Mercados

Luis Buceta: “Es buen momento para invertir en renta variable española”

Tras los cambios realizados durante las caídas de marzo, con los que han ganado “bastante calidad en la cartera”, ha apostado por tecnológicas, farmacéuticas y lujo

Luis Buceta, director de inversiones de Banco Alcalá
Luis Buceta, director de inversiones de Banco Alcalá

Luis Buceta cuenta con más de dos décadas de experiencia en el ámbito de la gestión y las inversiones financieras, y desde hace cinco años es director de inversiones de Grupo Banco Alcalá, entidad que forma parte del grupo Crèdit Andorrà. Bajo su responsabilidad hay casi una veintena de estrategias, entre las que destacan los fondos de renta variable global –el Alcalá Acciones se deja un 3,1% en el año– y los mixtos flexibles, con el Alcalá Gestión Activa rentando un 3,5% en 2020.

¿Qué grandes cambios han aplicado en las carteras desde que empezó la crisis?

Hicimos un cambio bastante profundo cuando estaba cayendo prácticamente todo a plomo y lo que conseguimos fue ganar bastante calidad en la cartera con compañías que, por regla general, cotizan bastante caras y que se pusieron a tiro. Hablamos de empresas líderes en su sector que, independientemente de lo que se tarde en recuperar la normalidad, seguirán haciéndolo bien y, en muchos casos, saldrán reforzadas porque habrán ganado cuota de mercado y tendrán una posición competitiva superior al resto.

¿Quedan oportunidades en el mercado español después de las últimas recuperaciones?

Sí, por supuesto. El anuncio de las negociaciones sobre el fondo de recuperación que se debería aprobar este mes e implementarse a partir de enero provoca un cambio cualitativo brutal en la inversión, sobre todo en Europa y en concreto en los países periféricos, y dentro de estos, España. Tiene unas compañías fantásticas, y por culpa de ese riesgo percibido de país periférico cotiza con unos descuentos importantes con respecto a sus comparables europeos. Conforme esto se vaya normalizando iremos viendo cómo se va creando valor y reduciendo ese descuento. Es un momento bastante adecuado para iniciar, o si ya se tiene, incrementar una inversión en renta variable española.

¿Qué características tiene que tener una compañía para que la incluyan en sus carteras?

Lo que más nos gusta son las compañías de calidad. Me refiero a modelos de negocio robustos, con un entorno competitivo difícil, es decir, que haya unas barreras de entrada al sector altas, y donde la estrategia competitiva de la compañía tenga una posición de liderazgo. Esto al final se traslada a retornos sobre capital invertidos altos, que son los que determinan la creación de valor. Ahí es donde nos sentimos cómodos invirtiendo, pero lo importante es no sobrepagar por ese tipo de compañías. Además, de vez en cuando sale algún otro tipo de compañías donde resulta atractivo invertir si de repente hay un descuento de valoración de un 40% o 50%.

¿Qué valores destacaría de sus carteras?

Tenemos bastante valor tecnológico. Mantenemos desde hace tiempo Apple y Microsoft. De las europeas tenemos SAP o Infineon Technologies, que es una escisión de Siemens que se dedica al mundo de los semiconductores para el sector de la automoción. Dentro de ese sector, al que la pandemia nos ha ido empujando, hemos ido incrementando posiciones y también tenemos Avast, que es un empresa de antivirus, o Prosus, que es un holding holandés que tiene un 30% de la china Tencent.

¿Algún otro sector con peso?

También tenemos sector farmacéutico, con Sanofi, Novo Nordisk o la americana CVS Health. Luego hemos ido incrementando posiciones en compañías industriales que, como es el caso de Alstom, se verán beneficiadas de esas inversiones que deberían fluir hacia Europa del programa de reconstrucción, sobre todo en infraestructuras y sostenibles. También estamos en consumo estable y compañías de lujo: EssilorLuxottica, Louis Vuitton, Unilever… son compañías que solemos mantener, en mayor o menor medida, durante todo el ciclo. Y Barrick Gold, la mayor minera de oro del mundo, que es nuestra forma de tener oro en cartera, porque a los precios actuales genera mucha caja y paga muy buen dividendo.

¿Tecnología y salud seguirán siendo los mejores sectores?

Quizás no sean los que a futuro tengan mayor rentabilidad, pero desde un punto de vista de rentabilidad-riesgo seguirán brillando.

No ha mencionado ninguna compañía española.

Sí que tenemos. Por ejemplo Logista, Global Dominion y Amadeus, que creo que va a tener un crecimiento enorme en unos pocos años; también algo de Inditex y compañías que cotizan aquí, pero no se consideran del todo españolas como Airbus, que es una de nuestras principales apuestas.

¿Confía más en los valores de gran capitalización que en los de pequeña o mediana?

En el entorno actual, sí. Las compañías grandes son las que tienen mayor liquidez, las que tienen mayor capacidad para dar una vuelta a sus estructuras de costes, a su balance, y en muchos casos balances mas robustos. También tienen mas diversificada su base de negocio, ya sea por tipo de cliente o por países, y en ese sentido son más defensivas. Cuando el ciclo económico no está acompañando o de repente tienes un cerrojazo en tu economía, son las que tienen más capacidad de acceso a mercado de capitales para emitir deuda y poder acceder a liquidez y pasar esta temporada mala.

¿Y qué sectores han salido de sus carteras y no se les espera?

Teníamos bastante exposición en compañías relacionadas con el mundo de viajes y ocio. Teníamos Booking Holding y Hoteles Intercontinental, y esas compañías nos las quitamos rápido con las primeras caídas y todavía no hemos vuelto a entrar en ellas. Aquí lo que hemos hecho es intentar ganar exposición de forma indirecta, y además con descuentos muy razonables, con compañías como Airbus o Amadeus.

¿Qué previsiones tienen para los mercados de aquí a otoño?

Va a ser complicado mantener ese ritmo de buenos datos macro y buenas noticias desde el punto de vista de bancos centrales y programas de inversión fiscal y, sin embargo, sí podemos tener noticias negativas con los conflictos entre China y Estados Unidos, las elecciones americanas y posibles repuntes de la pandemia. Desde un punto de vista riesgo-retorno, y de aquí a otoño, las cosas no pintan tan bien, sobre todo cuando los mercados han corrido tanto. Hay que tener cierta cautela y merece la pena tener coberturas y activos refugios para compensar momentos de volatilidad y poder volver a entrar en las caídas. 

Normas
Entra en El País para participar