Galán asegura que los países de América Latina con seguridad jurídica atraerán las inversiones verdes

Indica que Iberoamérica cuenta "con todo lo necesario para situarse a la cabeza del tren de la economía verde"

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, en una imagen de archivo.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, en una imagen de archivo.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha asegura que aquellos países de América Latina que cuenten con marcos "más estables, predecibles, atractivos y pragmáticos, y garanticen una mayor seguridad jurídica", serán los que se beneficiarán de "las inversiones masivas y creación de empleo para cientos de miles de personas" que representa la descarbonización.

En su intervención virtual en la presentación del informe 'Una transición energética innovadora y sostenible en América Latina', organizada por la Fundación Iberoamérica Empresarial, destacó que el fortalecimiento de la colaboración y diálogo entre gobiernos, instituciones y empresas privadas en Iberoamérica es "más crítico que nunca para avanzar hacia un sistema energético sostenible y competitivo, generando a su vez crecimiento, empleo y bienestar social".

En este sentido, el directivo subrayó, que bajo esas condiciones de marcos estables y atractivos y de seguridad jurídica, Iberdrola está más que comprometida a seguir liderando este proceso. "Como empresa española, iberoamericana y global, queremos contribuir a ser acelerador de la sostenibilidad y ayudar con nuestra actividad a generar empleo y crecimiento económico", añadió.

El grupo ha invertido más de 20.000 millones de euros a lo largo de más de 20 años en Iberoamérica, produciendo en la región a día de hoy más electricidad que en España, y suministrando a través de los 700.000 kilómetros de redes de la compañía, electricidad a cerca de 40 millones de personas.

En su intervención, Galán valoró que Iberoamérica cuenta "con todo lo necesario para situarse a la cabeza del tren de la economía verde", gracias a sus recursos naturales hidroeléctricos, eólicos y solares y al esperado crecimiento de la demanda de electricidad que, según los expertos de la ONU, "podría triplicarse para 2050".

Además, consideró que, al contrario que otras economías, el proceso de electrificación puede llevarse a cabo directamente con fuentes sostenibles "sin tener que pasar, como ha ocurrido en otros países, por generación con combustibles fósiles que en este momento está en proceso de cierre".

No obstante, aseguró que, para aprovechar esta oportunidad, "es necesario invertir de forma decidida en tecnologías renovables, en redes eléctricas y sistemas de almacenamiento que aporten flexibilidad para su integración". Asimismo, destacó que los beneficios asociados a las energías limpias no se limitan solo a la conservación del medio ambiente, la mejora de la calidad del aire y la competitividad, "sino que además presentan muchas oportunidades de crecimiento económico y social".

En esa línea, subrayó la reducción de la dependencia energética exterior, lo que repercute en una mejor balanza de pagos y garantía de suministro, o el fortalecimiento del tejido industrial, con generación de empleo de calidad.

Normas
Entra en El País para participar