Textil

Primark eleva el beneficio en España hasta un récord de 118 millones en 2019

Las ventas de la cadena irlandesa aumentaron un 6,6% en el último ejercicio

Primark eleva el beneficio en España hasta un récord de 118 millones en 2019

Primark siguió creciendo con fuerza en el ejercicio 2019. La cadena textil irlandesa, propiedad del grupo británico AB Foods, volvió a registrar cifras récord en sus operaciones españolas durante su último ejercicio contable completo, que finalizó el 31 de agosto del año pasado.

Las ventas de la compañía, que inauguró en 2006 su primera tienda en el mercado español, alcanzaron en ese periodo los 1.523 millones de euros, un incremento del 6,6,% respecto al año anterior y supone volver a la senda del crecimiento, después del ligero retroceso que experimentó en 2018. Según el informe de gestión de Primark Tiendas SL, la sociedad con la que desarrolla su actividad en España, ese alza de ventas vino motivado principalmente por las aperturas de nuevas tiendas que acometió en Almería, y Sevilla, las reubicaciones en Madrid y el hecho de contar durante todo el año contable con las operaciones de la nueva tienda que abrió en Valencia en el ejercicio anterior.

“El negocio continúa beneficiándose en gran medida del acceso a Primark en Irlanda, su alta dirección y el formato de negocio desarrollado y explotado en Irlanda, que se rige por el contrato de franquicia en vigor durante todo el año”, dice el informe de gestión.

Unos ingresos que permitieron elevar el beneficio neto de la sociedad a 118 millones de euros, como reflejan sus cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Es un crecimiento del 23% respecto al anterior ejercicio y la cifra más alta registrada hasta la fecha. Primark reflejaba a cierre del ejercicio 2019 su intención de “mantener el crecimiento mediante apertura de nuevas tiendas y aumento de ventas en las tiendas existentes”.

La compañía destinó íntegramente su beneficio a reservas, un movimiento que, visto en perspectiva, le ha permitido afrontar la crisis del coronavirus con un colchón financiero más amplio. A 31 de agosto del año pasado sus reservas de 232,6 millones.

Primark, como el resto de operadores textiles, ha sufrido de forma frontal el confinamiento derivado de la crisis del coronavirus. Durante más de dos meses tuvo cerradas las 48 tiendas con las que cuenta en el país, y a diferencia de sus principales rivales, no cuenta con canal de venta electrónica, por lo que sus ventas estuvieron a cero durante todo ese periodo.

Como otras empresas del sector, Primark tuvo que aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a toda su plantilla, 5.773 trabajadores al cierre de agosto de 2019, 522 menos que un año antes, complementando hasta el 100% de la prestación durante varias semanas de la crisis. Pese a la reducción en la plantilla, los gastos de personal se elevaron durante ese ejercicio por encima de los 35 millones, por los casi 33 del año anterior.

Los resultados de Primark en España de 2020 se verán impactados por la crisis. A nivel global, la compañía irlandesa informó que entre el 1 de marzo y el 20 de junio sus ventas cayeron un 75%, llevando el saldo acumulado del año a un retroceso del 27%. A partir de la reapertura en los distintos mercados, Primark habló de una actividad “alentadora”. En España acaba de inaugurar un nuevo punto de venta en la Plaza de Cataluña de Barcelona.

Paridad salarial salvo en el grupo de mayor retribución

Brecha. El informe no financiero de Primark revela una equidad salarial de la compañía en tres de sus cuatro categorías laborales que tiene. En dos de ellas es favorable a las trabajadoras en un 1%. La empresa afirma que “no existen diferencias significativas entre hombres y mujeres en ninguna de las posiciones”, aunque en la categoría de mayor retribución la diferencia es del 20% a favor de los hombres, al incluir “empleados cuyas funciones y responsabilidades exceden a las del resto” en ese rango.

Normas
Entra en El País para participar