MásMóvil gana la batalla de las telecos en el trimestre del confinamiento

Aumentó sus ingresos un 10% frente al descenso de sus rivales

El cierre de tiendas y el parón económico afectó al sector

MásMóvil gana la batalla de las telecos en el trimestre del confinamiento
AFP

Las telecos españolas ya se han examinado de las cuentas del segundo trimestre, marcado por el impacto de la crisis del Covid-19, y que dio lugar a los confinamientos con la declaración del estado de alarma y a una amplia paralización económica. En el caso del sector, las restricciones a las portabilidades, especialmente en banda ancha fija, marcaron la actividad comercial.

MásMóvil, que ya venía liderando el crecimiento en el conjunto del sector antes de la pandemia, mantuvo la posición y elevó sus ingresos un 10%, hasta 453 millones de euros. Los ingresos por servicios subieron un 18%, hasta 416 millones, mientras que el ámbito de otros ingresos, que incluye la venta de terminales, se redujo un 35%, hasta 37 millones. Al igual que el resto de operadoras, se vio afectada por el cierre de un amplio número de tiendas durante el estado de alarma. MásMóvil, inmersa ahora en la opa lanzada por KKR, Cinven y Providence, registró un ebitda de 143 millones, un 28% más, con margen del 32% (un 27% en 2019). Además, revisó al alza sus previsiones para 2020 y 2021.

En términos comerciales, la compañía ganó 108.000 líneas de banda ancha fija, hasta alcanzar un parque total de 1,7 millones, y 153.000 clientes de contrato móvil, donde ya suma más de seis millones.

Frente a esta posición, las tres grandes telecos registraron caídas de ingresos. Vodafone sufrió el mayor descenso. Su volumen de negocio bajó un 8,1% en su primer trimestre fiscal, entre abril y junio, hasta 994 millones. La evolución de los ingresos por servicios fue ligeramente más positiva, al bajar un 6,9%, hasta 920 millones.

Vodafone indicó que sus ingresos por servicios en España reflejaron un impacto negativo de 2,1 puntos porcentuales secuenciales como consecuencia de una serie de factores que también penalizaron a las otras operadoras: caída de los ingresos por roaming derivado de la fuerte bajada de los turistas y visitantes a España, y la suspensión de los servicios a empresas afectadas por el parón de la actividad por los confinamientos.

Los otros ingresos, que incluyen la venta de equipos, bajaron un 21%, hasta 74 millones. La compañía no publicó datos sobre su ebitda. En el ámbito comercial, no obstante, Vodafone logró crecimientos, al incorporar 30.000 clientes de banda ancha fija, donde tiene más de 3,202 millones, y 83.000 en contrato móvil, hasta 11,4 millones.

Orange

A su vez, Orange España redujo su volumen de negocio un 6,8% en el segundo trimestre, hasta 1.216 millones de euros, según la compañía, fuertemente impactado por la crisis sanitaria del Covid-19 y la intensa actividad promocional en el sector, desde el fin de las restricciones a la portabilidad. Los ingresos minoristas bajaron un 7,2%.

Los ingresos del segmento mayorista, uno de los negocios principales de la compañía, aumentaron un 10,4%, pese a la caída del roaming, hasta 229 millones de euros, gracias a los acuerdos con compañías como MásMóvil.

Orange no ofreció datos sobre su rentabilidad en el segundo trimestre. En el primer semestre, su EBITDAaL (ebitda después de arrendamientos) bajó un 7,5%, hasta 728 millones de euros, por la caída de ingresos, la ralentización de la actividad comercial durante la crisis sanitaria, e incluso el aumento de los impagos a causa de la crisis. El margen se situó en el 29,1%, 0,9 puntos porcentuales menos. Además, recortó la inversión un 25,9%, hasta 392 millones.

En el ámbito comercial, Orange España perdió en torno a 42.000 clientes de móviles de contrato, donde cuenta con una cartera total de 13,651 millones. A su vez, en banda ancha fija, la compañía cedió en torno a 50.000 líneas. En este segmento, el parque de accesos minoristas es de 3,966 millones.

En el caso de Telefónica España, los ingresos en el segundo trimestre bajaron un 5,2%, hasta 3.028 millones de euros. A su vez, los ingresos por servicios disminuyeron un 3,9%, hasta 2.984 millones. La venta de terminales móviles descendió un 50,2% por el cierre de tiendas.

El beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) bajó un 8,9%, hasta 1.211 millones de euros. El margen de oibda bajó en 1,6 puntos porcentuales, hasta situarse en el 40%. Telefónica aplicó un mayor control de costes y de inversión en este periodo, marcado por la paralización comercial. De esta forma, el capex bajó un 30,6%, hasta 304 millones. A su vez, el oibda-capex se situó en 907 millones, un 1,8% más en términos interanuales.

La compañía indicó que, tras el levantamiento de las restricciones, la actividad comercial ha comenzado a recuperarse. Telefónica ganó 15.000 líneas de banda ancha fija, para cerrar junio con una cartera de más de seis millones, y casi 70.000 líneas de contrato móvil, hasta alcanzar los 15,27 millones.

El mayor uso no se traduce en ingresos

Crecimiento. Con el confinamiento de la población, las redes de telecomunicaciones, tanto fijas como móviles, registraron una explosión de tráfico sin precedentes, con un uso masivo derivado del teletrabajo y del uso de la televisión de pago como herramienta de ocio. Sin embargo, este crecimiento en el uso de los servicios no se tradujo en un incremento del negocio de las operadoras, dada la implantación de las tarifas convergentes, que ya tienen fijado un precio. “Al contrario que las eléctricas, nosotros no podemos cobrar más porque los clientes tienen contratada una tarifa”, dicen fuentes de las operadoras.

Servicios. En los primeros días del confinamiento, el tráfico a través de las redes IP registró incrementos cercanos al 40% mientras que el uso del móvil aumentó un 50% en la voz, y un 25% en los datos. El tráfico de las herramientas de mensajería instantánea como WhatsApp se multiplicó por cinco. El citado uso del teletrabajo tuvo su reflejo en la red. Así, el tráfico de herramientas de trabajo en remoto como Skype y Webex se multiplicó por cuatro.

Averías. Tal fue el incremento del tráfico, que las grandes operadoras se unieron para pedir a los clientes un uso racional del servicio. Además, las telecos crearon equipos críticos para velar por el funcionamiento de las redes las 24 horas del día, para prevenir posibles averías.

Normas
Entra en El País para participar