El ahorro de los españoles en el verano del coronavirus

El 66% desiste de viajar, lo que supone un aumento de la capacidad de ahorro

Vacaciones en casa

La familia formada por Nahir Illán y Luis Vizarraga y sus tres hijos no tiene grandes planes vacacionales para este verano. Por dos motivos: la complicada situación económica y el riesgo sanitario. Y es que, por un lado, ambos son autónomos y han tenido parados sus negocios durante el confinamiento. Ella es repostera creativa y él tiene un restaurante. Por otro, Nahir es diabética y, por tanto, pertenece al grupo de especial vulnerabilidad, así que ha preferido apostar por la prudencia ante el temor a un contagio.

En el caso de Esther Sánchez y Félix Abril lo han tenido claro desde el principio. Este verano no habrá escapada vacacional para ellos ni para sus dos hijos por miedo al coronavirus. Tenían planes ya cerrados y los cancelaron en mayo.

Estos son solo dos ejemplos de una realidad que se impone este verano y que recogen algunos informes. Así, el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) asegura que el 65,7% de los españoles no tiene pensado irse fuera de casa. Un 40,8% ha tomado esta decisión por temor a contraer la COVID-19 y un 34%, por razones económicas.

“El miedo procede de la incertidumbre”, dice Pedro Rey, profesor de Economía del Comportamiento en ESADE y director de la Unidad para el Diseño y Evaluación de Políticas Públicas de la escuela (EsadeEcPol). Esa incertidumbre procede de múltiples factores: “De la pandemia, de la situación económica, de si la gente conservará su trabajo o lo perderá ante la oleada de ERTE, de dónde se producirá el próximo rebrote o de cuándo estará lista la vacuna”, precisa.

Aumenta la capacidad de ahorro

Toda esta incertidumbre combinada con la aversión al riesgo de contagio de la mayoría de la población desemboca en una “tendencia general a que la gente prefiera no viajar e irse de vacaciones”. Estamos ante lo que Rey llama “un verano improvisado día a día, con menos gasto y, por lo tanto, con un ahorro que va a aumentar”.

Las estadísticas del Banco de España recogen esta tendencia desde marzo, cuando se activó el estado de alarma, hasta junio, último mes del que hay datos disponibles. El emisor registra un crecimiento constante y sostenido de los depósitos de los hogares españoles a lo largo de estos meses. En marzo subieron un 1,18% frente a febrero; en abril, un 1,17% más que en marzo; en mayo, un 1,13% respecto al mes anterior, y en junio, un 1,06% más que en mayo, así hasta llegar a los 891.600 millones de euros. 

“El ahorro va a seguir en esa línea, va a continuar creciendo”, sostiene Elisabet Ruiz, profesora de Finanzas de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). No obstante, la docente cree que esta modificación en los hábitos de ahorro “no es un cambio definitivo, se da por las circunstancias”, y espera que se normalice en cuanto desaparezca la incertidumbre.

El sector turístico espera una caída del 17% en el gasto medio por persona, hasta los 595 euros, según ObservaTur

En esa línea de crecimiento del ahorro se mueven los resultados del último informe publicado en junio por el Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTur), una iniciativa de empresas del sector, que espera una reducción de un 17% en el gasto medio por persona respecto a 2019, situándose en 595 euros. Muchos viajeros, el 39%, eligen, además, su segunda residencia, con lo que gastarán menos, y un 68% han decidido aplazar los próximos viajes para 2021.

El ahorro y las vacaciones y las decisiones en torno a estos dos hábitos figuran entre los resultados de un estudio elaborado por Open Evidence, empresa nacida en el seno de la UOC, que ha medido el impacto de la COVID-19 y el confinamiento en los ciudadanos de Reino Unido, Italia y España durante tres oleadas, surgidas entre el 24 de abril y el 20 de mayo de 2020.

Francisco Lupiáñez, director del estudio y profesor de Información y Comunicación en la UOC, señala las conclusiones más destacadas de la investigación: “La salud mental del 46% de la población española está en riesgo por la crisis del coronavirus, lo que afecta, además, a su capacidad cognitiva a la hora de tomar decisiones; y las expectativas negativas son muy elevadas, ya que el 92,3% de los españoles considera probable o muy probable que haya una próxima depresión económica”.

Por eso, Lupiáñez advierte de las decisiones tomadas “tras un periodo de confinamiento que ha afectado a nuestra capacidad cognitiva”, y que, en su opinión, pueden ser “erróneas o desacertadas”. Se pueden dar los dos extremos, dependiendo de la posición económica de los individuos y de cómo evolucione la epidemia: "‘Tirar la casa por la ventana’ e irse de vacaciones, o todo lo contrario, como la situación es alarmante, me quedo y ahorro”, explica.

El ahorro de los españoles en el verano del coronavirus

Superar el miedo y la incertidumbre provocados por el coronavirus va a ser complicado y más si nos encontramos, como dice Manuel Oliva, psicólogo en Center Psicología Clínica, con sede en Madrid, “en una situación de peligro real”, con un nuevo aumento de contagios que nos indica que “la pandemia no ha terminado”. En esta situación, Oliva opina que es “normal” que muchas personas “vuelvan a sentir miedo y no quieran irse de vacaciones”.

El psicólogo aconseja tomar “todas las medidas de seguridad que nos recomiendan, informarnos correctamente, actuar de manera responsable y esperar a ver la evolución que siguen los rebrotes” para ir recuperando la confianza.

Aun así, Oliva reconoce que “necesitamos tiempo para conocer lo que realmente está pasando” y “aceptar la incertidumbre que nos ha tocado vivir debido a la COVID-19”.

¿Dónde invertir el dinero guardado?

El ahorro de los españoles en el verano del coronavirus

Para aquellos que han logrado ahorrar durante estos duros meses de confinamiento y no saben qué hacer con su dinero, es interesante conocer los consejos que dan los expertos sobre los mejores productos y los sectores con más posibilidades de generar beneficios.

Ignacio Astorqui, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), hace una clara recomendación a invertir en lo que en esta consultora llaman ‘megatendencias’, “una serie de sectores que ya antes veíamos que eran ganadores y que la crisis ha ratificado como tales”, define.

En estas ‘megatendencias’, Astorqui incluye áreas relacionadas con la innovación (tecnología, inteligencia artificial), salud (farmacéuticas, biotecnología, servicios médicos, investigación), envejecimiento (cuidado de mayores, geriatría, residencias de mayores) y cambios en los hábitos de vida (videojuegos y esports o también conocidos como deportes electrónicos).

Todo ello “mirando más allá de los sectores tradicionales donde invierten los españoles”, en “carteras globales y muy diversificadas” y en “fondos de inversión de renta variable” dirigidos a estos campos, explica.

Desde la Escuela de Negocios de la Universidad de Deusto, el profesor de economía Massimo Cermelli añade “los activos refugio de toda la vida” como el oro, “las divisas”, como el euro, que se está apreciando frente al dólar, o “los fondos de inversión de renta variable europeos y de algunos países emergentes”.

Además, Cermelli llama la atención sobre el acuerdo alcanzado la madrugada del pasado 21 de julio en el seno de la Unión Europea para poner en marcha un billonario plan de recuperación económica y que, en su opinión, abre un campo muy interesante para invertir en “tecnología, digitalización y en todo lo que esté relacionado con sostenibilidad o energías renovables”.

Normas
Entra en El País para participar