Mejor índice de Europa

El Dax alemán recupera un 55% desde mínimos y roza las ganancias en el año

La exposición industrial y tecnológica explica su remontada

Dax pulsa en la foto

La pandemia no se ha superado, pero los mercados empiezan poco a poco salir del pozo. La renta fija y renta variable dejan atrás los mínimos registrados en marzo. De momento las ganancias anuales se circunscriben a la deuda, un mercado que vuelve a estar anestesiado por los bancos centrales mientras que en la Bolsa son contados los índices que han dicho adiós a los números rojos en el conjunto del año.

Entre las Bolsas occidentales, Wall Street es la gran excepción con el Nasdaq y el S&P 500 en positivo en 2020. En Europa solo consigue esta hazaña el índice sueco, que avanza un 0,52%, mientras el resto, si bien han logrado dejar muy atrás los mínimos anuales, continúan registrando pérdidas en el conjunto de 2020. A pesar de ello, el balance entre los principales índices europeos sigue siendo muy desigual.

En niveles de febrero

El Dax alemán, que el lunes recuperó los 13.000 puntos por primera vez desde el 24 de febrero, al calor de los rumores que apuntaban a un principio de acuerdo entre los miembros de la UE, es la Bolsa con mejor desempeño. Con una recuperación del 55,2% desde los mínimos registrados el pasado 18 de marzo, el índice se sitúa a las puertas de entrar en positivo en el año. Las pérdidas se limitan al 1,1%.

Lucas Maruri, gestor de renta variable europea de Gesconsult, apunta a varias razones que explicarían este mejor desempeño. La primera de ellas tiene que ver con la composición. El índice alemán tiene un elevado componente industrial en detrimento del sector servicios (turismo, ocio o restauración), este último el más golpeado por la paralización de las economías.

El peso de los servicios financieros se limita al 15%, frente al 25% de índices como el Ibex 35. Además dentro de este sector, son las aseguradoras las que más ponderan en el índice frente a la banca, un negocio muy golpeado en un entorno de tipos cero como el actual. De las dos aseguradoras que forman parte del Dax, es Allianz la que más protagonismo acapara, una compañía que opera en segmento de seguros de vida, un negocio con marcado perfil conservador. Junto a la industria y los servicios financieros son las firmas de salud, las tecnológicas y de consumo básico las que más protagonismo tienen en el índice, sectores todos ellos que han mostrado una mayor resistencia. En el Cac francés en cambio, predominan las compañías dedicadas al consumo cíclico, un negocio que con esta crisis se ha visto fuertemente golpeado.

Perfil exportador

Junto a la composición, Maruri destaca el marcado perfil exportador del Dax. “El 50% de la facturación de las empresas corresponde a ventas al exterior”, señala el gestor. Esta mayor diversificación, que tiene su principal exponente en el sector automovilístico –­donde el mercado asiático representa un cuota significativa–, ha permitido a las cotizadas no concentrar el impacto de la crisis en un único trimestre. Por ejemplo, mientras en Europa la demanda ha caído con fuerza, especialmente en el segundo trimestre coincidiendo con el confinamiento, en Asia ha empezado a recuperarse, pues los momentos más complicados de la pandemia se concentraron en los tres primeros meses del año.

La tercera razón que justificaría el mejor desempeño del Dax hace referencia a la menor dependencia de Alemania del pacto europeo logrado esta semana. Aunque el fondo ayudará a impulsar la recuperación en el conjunto de la UE, desde el estallido de la crisis, la locomotora de Europa ha aprobado distintos planes de estímulos para apoyar su economía. El último de ellos fue el pasado junio cuando anunció un plan de 130.000 millones de euros en el que incluía la rebaja del IVA, ayudas a ayuntamientos, estímulos a vehículos eléctricos e inversión en innovación. Esto sumado al menor impacto de la pandemia y a la rápida gestión con la elaboración de test ha permitido, según Sergio Ávila, analista de IG, mitigar el impacto. En términos económicos y de acuerdo a las estimaciones del FMI esto se traducirá en una caída del PIB del 7,8% en 2020, frente al 12,8% de España e Italia.

Como colofón Andrés Aragoneses, analista de Singular, señala que el Dax es un índice total return, es decir, que reinvierte en el índice de forma bruta los dividendos, por lo que tienen una ventaja frente al resto de índices, que de forma generalizada descuentan el dividendo del precio de las acciones. Aun así, el Ibex con dividendos no escapa a las pérdidas y en lo que va año cae un 20,8% frente al descenso del 22,66% que registra sin dividendos.

Normas
Entra en El País para participar