Financiación

La banca española eleva en junio un 11,5% sus petición de fondos al BCE

La solicitud incluye la petición en la nueva ronda de liquidez TLTRO III

La banca española eleva en junio un 11,5% sus petición de fondos al BCE

La banca española elevó en junio más de un 11,5% sus peticiones de fondos al Banco Central Europeo (BCE) hasta 196.370 millones de euros, ante la necesidad de disponer de liquidez para hacer frente a la crisis del coronavirus, y después de que la entidad europea relajara temporalmente sus criterios.

El BCE anunció el pasado 12 de marzo que ofrecería más liquidez a largo plazo a las entidades de forma temporal, los llamados TLTRO, y mejoraría las condiciones de los ya concedidos, para dar un apoyo "inmediato al sistema financiero de la zona del euro".

Esa medida ha provocado que desde marzo las peticiones de la banca española al BCE hayan crecido y en junio, según los datos provisionales que ha publicado este martes el Banco de España, el aumento ha sido del 11,54%, después de que las entidades solicitaran en un solo mes 20.330 millones.

Estos datos incluyen los citados créditos TLTRO (por sus siglas en inglés), que son préstamos a largo plazo en condiciones ventajosas que se conceden a la banca para que inyecte capital en la economía en forma de créditos a empresas y familias.

Además, en la comparación interanual, la subida es aún mayor, del 19,6%, que en números absolutos se traduce en un aumento de unos 32.200 millones de euros, ya que en junio de 2019 las solicitudes fueron de 164.162 millones de euros.

En cuanto a las peticiones de fondos a corto plazo, en junio aumentaron a 5 millones, frente a los 2 millones de mayo, pero sigue siendo muy inferior en relación con junio de 2019, ya que entonces se solicitaron 180 millones.

Respecto al programa de compra de deuda pública y bonos, que el BCE reactivó por sorpresa el pasado 18 de marzo, el saldo vivo al cierre de junio se elevó en casi 24.000 millones, hasta 398.893 millones, un incremento que supera los 66.100 millones en tasa interanual.

La institución con sede en Fráncfort anunció tras el estallido de la pandemia del coronavirus que volvía a poner en marcha el programa, cuyo objetivo era estimular la economía europea, con otra ronda de adquisiciones de bonos públicos y privados de 750.000 millones de euros para contrarrestar los "serios riesgos" que supone la crisis del coronavirus para su política monetaria.

Normas
Entra en El País para participar