Renovables

Siemens Gamesa revisará a diario la rentabilidad de su red industrial

Plan para recolocar a parte de los 239 despedidos en Navarra

A la junta de Bilbao han acudido medio centenar de accionistas.
A la junta de Bilbao han acudido medio centenar de accionistas.

El consejero delegado de Siemens Gamesa (SG), Andreas Nauen, revisará "continuamente" la rentabilidad de la red industrial del grupo eólico, en la que se incluyen las diez fábricas de España tras el cierre del centro de Aoiz (Navarra), para seguir produciendo donde se den "las mejores condiciones".

Nauen, en un encuentro por vía telemática con los medios de comunicación posterior a la junta de accionistas, no especificó las próximas medidas de ajuste, aunque sí recordó que, antes de la clausura de Aoiz, SG ya había reducido su capacidad industrial en Dinamarca.

El directivo alemán se ha estrenado en la junta de accionistas como primer ejecutivo de la corporación renovable. La reunión se ha celebrado en Bilbao, "donde tendré mi campamento base, porque seguiré residiendo en Dinamarca", ha comentado. Nauen ya ha "tomado medidas para optimizar" las operaciones de SG, como el citado cierre de Aoiz (Navarra) y el despido de sus 239 trabajadores.

"Son decisiones difíciles, que no gustan, aunque estamos trabajando con los sindicatos para lograr la mejor solución posible", que incluye la recolocación de algunos empleados en otras plantas de la corporación, según adelantó en respuesta a las preguntas de los accionistas. Añadió que SG ha cumplido con todas las condiciones por las que recibió ayudas por parte del Gobierno de Navarra, en el sentido de que no hay motivos para devolverlas.

Miguel Ángel López, presidente de SG, recordó en la junta la vinculación de la filial de Siemens con España, donde tiene su sede, las diez fábricas citadas y el centro tecnológico de Navarra con 360 investigadores. En el país cuenta con casi 5.000 trabajadores, la quinta parte de la plantilla de todo el grupo, insistió.

López mencionó en la junta a Iberdrola, al que agradeció su "cooperación" como cliente y antiguo accionista. Ni una palabra sobre los enfrentamientos con la eléctrica por la gestión de SG y que acabaron en los tribunales. Ni tampoco sobre la próxima integración de SG en Siemens Energy, a la que la multinacional de Múnich ha traspasado sus activos energéticos para la posterior salida a Bolsa, prevista para septiembre próximo.

Nauen tendrá que mitigar las pérdidas de SG en 2020. En el primer semestre, que inicia al 1 de octubre, registró unos números rojos de 339 millones. Ha contabilizado, de momento, un impacto negativo de 56 millones por el coronavirus. Y en la etapa del anterior CEO, Markus Tacke, tuvo que apartar 150 millones como provisiones por los retrasos en varios proyectos en Europa del norte.

El objetivo de Nauen será volver a recuperar la rentabilidad de la división de eólica terrestre, en la que estaba incluida Aoiz. La competitividad es máxima en este ámbito, con muchos factores en contra. Entre ellos, el declive del mercado de India, uno de más importantes de SG, y la presión en precios que resta margen. Un escenario empeorado por el virus.

Sobre posibles procesos de concentración de empresas del sector, el CEO del grupo eólico puso el ejemplo de la compra de los activos "buenos" de Senvion, como su fábrica de palas de Vagos (Portugal) que "mejora nuestra cadena de suministro". Puede producir palas de gran tamaño y está cerca del mar, lo que abarata los costes logísticos en el traslado de los gigantescos equipos para eólica marina.

Si Vagos puede haber supuesto el cierra de Aoiz, cuya gama industrial también produce SG en Tánger (Marruecos), el miedo se ha extendido entre los trabajadores del centro de As Somozas (A Coruña) por el mismo motivo.

Siemens Gamesa ha celebrado cuatro meses después su junta de accionistas, que fue convocada a finales de marzo pasado y luego aplazada por el coronavirus. La apertura de la reunión de Bilbao correspondió a Miguel Ángel López, presidente de SG, acompañado en el escenario por el nuevo consejero delegado, Andreas Nauen, y por el secretario del consejo, Juan Antonio García Fuente, además de por otros dos miembros del órgano de gobierno, todos con mascarilla. La junta fue seguida por vía telemática por seis consejeros. Al acto celebrado en Bilbao acudieron medio centenar de accionistas, sentados guardando las distancias de seguridad y todos embozados.

Normas
Entra en El País para participar