Reestructuración

Schindler aún desconoce si el recorte de 2.000 empleos en todo el mundo afectará a España

Actualmente, la compañía cuenta con 65.000 empleados en todo el mundo

Una escalera móvil del fabricante suizo de ascensores Schindler.
Una escalera móvil del fabricante suizo de ascensores Schindler. REUTERS

La división española de Schindler todavía desconoce si el recorte de empleo anunciado este viernes por la compañía suiza, que supondrá la salida de 2.000 de sus trabajadores en todo el mundo, afectará a sus empleados en España.

Según han indicado a Europa Press en fuentes de la empresa, la filial española no sabe en qué medida repercutirá esta reestructuración organizativa a su negocio en el país, ya que la matriz de la firma dedicada a la fabricación de ascensores y escaleras mecánicas todavía no ha ofrecido detalles sobre sus planes.

De hecho, la compañía solo se ha referido a un programa de optimización de costes que reducirá su plantilla en 2.000 trabajadores en todo el mundo, incluyendo sus oficinas centrales, durante los próximos tres años.

Actualmente, Schindler cuenta con 65.000 empleados en todo el mundo, tras haber incorporado a 24.000 efectivos más durante la última década, lo que supone que este programa afectará al 3% de su fuerza laboral mundial.

El coste de esta reestructuración ascenderá a 150 millones de francos suizos (140 millones de euros). La compañía alude a los "vientos de frente" que ha supuesto la continua apreciación del franco, que ha ocasionado una caída del beneficio antes de impuestos de 364 millones de francos suizos (340 millones de euros).

Además, la evolución de la pandemia de coronavirus ha tenido un efecto negativo sobre el sector de la construcción, lo que ha puesto una caída del 12,1% en la recepción de nuevos pedidos durante la primera mita del año.

Externalización en España

En estos seis primeros meses de 2020, Schindler se anotó un beneficio neto atribuido de 293 millones de francos (272 millones de euros), lo que representa un descenso del 28% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Actualmente, el negocio de Schindler en España se encuentra en un proceso de externalización de su unidad de componentes, localizada en su fábrica de Zaragoza, para trasladarla a Eslovaquia, lo que supondrá el despido de 119 trabajadores antes de que termine este año.

La dirección de la empresa en España, no obstante, accedió el pasado mes de febrero a la recolocación de 62 de ellos, 20 en Zaragoza y, el resto, entre sus otras unidades de España, así como en Eslovaquia.

La compañía mantiene en España una plantilla de más de 2.500 personas, de las cuales, aproximadamente, 1.800 están asignadas al área de montaje y mantenimiento, mediante una organización compuesta por tres direcciones de operaciones, 18 sucursales, 31 delegaciones y varios puntos de asistencia.

Normas
Entra en El País para participar