Automoción

Gestamp entra en pérdidas y anuncia un ajuste que alcanza a España

Resultado negativo de 120 millones con una caída de las ventas del 30 %

Francisco Riberas, presidente de Gestamp.
Francisco Riberas, presidente de Gestamp.

Gestamp ha entrado en pérdidas en el primer semestre al registrar unos números rojos de 120 millones, frente a unos beneficios de 100 millones en el mismo periodo de 2019. El segundo trimestre, con el parón internacional por el coronavirus, ha sido el peor de la historia para la industria de automoción.

Las ventas de la multinacional que preside Francisco Riberas cayeron un 30,8 % en la primera parte del año, al contabilizar 3.045 millones. El Ebitda (beneficio bruto de explotación) se redujo a más de la mitad, hasta 216 millones.

El fabricante de componentes de automoción espera una recuperación de la industria de las cuatro ruedas para el segundo semestre. Para afrontar la crisis de la pandemia, Gestamp ha reducido sus costes de estructura en 351 millones de enero a junio, cuando la producción mundial de vehículos ligeros se ha desplomado un 45 %.

Durante varias semanas de abril y mayo, la actividad de su centenar de fábricas repartidas por el mundo se vio muy reducida por una crisis que no hizo diferencias por mercados.

Gestamp acometerá un plan de choque para adaptarse a una demanda de vehículos que hasta 2024 no recuperará los niveles de 2019, según los analistas. Supondrá ajustes de plantilla en Europa y América. La reconversión alcanzará a España, donde tiene 22 fábricas y 6.000 trabajadores, en su división de matricería y en los servicios centrales de la sede corporativa. 

El grupo tiene 43.000 empleados repartidos en 112 fábricas en 23 países. En Alemania también realizará despidos y en Reino Unido ha anunciado el cierre de dos instalaciones.

Francisco Riberas ha señalado que "reaccionamos ante la disminución de ingresos tras demostrar nuestra flexibilidad y resistencia".

Si Gestamp siempre ha acompañado el crecimiento de las marcas con nuevas plantas de suministro junto a los centros de ensamblaje de automóviles, ahora toca "adaptar la estructura de costes y consolidar las operaciones. Somos un jugador a largo plazo".

Normas
Entra en El País para participar