Telefónica Brasil prepara un plan de recompra de acciones y crea una filial de fibra abierta a inversores

La teleco reduce ingresos y beneficios el primer semestre por el impacto del Covid

Telefónica Brasil prepara un plan de recompra de acciones y crea una filial de fibra abierta a inversores

Drásticos movimientos en Telefónica Brasil, coincidiendo con la presentación de las cuentas del primer semestre. Así, la compañía ha anunciado que prepara el lanzamiento de un plan de recompra de acciones y ha hecho pública la creación de un vehículo de inversiones para el despliegue de fibra, que estará abierto a otros inversores.

Así, la filial de Telefónica prepara un plan de recompra de acciones, tanto preferentes como comunes, por un importe total de 1.952 millones de reales (más de 322 millones de euros), a los precios actuales de estos títulos. La teleco no ha precisado el importe exacto de este programa, indicando que no hay un compromiso definitivo, sino que es una alternativa.

En cualquier caso, en un hecho relevante remitido a las autoridades bursátiles de Brasil, la compañía señala que el plan estará abierto desde que el consejo de administración decida la puesta eh marcha, hasta el 27 de enero de 2022. Las acciones se realizarán en la Bolsa de valores, a precios de mercado. La compañía comprará un máximo de 583.558 acciones comunes, 1,84% del total, y 37.736.954 acciones preferentes, el 9,1% del total.

Con este movimiento, la teleco parece querer dar un impulso a sus acciones en Bolsa. Los títulos preferentes, que ayer subieron un 2,45%, se dejan casi un 11% desde principios de año, hasta 50.97 reales. Los ADR de Telefónica Brasil se dejan casi un 31% desde principios de año, hasta 9,78 dólares.

Además, la operadora indica que las acciones serán amortizadas, vendidas o se guardarán en autocartera, descartando una reducción de capital, con el objetivo de mejorar el valor para el accionista, a través de una aplicación más eficiente de la liquidez disponible y la optimización de la generación de caja.

La recompra de acciones se realizará usando las reservas de capital en el balance, que al cierre del primer semestre ascendían a 1.165 millones de reales. Para la ejecución del plan, Telefónica Brasil ha contratado a BTG Pactual, Bradesco, Itaú y Santander.

 

Fibreco

Además, Telefónica Brasil ha comunicado que planea la creación de Fibreco, un vehículo de inversión destinado al despliegue de una red de fibra óptica en Brasil, neutra e independiente, destinado al mercado mayorista. El capital de la compañía, que entrará en operaciones en 2021, estará abierto a la entrada de posibles inversores.

Este movimiento encuadra en la estrategia de Telefónica, basada en la creación de la división Infra en noviembre pasado, en la que se contemplaba la entrada de socios.

El objetivo de Telefónica Brasil es superar los cinco millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra en un periodo de cuatro años. El vehículo de inversión atacaría ciudades de tamaño medio. Telefónica se encargará de las relaciones con el cliente minorista y, al mismo tiempo, retribuirá a la nueva sociedad por el uso de la red.

La compañía se ha movido con rapidez en este ámbito. En noviembre pasado, Telefónica Brasil anunció una alianza con el gigante American Tower para acelerar el despliegue de fibra. La intención pasa por llegar a 800.000 hogares, especialmente en el estado de Minas Gerais. Además, anunció un modelo de franquicias para el despliegue de fibra bajo la marca Terra, muy conocida en Brasil, con el objetivo de acelerar el despliegue en ciudades de más de 50.000 habitantes.

En términos generales, Telefónica Brasil cerró el primer semestre con más de 13,1 millones de unidades inmobiliarias cubiertas con fibra, un 37% más que un año antes. El objetivo es cerrar 2020 con 14 millones.

 

Resultados

Telefónica Brasil registró unos ingresos operativos netos de 21.142 millones de reales (unos 3.491 millones de euros) en el primer semestre del año, un 3,2% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. En el segundo trimestre, marcado por el fuerte impacto de la crisis del Covid-19 en el conjunto del mercado y la economía brasileña Brasil ha sido uno de los países más castigados del mundo por la pandemia), el volumen de negocio se redujo un 5,1%, con un descenso del 40,9% en el segmento de la venta de terminales, como consecuencia de factores como el cierre de tiendas por la pandemia.

Los ingresos operativos brutos de Telefónica bajaron un 6,8% en el semestre, y un 8,4% en el segundo trimestre.

El ebitda bajó un 0,2% en el semestre y un 3,8% en el trimestre, hasta 8.610 y 4.103 millones de reales, respectivamente. El margen del ebitda entre abril y junio se situó en el 39,8%, 0,5 porcentuales más. El ebitda recurrente cayó un 1,1%.

El beneficio neto disminuyó un 17,9% en el semestre, hasta 2.266 millones de reales, y un 21,6% entre abril y junio, hasta 1.113 millones. La reducción es consecuencia del menor ebitda, del aumento de los costes por depreciación y por los mayores costes fiscales, compensados parcialmente por la mejoría de los resultados financieros.

Telefónica Brasil, no obstante, aplicó fuertes medidas de control de ahorro, para lograr una reducción de los costes de operaciones del 5,2% en el semestre, y del 5,9% en el segundo trimestre. Este descenso es consecuencia de la menor actividad comercial y los menores costes comerciales (por la venta de terminales), gracias a la digitalización y a la implantación de iniciativas de automatización.

La operadora, igualmente, redujo el capex un 12,3% entre enero y junio, y un 19,1% en el segundo trimestre.

El flujo de cala libre después del pago de arrendamientos se situó en 2.772 millones de reales en el segundo trimestre, un 24,9% más, reflejando la optimización de las inversiones, y los menores costes financieros y pagos de impuestos. En el semestre el aumento es del 44,5%, al aplazarse los pagos de tarifas regulatorias, debido a las medidas adoptadas por el Gobierno para minimizar el impacto de la pandemia. Estos pagos deberán hacerse en el segundo semestre del año.

La base total de clientes bajó un 2,5% en el semestre, hasta 92,012 millones, con un descenso del 14,6% en el segmento de la telefonía fija, como consecuencia de las desconexiones de clientes de tecnologías xDSL. En fibra, por el contrario, la base de clientes subió un 31,9%.

Normas
Entra en El País para participar