La abstención se dispara en Euskadi por el virus, el verano y la lluvia matinal

La participación cae por debajo del 45 %

El candidato a la reelección como lehendakari, Iñigo Urkullu
El candidato a la reelección como lehendakari, Iñigo Urkullu REUTERS

Tormenta perfecta en la jornada electoral en Euskadi. Un cóctel que asusta a los partidos por una combinación de factores negativos. Desde una cita inédita con las urnas en el inicio del verano hasta el miedo a la pandemia, pasando por unas fuertes lluvias en la apertura de las urnas a las 9 horas que dejaron en casa a los votantes más madrugadores.

La asistencia a los centros electorales se ha desarrollado sin aglomeraciones reseñables, también en parte porque se han habilitado más urnas e instalaciones, para reducir los riesgos de contagio. A las 17 horas, la asistencia se había reducido un 8% en relación con la anterior cita electoral y reflejaba una participación del 44,38%. En las autonómicas anteriores, la abstención fue del 37,74%, la más alta desde 2001.

En otro ámbito, el voto por correo se ha duplicado. Ha sido la vía elegida por más de 100.000 ciudadanos. En este caso, las vacaciones han pesado más que el Covid-19 a la hora de expresarse desde la distancia. Pero han arreciado las críticas a las dificultades para tramitar los sufragios que llegan desde el extranjero. Casi 79.000 vascos viven en otros países y los votos por esta vía son 2.000 menos. De Cuba no ha llegado ninguno.

Normas
Entra en El País para participar