Oi decide sobre los activos que quiere Telefónica bajo la presión del mercado

Telefónica, TIM y Claro compiten con Colony por la filial móvil de Oi

La teleco brasileña podría convocar una junta de acreedores

Oi decide sobre los activos que quiere Telefónica bajo la presión del mercado
EFE

Las acciones de la brasileña Oi han registrado una fuerte presión en el mercado durante los últimos días (el lunes, los títulos preferentes llegaron a sufrir una caída superior al 13% y ayer, por momentos, se dejaron hasta un 7%), a la espera de la decisión de la operadora sobre la venta de sus activos móviles. Por ellos pujan la gestora estadounidense Digital Colony, a través del fondo de inversión Highline do Brasil, con el consorcio de operadoras Telefónica, TIM y Claro (filial de América Móvil), rivales de la propia Oi.

Los plazos se han ido estrechando. En la noche del lunes finalizaba el periodo pactado entre Oi y Digital Colony para la negociación en exclusiva sobre la oferta presentada por el fondo. Al cierre de esta edición no había comunicación alguna.

En Brasil, la atención se centra en saber cuál será la decisión de Oi y se está a la espera de que publique un hecho relevante. Distintos medios locales han apuntado la opción de que la teleco convoque una asamblea de acreedores para decidir sobre este movimiento. Oi está en situación de concurso de acreedores, el mayor de la historia de Brasil, desde el año 2016. Esta reunión tendría lugar a mediados del mes de agosto.

El proceso, de todas formas, se puede alargar en el tiempo, dados los permisos regulatorios que debe recibir. Así, la autoridad de la competencia de Brasil CADE ha asegurado que analizará en profundidad la venta de los activos móviles de Oi, especialmente si el acuerdo final de la teleco es con sus competidoras. Y es que, en este caso, se producirá una reducción del número de operadores móviles de red de cuatro a tres, tal y como ha sucedido en otros países como Alemania y EE UU.

De ser así, el retraso en el cierre de la operación tendrá un impacto financiero para Oi. En la prensa brasileña se habla de hasta 3.300 millones de reales (unos 527 millones de euros).

Ofertas

A finales de julio, Oi reconoció tener dos ofertas encima de la mesa. Una de Digital Colony, de la que no precisó el importe, pero sí que iniciaba el citado periodo de negociación en exclusiva. Posteriormente, recibió otra de Telefónica, TIM y Claro, por 16.500 millones de reales (unos 2.700 millones de euros), un 10% por encima del precio mínimo fijado por Oi, de 15.000 millones de reales, y que mejoraba una primera propuesta de este consorcio, de la que no se había dado detalles. Oi reconoció que esta oferta de Telefónica y sus socios contaba con mejores condiciones financieras que las anteriores.

Con este movimiento, las tres telecos parecían buscar un acercamiento para convencer a los acreedores de Oi. Las telecos, igualmente, han destacado su mayor capacidad financiera para extraer sinergias con esta compra.

Además, tras presentar la nueva oferta, Telefónica precisó posteriormente en un hecho relevante remitido a la CNMV que la propuesta conjunta contempla la posibilidad de firmar contratos a largo plazo para el uso de la infraestructura del Grupo Oi.

Es decir, parecía buscar un acercamiento a Highline. De hecho, la filial de Digital Colony también ha presentado una oferta, de 1.070 millones de reales, para la compara de las infraestructuras móviles de Oi (657 torres y 225 emplazamientos interiores).

El hecho de que Colony pueda comprar los activos móviles de Oi sería una muy mala noticia para Telefónica, Claro y TIM. Según JP Morgan, las intenciones de la gestora no pasan por convertirse en operador, sino en vender carteras de clientes y convertirse en operador mayorista con la infraestructura de Oi. Este escenario podría provocar un reforzamiento de los operadores móviles virtuales (OMV) en Brasil, tal y como ha sucedido en otros países.

Mercado estratégico para el grupo

Relevancia. Brasil es uno de los cuatro mercados estratégicos del grupo Telefónica, junto a Alemania, Reino Unido y España. De hecho, es el país que más clientes aporta a la compañía, con un total de 92,10 millones, de los que 74,3 millones son de telefonía móvil. La depreciación del real frente al euro provocó que, en el primer semestre, los ingresos reportados en el país cayeran más de un 21% (en términos orgánicos bajaron un 3,2%). Brasil es uno de los países más castigados del mundo por el Covid-19.

Crecimiento. Telefónica ha apostado por la compra de los activos de Oi como vía de reforzamiento en uno de sus mercados estratégicos, y captar una nueva ola de crecimiento. Una alternativa que el grupo español también ha impulsado en Reino Unido, tras pactar la fusión de su filial O2 con Virgin Media, filial de Liberty.

Normas
Entra en El País para participar