La CNMV pone el foco en la información no financiera de las cuentas anuales

El organismo acaba de pedir datos sobre medio ambiente a OHL. El 33% de las aclaraciones está relacionado con cuestiones sociales

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

Las compañías que cotizan en la Bolsa han tenido tiempo extra para elaborar sus informes del año pasado por el Covid-19. En lugar de abril tuvieron hasta junio. Pero la CNMV ha comenzado ya su proceso de revisión. Nueve empresas de la Bolsa española han remitido información complementaria a su cuentas anuales, y tres de ellas son relativas a la información no financiera. Uno de los últimos requerimientos fue a OHL por información medioambiental.

La supervisión de las cuentas anuales por parte de la CNMV está en marcha pese al Covid-19. Y este año, como apunta en un documento el supervisor, una de las cuestiones sobre las que pondrá el foco será en determinados aspectos de la información no financiera. Esta, obligatoria desde 2017, recoge tanto asuntos de responsabilidad social corporativa, como cuestiones medioambientales, de derechos humanos, sociales y relativas al personal y de lucha contra la corrupción y el soborno, entre otras.

Es más, un verificador, en un ejercicio similar al que hace un auditor con la información financiera, debe dar su bendición al denominado estado de información no financiera. De hecho, en la práctica son las cuatro grandes firmas de auditoría las que revisan –Deloitte, PwC, EY y KPMG– esta información mayoritariamente: en 2018, el 81% corrió a su cargo.

Precisamente, en OHL fue Deloitte quien llamó la atención al indicar que falta una parte de la información medioambiental del grupo constructor. En concreto, señala que sobre varias regiones al otro lado del Atlántico, que suponen el 12% de la cifra de negocio. La CNMV recogió el guante y llamó al orden a la compañía que preside desde el pasado 4 de junio Luis Fernando Martín Amodio. Le envió un requerimiento el 18 de mayo para que aclarara qué ha pasado.

La respuesta de OHL ya está publicada. En ella explica,a propósito de la falta de datos, que “la implantación de los procesos de digitalización y actualización de herramientas corporativas y de los procesos de información del grupo aún está en curso”. Pero hace propósito de enmienda, al señalar que de cara al próximo ejercicio –es decir, el actual–, “hará todo lo posible para mejorar la eficacia de los sistemas de reporte interno de la información ambiental”.

También han enviado aclaraciones al supervisor Adolfo Domínguez –una incorrección en el informe de verificación elaborado por EY– y Enagás, que envió el documento de verificación como información complementaria a las cuentas anuales del año pasado.

La CNMV explica en su informe anual de 2019 que “se ha observado una cierta mejoría en la calidad de su información, a lo que ha podido contribuir la obligación de que el estado de información financiera sea examinado por un prestador independiente de servicios de verificación”. El organismo que preside Sebastián Albella recuerda que el coordinador de las comisiones europeas de valores, ESMA, ha puesto especial énfasis en que las compañías “faciliten los desgloses acerca de las repercusiones que el cambio climático supone para ellas y de los riesgos a los que se exponen”.

En 2019, la CNMV requirió información adicional a 30 entidades, y seis de esas peticiones fueron relativas a la información no financiera. El organismo considera en general que los emisores deberían mejorar la calidad y homogeneidad de las tablas de esta información y les afea incoherencia interna.

Dos empresas con salvedades en sus cuentas

Auditorías. El periodo para que las empresas publiquen sus cuentas del año pasado concluyó el día 30 de junio de manera excepcional debido a la situación de estado de alarma derivado de la pandemia de Covid 19. 

No presentada. Hay una empresa que directamente no ha presentado sus cuentas anuales: Abengoa. Su situación es crítica, con una fecha límite para negociar una solución con sus acreedores fijada para el próximo día 14 de julio.

Salvedades. Por lo demás, solo hay dos empresas con salvedades en sus informes de auditoría. Una de ellas es Cleop, en la que el auditor ve incertidumbres en la valoración de una empresa, Inversiones Mebru, que está en concurso de acreedores y en la que la constructora participa con el 75% del capital. La otra es Mobiliaria Monesa. En las cuentas del ejercicio 2018, cuatro firmas recibieron una opinión con mácula: Cleop, Urbar, Mobiliaria Monesa y Adveo, que se encuentra en liquidación.

Normas
Entra en El País para participar