen llevar al mercado un medicamento, por lo que una OPV le abre la puerta a conseguir recursos y tener un mayor acceso futuro a fuentes de capital.

La mayor OPV del segundo trimestre fue la de la empresa estadounidense Legend Biotech, que captó en el mercado americano 487 millones de dólares y que actualmente dispone de una capitalización superior a los 4.100 millones. Esa empresa se dedica a investigar sobre terapias celulares en el campo oncológico. Igual de relevante fue la de la también americana Forma Therapeutics, especializada en fármacos para enfermedades hematológicas y en cáncer. Consiguió 319 millones en su estreno en el parqué. Avidity, firma de la misma nacionalidad y experta en enfermedades genéticas, logró 298 millones.

El apetito por invertir en empresas biotecnológicas no solo se detecta en el número y valor de las operaciones. También se percibe en que, en todos los casos, las compañías captaron muchos más recursos que los inicialmente buscados, debido a que las operaciones se cerraron con primas en el precio pagado por los inversores. Por ejemplo, en esas tres empresas citadas, la alta demanda elevó la prima en una horquilla de entre el 18% y el 21% del importe previsto de las acciones.

No obstante, el interés fue muy desigual geográficamente. Europa siguió cerrada a operaciones, con una única OPV, la de la belga Hyloris en junio. De hecho, debido a la fortaleza de Nueva York, varias enseñas continentales decidieron saltar y cotizar al otro lado del Atlántico.

Normas
Entra en El País para participar