La educación financiera como motor de desarrollo sostenible

Las becas BBVA EduFin Research Grants impulsan siete proyectos de investigación de diversas universidades

Estudiantes de secundaria en Duitama, Boyacá (Colombia), reciben educación financiera en un aula móvil de BBVA.
Estudiantes de secundaria en Duitama, Boyacá (Colombia), reciben educación financiera en un aula móvil de BBVA.

Contar con una buena educación financiera es fundamental para tomar decisiones informadas, gracias a la mejor comprensión de los productos financieros y al desarrollo de las habilidades precisas para su uso, y cobra especial relevancia en momentos de crisis como el actual. El Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA, con el fin de favorecer este conocimiento, ha impulsado un año más su programa de becas BBVA EduFin Research Grants para apoyar a los expertos e investigadores que trabajan en este campo como motor de desarrollo sostenible y fuente de oportunidades, con la selección de los siete proyectos ganadores, dos más que el año pasado.

A pesar de lo complicado del momento con la pandemia del Covid-19, la convocatoria ha tenido una notable acogida. Se han recibido 40 solicitudes, que es un 5% respecto a la edición anterior, de un total de 23 países, seis más que en 2019 (17 países). Los siete ganadores se reparten 50.000 euros, distribuidos en tres premios de 10.000 euros y cuatro de 5.000 euros.

Los proyectos seleccionados pertenecen a universidades de Alemania, España, Estados Unidos, Indonesia, Israel, Kenia y el Reino Unido. Y sus investigaciones abarcan temáticas muy diversas con el denominador común de que profundizan en torno a cuestiones relacionadas con la educación financiera y la desigualdad, el emprendimiento y la economía circular. Las iniciativas ganadoras han sido:

Las becas han recibido este año 40 solicitudes, un 5% más que el año pasado

-Universidad de Bar-Ilan (Israel). Jacques Silber lidera esta investigación que estudia la relación entre las privaciones económicas de las poblaciones de Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador y la falta de conocimientos financieros. Su objetivo es analizar la desigualdad de la situación económica en los distintos grupos de estudio y su relación con el analfabetismo financiero.

-Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos). Este estudio, dirigido por Melody Harvey, examina qué impacto tiene la educación financiera impartida en las escuelas de secundaria en la vida de los alumnos y si la recuerdan con el paso del tiempo. El trabajo pretende analizar cómo afecta en la población la falta de un acceso igualitario a la educación financiera y qué políticas se deberían llevar a cabo para garantizar que todos los estudiantes se beneficien de esta instrucción.

-Universidad Gadjah Mada en (Indonesia). Muyanja Ssenyonga Jameaba dirige a un equipo que, partiendo de la tesis de que el aumento del nivel de educación financiera es fundamental para mejorar la inclusión financiera, investigará la relación entre educación financiera, innovación, formación y desempeño empresariales y crecimiento económico regional.

-Universidad de Bomet (Kenia). El equipo, liderado por Clement Nkaabu, abordará el papel que juega la educación financiera en los emprendedores más jóvenes, con edades de entre 18 y 35 años. La investigación quiere establecer el nivel de educación financiera entre los jóvenes emprendedores, los factores que les motivan a emprender, la relación entre género y emprendimiento sostenible y, por último, el papel de la educación financiera en el desarrollo de ideas e innovaciones sostenibles.

Dotadas con 50.000 euros, se reparten en tres premios de 10.000 y cuatro de 5.000

-Universidad de Mont­fort (Reino Unido). El proyecto de Dalziel Nurdilek consiste en investigar el apoyo a la educación financiera por parte de las escuelas de negocios y cómo influye este conocimiento en la vocación emprendedora de sus estudiantes. El estudio se centrará en alumnos de la Universidad Bogazici, en Turquía, que se encuentran en el momento de decidir qué opciones les atraen del mercado laboral.

“Nuestro objetivo es comprender cómo apoyan las escuelas de negocios la capacidad financiera y la intención empresarial de sus estudiantes. Siendo un exbanquero, la educación financiera es de gran interés para mí. Quisiera agradecer a BBVA por este excelente apoyo”, ha declarado Nurdilek.

-Universidad Goethe (Fráncfort). El equipo capitaneado por Maddalena Davoli profundizará en los resultados de una encuesta entre 6.000 adultos procedentes de 26 países y residentes en EE UU que reveló que había una asociación significativa entre la brecha de género del país de origen y la brecha de género en conocimientos financieros en EE UU. Su objetivo es impulsar el diseño de políticas para mejorar el conocimiento financiero tanto de las mujeres como de los hombres.

-Istituto Europeo di Design (España). El equipo de Marcio Viegas investiga qué nivel de alfabetización financiera necesitan las startups que pertenecen a la economía circular para convencer a los inversores, conseguir el tipo de financiación que más les conviene y tener una carrera exitosa. “Nos sentimos más motivados para continuar con nuestra investigación sobre educación financiera, economía circular y emprendimiento”, manifestó Viegas.

Ahora, los equipos de investigadores tienen por delante algo más de un año para desarrollar sus investigaciones con el apoyo del Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA.

Mejorar la vida de las personas

El apoyo a la investigación continúa siendo una línea de trabajo prioritaria para el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA pues a través de los resultados de las investigaciones basadas en datos se diseñan programas y políticas que mejorarán la vida y el alcance a las oportunidades de muchas personas.

Este año se ha distribuido el importe de las becas de forma diferente. El total de 50.000 euros se reparte en tres premios de 10.000 euros y cuatro de 5.000 euros. Esta nueva distribución de los fondos obedece a la voluntad de BBVA de apoyar a un mayor número de proyectos y promover que la investigación en el ámbito de la educación financiera no se circunscriba a grandes organizaciones académicas, dando oportunidades a investigadores noveles y de centros con menor reconocimiento. La distribución de los premios, según su cuantía, se hace en función de la profundidad y alcance de las investigaciones seleccionadas.

El apoyo de BBVA les servirá para poner en marcha sus investigaciones y aumentar su impacto local.

Las universidades han liderado este año el número de solicitudes con 22 proyectos del total de 40. Y en el ranking territorial destaca Argentina, con un 12,5% de proyectos presentados, Colombia (10%) y México y España (7,5%). Han participado organizaciones de 23 países.

Normas
Entra en El País para participar