El ocio nocturno madrileño echa el cierre en protesta por las limitaciones de horario

Los bares y discotecas no abrirán durante el fin de semana para reclamar un plan de rescate con medidas para su sector

Zona de bares en el madrileño barrio de Malasaña.
Zona de bares en el madrileño barrio de Malasaña. EFE

Los locales de ocio nocturno de Madrid cierran sus puertas voluntariamente desde este viernes hasta el domingo como señal de protesta por las medidas decretadas por la Comunidad de Madrid, entre las que figura el límite para la hora de cierre de la hostelería a las 1.30 horas, y por lo que los empresarios piden un plan de rescate con medidas económicas para su sector.

La huelga ha sido promovida por la Asociación de Empresarios de Hostelería de Malasaña y apoyado por todas las asociaciones de la Plataforma por el Ocio de Madrid. Según explican en un comunicado, la regulación aprobada por la Isabel Díaz Ayuso, la presidenta regional, "en realidad no es más que una trampa para provocar el cierre de los locales, evitando el necesario debate sobre la puesta en marcha de medidas de rescate y apoyo económico a la actividad de las empresas de ocio y espectáculos de la Comunidad de Madrid".

"La imposición del cierre a la 1.30 horas, la restricción de los aforos, que en el caso de las discotecas llega al 40%, y a la prohibición de la pista de baile hacen imposible mantener la actividad económica y los puestos de trabajo de los locales de ocio. En cifras, cada mes los bares especiales pierden una media de 25.000 euros y las discotecas y salas de fiesta, cuyos alquileres pueden ascender a los 30.000 euros, más de 100.000 euros", detalla.

La Plataforma denuncia también que se ponga el foco en el peligro sanitario de los locales de copas o baile "ignorando los datos objetivos proporcionados por la propia Administración sanitaria", que revelan que a nivel nacional el ocio nocturno supone el 6,2% de los brotes y el 8,2% del total de nuevos contagios que se han producido durante la semana, del 27 de julio al 2 de agosto, y que en Madrid no han tenido una especial incidencia. "Por ello, las medidas impuestas por la Comunidad de Madrid a la actividad de los locales de ocio parecen arbitrarias y desproporcionadas", añade.

Los convocantes de esta protesta esperan que sea secundada por al menos el 90% de los locales de ocio de toda la Comunidad, y calculan que cerrarán hasta el 95 % de los de la capital. Una protesta con la que confían lograr que la próxima semana se revisen las medidas, una vez cumplido el ciclo de 14 días desde que se implantó el recorte.

Normas
Entra en El País para participar