Coronavirus

El Govern pide a los vecinos de Barcelona y su área metropolitana que no salgan de casa

La Generalitat pide salir solo para lo imprescindible. Prohíbe reuniones de más de 10 personas y limita el aforo en bares de la ciudad y ciudades periféricas

Aspecto de una terraza en el centro de L'Hospitalet (Barcelona), ayer jueves, cuando pusieron en marcha las medidas especiales de restricción de movimientos.
Aspecto de una terraza en el centro de L'Hospitalet (Barcelona), ayer jueves, cuando pusieron en marcha las medidas especiales de restricción de movimientos.

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha anunciado medidas de contención de la pandemia de coronavirus entre las que destaca la prohibición de reuniones de más de 10 personas en el ámbito público y privado, acudir a residencias de ancianos, y la limitación de aforo en bares y restaurantes de Barcelona y todas las ciudades periféricas. Las medidas que ya afectaban a algunos barrios de L'Hospitalet ante los rebrotes de contagios, se extienden ahora también a la comarca leridana de la Noguera y a toda la comarca del Segrià.

En rueda de prensa desde el Palau de la Generalitat en la que también han participado la consellera de Salud, Alba Vergés, y el conseller de Interior, Miquel Buch, Budó ha concretado las nuevas medidas que tienen una duración inicial de 15 días y entre las que se cuenta pedir a la población de estas ciudades quedarse en casa y "no acudir a segundas residencias este fin de semana", aunque se trata de una recomendación y no de una obligación.

Se reducen los aforos de bares y restaurantes al 50% y se ordena el cierre de locales nocturnos y gimnasios. Vergés ha señalado que la Generalitat "recomienda" evitar la movilidad y salir de casa solo para lo prescindible para reducir lo máximo la actividad social, aunque de momento, no se va a sancionar. Con respecto a las bibliotecas y museos, la consellera de salud ha dicho que seguirán abiertos porque se habilitará un plan específico.

Así, la recomendación pasa por salir solo para trabajar; ir a centros de salud; cuidar de personas mayores, niños, discapacitados y dependientes; para comprar productos básicos; para comprar en establecimientos con cita previa; acudir a entidades financieras, realizar acciones judiciales o notariales, exámenes y mudanzas; practicar deporte con el núcleo de convivencia habitual; ir a huertos familiares de autoconsumo; y por causas de fuerza mayor.

Según Budó, "si la evolución actual de la pandemia se mantiene, tendremos que tomar decisiones más drásticas bien pronto". "Nos encontramos ante la última oportunidad para evitar que tengamos que hacer un salto en las medidas de contención de toda la población, y especialmente en una parte muy importante del área metropolitana de Barcelona", ha alertado.

Asimismo ha recalcado que "la pandemia continúa y avanza sin freno", por lo que ha advertido a la población de que "hay que hacer caso a todas las decisiones y medidas que toma el Govern y seguir todas las indicaciones de las autoridades sanitarias y locales". "Pedimos a todos los ciudadanos que lleven su deber cívico y su nivel de compromiso personal y colectivo" a un estrato "superior", ha añadido.

Barcelona considera que la Generalitat llega tarde

El consistorio barcelonés ha asegurado que activará todos los recursos para atajar el aumento de casos en la Ciudad Condal. Sin embargo, su alcaldesa, Ada Colau, considera que el Gobierno catalán debería de haber actuado antes. "Dijimos que no era un problema de L´Hospitalet. Hace una semana que ya alertamos de problemas serios con el rastreo. Siempre, siempre hemos querido ayudar". Y añade: "El Govern ha llegado tarde a Lleida y ha llegado tarde al área metropolitana".

Colau, no obstante, ha defendido la limitación a un máximo de diez personas, ya que es en las reuniones en el ámbito social e informal donde se han detectado más casos los últimos días. Tiene mucho sentido prohibir los encuentros de más de 10 personas, es la medida que tiene más sentido de todas, acabe siendo prohibición o recomendación". De esta forma, a partir de mañana no se podrán celebrar bodas o ceremonias funerarias con más de 10 personas en la capital catalana, ha dicho su alcaldesa en rueda de prensa.

Galicia, Castilla La-Mancha y Ceuta imponen la mascarilla

La Xunta de Galicia ha anunciado este viernes la obligatoriedad de la mascarilla "en todo momento". El presidente Alberto Núñez Feijóo ha explicado que se deberá llevar la protección facial "tanto en espacios al aire libre como cerrados, siempre que pueda haber otras personas y aunque se guarde una distancia de 1,5 metros".

Feijóo ha asegurado que adopta esta decisión por el empeoramiento de la situación epidemiológica en España y dado que la situación es de "riesgo máximo". El presidente gallego ha recordado que su comunidad autónoma fue la primera en recomendar el uso de mascarillas de forma preferente, el pasado 25 de junio.

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobará el próximo martes el uso obligatorio de la mascarilla en toda la comunidad autónoma y de forma permanente, según ha anunciado este viernes el presidente de la región, Emiliano García-Page.

El presidente de Castilla-La Mancha ha indicado en Carcelen (Albacete) que el Ejecutivo autonómico ha llegado a la conclusión de que hay que hacer obligatorio el uso de mascarillas en todo el territorio de la comunidad autónoma y de forma permanente. García-Page ha añadido que esta medida se adopta de forma preventiva y como homenaje a los profesionales "que se están dejando la piel" en la lucha contra la COVID-19 y también a todas las personas que han fallecido a consecuencia de la pandemia y de sus familias.

Castilla-La Mancha se suma así a la obligatoriedad de la mascarilla asumida ya por la mayoría de las comunidades. Solo en Madrid, Canarias, Comunidad Valenciana, Galicia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no es necesario por el momento su uso.

El mismo camino emprenderá Ceuta. El Gobierno de la ciudad autónoma está "trabajando" para imponer el uso obligatorio de la mascarilla con independencia de que se respete la distancia de seguridad y con el fin de evitar una transmisión comunitaria descontrolada del virus. El portavoz del Gobierno ceutí, Alberto Gaitán (PP), se ha referido a la medida adoptada por otras autonomías como consecuencia de las situaciones de rebrotes que se están produciendo. Ha explicado que el área de Sanidad del Gobierno ceutí está "trabajando al respecto para la elaboración del decreto y esperamos que esté en breve, en los próximos días".

La mascarilla se incorporará después de que la ciudad haya estado 40 días sin positivos de Covid-19, que en la actualidad únicamente tenga un caso activo y aislado en su domicilio y que lleve con ese viernes otros tres días seguidos sin casos.

Normas
Entra en El País para participar