Infraestructuras

Adif espera nuevos operadores antes de 2024 y se abre a la llegada del AVE a Barajas

Presenta proyectos por 1.600 millones al BEI y espera fondos del plan de reconstrucción

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, junto a la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera
El presidente de Renfe, Isaías Táboas, junto a la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera

El administrador de la infraestructura ferroviaria, Adif, trabaja en el remate de la apertura de la red a la libre competencia entre operadores, hito que se producirá el próximo mes de diciembre. Y también se prepara para una segunda fase en esta histórica liberalización.

La presidenta de la compañía pública, Isabel Pardo de Vera, fijó ayer “entre dos y tres años” para tener a diversas compañías peleando con Renfe por el tráfico de alta velocidad en las futuras líneas desde Madrid a Galicia, Burgos, Asturias y Murcia. Adif planifica ya esa nueva oferta de capacidad en su próxima declaración de red. Esto implicaría multiplicar la oferta en alta velocidad antes de 2024.

Pardo de Vera, que participó en el Executive Forum España, sostuvo que hay “interés latente” del sector privado por entrar en el transporte de viajeros. Sin embargo, reconoció que existen aún barreras para un verdadero desarrollo del mercado. La presidenta de Adif se refirió a los problemas de capacidad en las principales estaciones, como son las madrileñas de Atocha y Chamartín, o la barcelonesa de Sants, para atender un incremento de la oferta.

Pardo de Vera da por hecho que la alta velocidad llegará al aeropuerto de Madrid-Barajas

Renfe solo tendrá que competir con SNCF (a través de su filial Rielsfera) a partir de la primavera de 2021, y ambas lo harán con ILSA (integración de los propietarios de Air Nostrum, y la italiana Trenintalia) ya en 2022. “Debemos rentabilizar la fuerte inversión de este país en las infraestructuras ferroviarias y hasta ahora no se ha conseguido”, afirmó la presidenta de Adif durante su conferencia.

En puertas de la liberalización se quedaron Globalvia y Ecorail, que llegaron a ofertar por capacidad marco en los ejes Madrid-Barcelona, Madrid-Sur y Madrid-Levante. También habían seguido el proceso firmas como Acciona, Ferrovial, Alsa, Globalia, Talgo o Deutsche Bahn, además de distintos fondos.

En un contexto en el que el Gobierno ha apostado por el tren como modo de transporte sostenible, Adif apunta que el AVE seguirá robando cuota al avión en rutas de hasta 1.000 kilómetros. Ante la citada falta de capacidad, Isabel Pardo de Vera anticipó que se tratará de acelerar el plan de obras de ampliación de las estaciones principales. También puso en línea de salida un proyecto largamente debatido como es el de la conexión del AVE con el aeropuerto de Madrid Barajas.

Durante los últimos años se ha especulado con que la línea de AVE a Barajas podría abrirse a la colaboración público-privada, con un presupuesto de 150 a 500 millones de euros en función de la solución elegida.

La presidenta de Adif se refiere a la apertura del tráfico de carga como un proyecto fallido

Fuentes de financiación

Pisar el acelerador de la licitación precisa la disponibilidad de fondos en plena crisis, ante lo que la presidenta de Adif se mostró optimista. Las aportaciones comprometidas por el Estado para proyectos ferroviarios “no han sido cuestionadas”, señaló. Y añadió que el plan europeo de recuperación se abre como una oportunidad para el motor de la inversión pública que es Adif: “Hay 750.000 millones y España tiene una buena posición. Desde Adif podemos ser clave porque tenemos los proyectos maduros y alineados con los objetivos de la UE”.

Otra fuente de financiación vital será el BEI, al que Adif tiene presentadas solicitudes de financiación por 1.600 millones de euros.

Con todo, la empresa dice contar con el recurso a la colaboración público-privada. Sin desvelar proyectos concretos, Pardo de Vera anticipó que se harán propuestas al sector privado para avanzar en el desarrollo de la red. Hay cabida para ello en la búsqueda de mayor atractivo para el tráfico de mercancías.

La presidenta de Adif se refirió a la liberalización del transporte ferroviario de carga como un proyecto fallido: entraron operadores a competir con Renfe, pero no ha crecido la cuota de uso frente a la carretera. En este caso, Adif trata de coordinar políticas con los puertos, y se ha abierto a operadores logísticos y de transporte para el desarrollo de proyectos como las autopistas ferroviarias, la digitalización de la carga o la mejora de los accesos ferroportuarios.

El efecto del virus

El administrador de la red ferroviaria ha visto caer sus ingresos en picado por la crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad. Su presidenta cuantificó ayer la pérdida de ingresos por cánones en una horquilla de 500 a 600 millones, al tiempo que 2021 será un ejercicio de fuerte incertidumbre.

“Las compañías públicas tienen, por tradición, una cultura más reactiva que proactiva. Las crisis también ofrecen oportunidades y de las decisiones que tomemos ahora dependerá nuestro desempeño en los próximos años”, explicó. El desafío inmediato es generar confianza y seguridad a operadores y viajeros para que vuelvan a desplazarse con la mayor normalidad posible. A partir de aquí, Adif tiene identificados una decena de retos, como el de la ciberseguridad, adaptación a la Industria 4.0 y la anticipación a la quinta revolución industrial inteligente, a los que se ha sumado el de la resiliencia ante amenazas para la movilidad.

A por una nueva movilidad

Transformación de las estaciones. Adif busca que sus más de 1.000 estaciones en todo el país se conviertan en centros abiertos a las ciudades, con la mejora de la explotación comercial y la digitalización de los servicios. El objetivo es transformar la movilidad urbana y dinamizar el comercio. La futura estación de Chamartín, cuyo diseño y prestaciones comerciales están actualmente en proceso de recepción de ofertas, se ha convertido en el paradigma de esta evolución.

Colaboración entre sectores. La presidenta de Adif animó ayer a “pisar el acelerador”, desde el empresariado público y privado, “para ganar competitividad y establecer las cadenas de valor necesarias entre todos los sectores”.

Resistencias a la liberalización. Durante su intervención, Pardo de Vera habló de la liberalización como un éxito que tuvo que superar “fuertes resistencias”. La convivencia de la pública Renfe con las estatales SNCF y Trenitalia, a juicio de la presidenta de Adif, no restará un ápice a la deseada competencia. “Son operadores muy solventes”, remarcó, y entran en el mercado como prueba de transparencia y de que no se ha discriminado a ningún posible competidor, sostuvo la responsable de Adif.

Normas
Entra en El País para participar