PMI

El sector servicios de España volvió al crecimiento en junio

El Índice de Gerentes de Compras subió a 50,2 desde el 27,9 de mayo y frente al 45,9 esperado

El PMI de servicios en España repuntó en junio tras las contracción por el Covid-19
El PMI de servicios en España repuntó en junio tras las contracción por el Covid-19 EFE

El sector de los servicios de España volvió a la senda del crecimiento en el mes de junio con el fin del confinamiento, repuntando después del parón de la actividad económica en abril y mayo para contener la pandemia del coronavirus.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI) de Markit de la actividad de los servicios de las empresas, que representan alrededor de la mitad de la producción económica de España, subió a 50,2 en junio desde el 27,9 en mayo y el 7,1 en abril, cuando se registró la lectura más más baja desde que comenzó la encuesta en 1999.

El consenso del mercado esperaba un dato de 45,9, de manera que el PMI subió más de lo esperado y también superó el umbral de 50 que separa el crecimiento de la contracción. No obstante, las empresas del sector continuaron reduciendo sus niveles de personal.

"A pesar de la clara mejora en las cifras del índice PMI, de acuerdo con la flexibilización de las medidas de confinamiento y la reapertura en general de las actividades económicas, la encuesta de junio indicó una recuperación moderada", indicó Paul Smith, economista de IHS Markit, quien destacó que las empresas españolas están operando con un considerable exceso de capacidad, lo que provocó presiones de costes, especialmente cuando el personal regresó al trabajo tras os ERTE, ocasionando recortes de empleo en el sector.

En este sentido, algunas empresas encuestadas advirtieron de que el virus continuó teniendo un impacto adverso en la demanda, y de que el número de clientes aún está muy por debajo de los niveles habituales.

Esta falta de un crecimiento significativo de los nuevos pedidos hizo que las empresas pudieran poner al día las cargas de trabajo, reduciendo por cuarto mes consecutivo los pedidos pendientes de realización, aunque provocó un nuevo ajuste en la dotación de las plantillas, en línea con la tendencia desde marzo pasado, en respuesta al exceso de capacidad.

Por su parte, la actividad del sector manufacturero español también registró en junio un fuerte rebote y logró situarse en un nivel cercano a la estabilización, según refleja el correspondiente índice PMI, que subió hasta los 49 puntos desde los 38,3 de mayo, alcanzando así su nivel más alto desde febrero de 2020.

De este modo, el índice PMI compuesto de la economía española alcanzó en junio su mejor lectura desde febrero al subir hasta los 49,7 enteros, frente a los 29,2 puntos del mes anterior, un nivel que prácticamente supone la estabilización de la actividad en España, puesto que una lectura del PMI inferior a 50 puntos implica contracción, mientras que un resultado superior a este umbral indica expansión.

 

Normas
Entra en El País para participar